Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 marzo 2014 2 04 /03 /marzo /2014 22:25

Nelly

 Nelly Vivas Rebolledo

Negra:

 

Hubiera preferido escribir sobre vos antes y en otras condiciones con la posibilidad de obtener  respuesta tuya. Pero nunca hay tiempo suficiente para hablar todo lo que quisiéramos…

No te preocupés,  no te vamos a reducir a un homenaje escrito. Pero queremos que la gente te conozca, así sea ahora cuando la muerte le quita el sentido al anonimato. Nosotros hemos tratado de cambiar eso porque el pueblo quiere conocer a los guerrilleros de carne y hueso. ¿Te acordás que Pablo insistía en que te quitaras la capucha para mostrar al país una imagen más completa del M-19? Decía que solo figuraban públicamente los hombres y ya era hora que las mujeres de la Dirección también diéramos la cara. Vos alegaste en esa ocasión que tu actividad en la ciudad no lo permitía.

Ahora tu nombre es el de una columna del M-19 en Barranquilla: la que se tomó la sede del Ministerio de Trabajo en solidaridad con los trabajadores de Colpuertos, en un regional que estuviste atendiendo mucho tiempo. Estás en la pelea y éste es el mejor homenaje nuestro a tu ejemplo de mujer combatiente e integral porque en la lucha seremos cada día mejores, avanzaremos y conquistaremos la libertad definitiva Total, este homenaje es lo mínimo que debemos a compas como vos,   Elmer, La Chiqui, Alejandro, Conrado y todos los caídos en combate a lo largo y ancho del país.

Al igual que Pablo, te fuiste sin haberle dado nunca al ejército la oportunidad de detenerte, torturarte o herirte. Estuviste condenada a cinco años de prisión en el Consejo de guerra de la Picota, declarada reo ausente, pero desde 1979 cuando pasaste a la clandestinidad, andabas en las ciudades donde somos más vulnerables por los niveles y calidad de la represión.

La mayoría te conocimos en la organización, poco sabíamos de tu vida antes de ingresar al M. Y de eso habla tu mamá: que país tan lindo el nuestro, donde a pesar de la persecución contra toda persona sospechosa de simpatizar con el M19, la madre de una dirigente guerrillera habla con orgullo y sin tapujos de su hija, por las principales emisoras. Le dice al país que Nelly es una mujer noble, cariñosa, siempre dispuesta a darse a los demás, con una vocación de servicios a su pueblo. Además, evoca en un poema tu sonrisa, la cual -dice- le infunde ternura infinita, y la hace soñar con una patria llena de justicia y paz... Y habla con un respeto inmenso:       Ni siquiera pensé en hacerla abandonar lo suyo; eso era como ofenderla porque después de mi persona, ella amaba mucho a su movimiento. Y era ella quien quería verme feliz y convencida de que lo que estaba haciendo, lo hacía con toda conciencia y honestidad. Sentía que mi hija era consecuente…”.

La generosidad y amplitud de esa sonrisa que ella evoca, es una imagen que vive en todos nosotros reflejo de una persona decidida, honesta y realizada.

Y caleña. Recuerdo que vos, como muchos compañeros del Valle, extrañabas el cielo de Cali, su gente, su música al trasladarte a Bogotá para asumir la responsabilidad del trabajo urbano en 1980, época en la que cayeron casi todos los compas de la dirección.

Tu mamá cuenta que naciste el 12 de agosto del año 46 en Cali., donde cursaste la primaria y el bachillerato, para estudiar luego bacteriología en el Colegio Mayor de Cundinamarca, y después de una especialización en microbiología en el Instituto Pasteur de París, regresaste con ganas de integrarte a la lucha en Colombia.

En España y Francia tuviste contacto con grupos políticos, pero pesó más el deseo de volver a Colombia donde estaba tu hogar. Cosa curiosa, pero la lejanía y sus nostalgias sirven para reforzar los vínculos con lo propio. Así que regresaste en 1975.

Muchos dirán, ¿qué relación hay entre la bacteriología y la revolución y por qué una persona con un campo profesional seguro opta por la lucha? Antes del viaje a Europa trabajaste en el Instituto de Crédito Agropecuario en Palmira y vos hablabas de cómo la ineficacia de las instituciones gubernamentales y sus enredos burocráticos, en contraste con la realidad de un país que exige grandes soluciones, te marcó definitivamente haciéndote consciente de la necesidad de hacer algo realmente útil para el pueblo. Tal vez ello se mezcla con la formación cristiana que recibiste en la casa, sobretodo de tu mamá.

