Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
28 octubre 2019 1 28 /10 /octubre /2019 12:11

 

ENTREVISTA EXCLUSIVA CON EL JEFE MAXIMO DEL M-19

CARLOS PIZARRO LEONGOMEZ

 

Esto no es un juego de palabras. Carlos Pizarro Leongómez en diálogo con el enviado especial de Cromos manifiesta que la convocatoria del gobierno y el M- 19 no es una propuesta para alargar el chico de la paz, sino para iniciar un nuevo proceso político.

P.: ¿Cómo interpreta el M-19 esta convocatoria?

R,: Muy significativa para la vida nacional y para el futuro de la nación porque reúne una serie de criterios políticos que hacen posible concertar una solución política que permita acordar voluntades. Por eso la reunión se ha planteado con quienes pueden decidir un pacto nacional y comprometer a fuerzas institucionales y no institucionales hacia un camino de reconciliación y de reformas para que en condiciones de normalidad democrática podamos disfrutar nuestras aspiraciones y construir la nueva nación como propósito de todos los colombianos.

P.: ¿Qué es lo prioritario para el M-19 en esta reunión?

R.: Pienso que aún tenemos una urgencia nacional, que esta convocatoria corresponde a un esfuerzo diplomático a nivel de la Coordinadora. La urgencia es crear un clima de convivencia, de confraternidad ciudadana que ya se ha iniciado con los diálogos regionales en un ... del país que quiere la paz.

P.: ¿Si el documento habla de un cese al fuego unilateral por qué no se convocó a las fuerzas militares?

R.: Porque pensamos que se debe rodear este proceso de una inmensa confianza, si hay actos generosos que tiene que hacer una las partes, sin que esto infrinja ninguna de sus responsabilidades, ni con sus ideas, ni con sus hombres, ni con los sectores sociales que de alguna manen le brindan su apoyo. Las Fuerzas Armadas tienen, digámoslo, presiones institucionales y fuera de eso, se requiere crear un marco de gran credibilidad, y pensamos que nosotros estamos haciendo el gesto. Por eso proponemos que el movimiento armado dé su paso para buscar un clima de distensión.

P.: ¿No es factible el hecho de que el gobierno le dé garantías al M-19 para que pueda proyectarse como partido integrado a la vida civil?

R.: Sí,  vamos a concertar con los grandes factores del poder, vamos a encontrar los recursos y las garantías para poder actuar en la política no solamente el M-19, sino el conjunto de la Coordinadora.

P.: ¿Dentro de estos encuentros de concertación, la paz es un futuro lejano, un proyecto a largo plazo?

R.: Es una realidad en construcción. En los diálogos hay un itinerario no sobre ideas gaseosas sino sobre bases concretas que nos permiten de verdad, demostrarle a los colombianos que esto no es un juego de palabras. Lógicamente hay un tiempo de maniobras, digámoslo así, necesario en cualquier proceso de este tipo porque estamos haciendo una convocatoria. En el momento en que surja la propuesta a dinamizarse.....cercana la posibilidad de pactar un camino para todos. Tenemos la certeza de que habrá un futuro de paz en Colombia en la medida en que la Coordinadora sepa, con voluntad política, labrarse la responsabilidad que le corresponde en la construcción de una nueva nación en democracia y solidaridad ciudadana. Al país le puedo decir que el M-19 tiene una enorme decisión política para construir una paz concertada. Por supuesto, no querernos una revolución por decreto, pero tampoco queremos un democracia formal con todos sus vicios, entonces resolvimos concretar lo que sea viable y garantizar que lo que se acuerde se cumpla para evitar mantenemos dentro de este ritmo, donde no existen las leyes concordantes con la realidad. Queremos una nación sana, con respeto a la vida y los derechos humanos donde lentamente la violencia se vaya haciendo innecesaria.

P.: ¿Qué pasaría si este proceso de diálogo no llega a feliz término y se frustra el anhelo de paz?

R.: La paz es un problema de voluntad política. No sabemos los costos que tenemos que seguir pagando por ella, aunque sí sabemos los costos sociales de la violencia generalizada en Colombia. Sabemos que habrá obstáculos, pero esto debe aceptarse con madurez. Sería un fracaso de la nación en su conjunto porque esta convocatoria no es una propuesta para alargar el chico de la paz, sino para acortar los términos de la confrontación y así lanzarla a un nuevo proceso político.

P.: ¿Crees que el conjunto guerrillero tiene esa misma visión del momento que vive el país?

R.: Yo trabajo con base en afirmaciones de la Coordinadora. Hoy existe la oportunidad para solucionar un conflicto y me parece que sólo la falta de sensatez y una cierta manera de honradez política podría explicar la ausencia de ellos en esto porque creo que tienen mucho que decir y qué hacer. Necesitamos una Coordinadora con protagonismo político y no aislada de la nación.

P.: ¿En caso de que los otros grupos guerrilleros no se unan a esta propuesta, el M-19 continuaría en ella?

R.: Ellos tendrían que explicarle a la nación por qué no lo hicieron, o tendrían que elaborar una propuesta mejor que le garantice a Colombia que entramos en un proceso de concertación. Creo que no se trata, si buscamos eso, de dejar por fuera o restarle protagonismo a nadie, ni considerar que el M- 19 es la única organización armada que tiene algo que decir. Todo lo contrario, pensamos que es dentro de un protagonismo muy beligerante del, movimiento guerrillero que podemos encontrar las bases de la concertación. Nosotros seguiremos adelante dentro de los marcos que consideramos más justos para Colombia.

P.: ¿Cuál fue el precio del pasado período de paz y en esta oportunidad qué tanto sacrificarían?

R.: El precio fue alto. Resultaron el diálogo nacional y los acuerdos. El país comenzó a vivir una violencia creciente y eso pesa. Por eso hay que tener credibilidad. Estamos rectificando muchas cosas, pero especialmente los interlocutores. En el proceso pasado no sabíamos si se estaba comprometiendo todo el Estado o una parte, entonces los acuerdos se fueron convirtiendo en una caricatura. Ahora hay que ser más cuidadosos y hablar con quienes de verdad se pueden comprometer en los cambios.

P..: ¿Se dice que el M-19 está muy debilitado y por eso se acoge al diálogo. Cómo calificaría su Movimiento ahora?

R.: Vivimos un momento positivo. Estamos en un momento de reconstrucción orgánica después de una lucha muy intensa durante el período de Belisario Bentancur. La lucha nos dejó enormes experiencias, espacios nuevos a nivel geográfico y político, pero yo creo que no es buen proceder que se empiece a medir qué puede hacer una organización militarmente antes de plantearse el problema de la concertación. Siempre hemos tenido capacidad desestabilizadora y la podemos volverá tener.

Yo decía, cuando Alvaro Gómez Hurtado, que para iniciar una guerra sobra tiempo pero ese no es el problema central sino crear un modelo de concertación, que el país encuentre un camino que poco a poco vaya haciendo la democracia. Este es nuestro propósito, en eso estamos y lo haríamos en cualquier circunstancia.

P.: ¿El M-19 está dispuesto a participar en la justa electoral?

R.: Si este proceso tiene éxito en un período que nosotros consideramos no es muy largo, pues queda abierta la posibilidad en la participación política siempre y cuando tenga el apoyo, la posibilidad de desarrollarse y alternativas de poder, no tendría por qué mantenerse indefinidamente en la oposición. Todavía hay un camino que recorrer.

P.: ¿Y en estos acuerdos han fijado términos?

R.: No podemos dar todos los puntos porque no somos nosotros los únicos que estamos participando. Hay límites operativos, etc., pero lo que no puede quedarse sin plazos ni precisiones es lo que se acuerde. La reunión que debe realizarse puede demorar unos días más, pero ojalá la podamos hacer para el 8 de Abril.

P.: ¿No queremos ser pesimistas, pero en caso de que todo esto fracase qué se puede esperar?

R.: Los costos sociales de una guerra civil son tan altos que resulta indeseable. No queremos vernos obligados a regresar a las consignas de lucha esgrimidas un año atrás... “guerra a la oligarquía, paz a las fuerzas armadas y vida para la nación”. El gobierno decide si pacta antes o después de la guerra.

 

Enero 14 de 1989.

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Oiga Hermano, hermana
  • : La historia de Colombia ha sido la del desencuentro entre compatriotas, la del saqueo de las riquezas y la usurpación del poder por parte de la oligarquía. Esto nos ha llevado a vivir en medio de la violencia y la carencia de bienestar para las mayorías... Nos proponemos cambiar profundamente esta realidad. Destacados hombres y mujeres del M-19, junto a vigorosos movimientos sociales han luchado y siguen luchando por conseguir una sociedad justa, democrática y en Paz.
  • Contacto

LA PROMESA QUE SERÁ CUMPLIDA

M-1        

NUESTRO CORAZÓN NO DEJA DE LATIR POR COLOMBIA      

 

MEMORIA

“El olvido no es victoria

sobre el mal ni sobre nada

y si es la forma velada

de burlarse de la historia,

para eso está la memoria

que se abre de par en par

en busca de algún lugar

que devuelva lo perdido…”

Mario Benedetti

SIEMPRE PRESENTES

"Nosotros morimos tres veces, la primera en nuestra carne, la segunda en el corazón de aquellos que han sobrevivido, y la tercera en la memoria, la cual es la última tumba."

Rosa Epinayu

 

 

 

Páginas

Simon Bolivar

   
           
bolivar