Después te vinculas a la organización, más con deseos de participar en la lucha que por tener claro el problema político o las definiciones ideológicas. Creo que eso nos pasó a muchos, quienes fuimos creciendo en la medida del desarrollo del proyecto del M-19.     En esos tiempos iniciales, lo central para el militante era su honestidad, disposición y acuerdo con cuestiones tan elementales como la necesidad de la unidad de todas las fuerzas revolucionarias, la lucha del pueblo y con las armas, el no a los esquemas, el sí a la independencia, una actitud abierta a lo nuevo y la capacidad de ir aprendiendo de la realidad sobre la marcha, para construir un camino propio, fiel al país y a sus necesidades.

Durante esos años trabajaste con Iván en Cali participando en la organización popular y en muchas de las acciones de la organización en ese período, hasta llegar a formar parte de la dirección regional del Valle. En la sexta Conferencia del M-19 fuiste la única mujer que asistió...

La primera vez que nos encontramos fue en una escuela guerrillera, en Caquetá, donde junto a cuarenta campesinos y algunos "urbanos" tomamos cursillos de historia, economía política, teoría militar y discutíamos sobre la concepción del M-19, al tiempo que realizábamos prácticas militares y aprendíamos de la vida guerrillera en el campo. Por aquella época eras profesora de la facultad de Medicina de la Universidad Libre, en Cali. Cuando nos volvimos a ver en 1979, plena represión, Iván Marino había caído preso y otros compas habían salido para el campo. Estaba cayendo mucha gente columnas enteras en los diferentes regionales, y vos asumiste la dirección del Valle, ya desde la clandestinidad.

Estuvimos juntos otra vez en julio de ese año, durante la séptima Conferencia: allí por lo menos fuimos dos mujeres entre casi veinte compañeros. Después, caí presa y al año y medio, cuando salí, fuiste la primera persona de la organización con quien me vi para ponerme al día. En todo ese período fuiste asumiendo la dirección del trabajo urbano, a nivel nacional, junto con Otty Patiño, pues en Potosí habían caído más compas de la dirección.  Este fue uno de los períodos más duros para todos pero vos y Otty fueron colocándose al frente de la actividad urbana, con sus tareas de organización, propaganda, relaciones, agigantadas por los primeros debates sobre la amnistía y la paz.

Luego Otty también se fue para el campo y vos quedaste al frente de la urbana, en medio de esa terrible ola represiva que nos barrió la dirección varias veces., y a pesar de la cual logramos mantener, con el apoyo popular, la presencia de las ciudades        echar las bases para el desarrollo del Frente Sur.

Así hasta la octava Conferencia a la que asistimos muchas mujeres y en la que nosotras dos compartimos el orgullo de entrar a formar parte del Comando Superior del M-19. Los compañeros a ratos hacen chistes, pero dos mujeres con responsabilidades semejantes sí tenemos muchas cosas que acercan., en la manera de vivir la militancia, un tanto diferente a la de ellos.

Sigo recordando nuestras conversas, las encarretadas hasta la madrugada, cada una en su hamaca, mientras el campamento estaba en silencio, para contarnos nuestras andanzas -vos habías recorrido las ciudades, cuadra por cuadra-, del trabajo, los avances, nuestros amores, las dificultades que enfrentábamos como mujeres dirigentes, de la posibilidad de tener un hijo...

Sigo sin compartir esa decisión tuya de no tenerlo, y en estos días, al repasar una entrevista donde te preguntaban si no ibas a sentirte frustrada sin hijos, casi podía oírte decir lo que leí: "No pienso en eso..  la vida mía se acaba en cualquier momento y pienso que no voy a tener tiempo para ese tipo de lamentaciones; bien porque me puede pasar algo mañana, o más adelante; o bien porque si llevamos esto adelante, pues las satisfacciones van a ser muy grandes como para sentirme mal por no tener un hijo. Era la disponibilidad total la que no permitía que hubiera obstáculos a tu compromiso. Sería lindo que hubiera un hijo tuyo para contarle sobre la mujer que has sido. Pero ahora estas en la memoria y el corazón de tu pueblo, y eso es mejor.

3rosas

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de Oiga Hermano, hermana
  • El blog de Oiga Hermano, hermana
  • : La historia de Colombia ha sido la del desencuentro entre compatriotas, esto nos ha llevado a vivir en medio de la violencia y de la carencia de bienestar para las mayorías...Nos proponemos cambiar profundamente esta realidad. Destacados hombres y mujeres del M-19, junto a vigorosos movimientos sociales han luchado por conseguir una sociedad justa, democrática y en Paz.
  • Contacto

LA PROMESA QUE SERÁ CUMPLIDA

cundinamarca
M-1 NUESTRO CORAZÓN NO DEJA DE LATIR POR COLOMBIA           
             

Texto Libre

SIEMPRE PRESENTES

 

M3 

  1

M6

M5

Artículos Recientes

Simon Bolivar

   
           
bolivar