Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
3 noviembre 2014 1 03 /11 /noviembre /2014 16:39

LogoM

A LA OPINION PÚBLICA NACIONAL

El 21 de mayo, el Movimiento 19 de Abril, convoco de nuevo a la nación para exigir, aquí y ahora, el comienzo de la Paz, porque para las grandes mayorías ella sigue siendo un anhelo y una urgencia.

Esta convocatoria enfrentaba a la cobardía, a la doble moral y a la indecisión de quienes con nombre propio señalaba como los obstáculos para el inicio de la Paz.

La respuesta, artera y cobarde, no demoró 28 horas. Cumpliendo órdenes del Alto Mando Militar, un comando mercenario atentó contra la vida de las caras valientes, decididas de la Paz, como voluntad empeñada y empuñada. Antonio Navarro, voz alta y clara de una fuerza y un país y, otros cuatro dirigentes de la promesa que sí será cumplida, fueron las víctimas de unas Fuerzas Armadas envenenadas en el odio contra su propia patria.

EL GOBIERNO TIENE QUE DAR LA CARA. Tiene que responder. Tiene que garantizar que esos hombres salgan vivos y sanos de  ese hospital. Tiene que oír a los compañeros que desde La sede de la Cruz Roja en Bogotá, le están exigiendo que le ponga la cara a su pueblo. Ya no hay derecho al silencio, ni mucho menos a esconderse en el discurso de las buenas intenciones.

El Procurador General de la nación tampoco puede ampararse en las generalidades ni esconderse en los diagnósticos ya trillados, en donde se ahoga la decisión de hacer.

El Ministro de Gobierno tiene que ir a Cali. El país no va a aceptar su burla de seguir hablando en el Congreso Nacional de  Indulto cuando la fuerza de la dignidad y la democracia es allanada en los campamentos de construcción, y siembra de la Paz con que hemos poblado este país; y cuando con el terror y la muerte se pretende doblegar a los rebeldes que son anuncio vivo de la  patria nueva.

Los colegas de Antonio Navarro en la Comisión de Paz y en la - Comisión de Diálogo Nacional que aplazaron la instalación del Comité de Diálogo para el Valle, Cauca y Nariño, no pueden seguir aplazando su presencia de compromiso obligatorio en la lealtad con la Paz.

La Comisión de Paz no puede abandonar una vez más a Navarro porque en estos momentos cualquier indecisión no será perdonada por la historia.

Doctor John Agudelo Ríos: el país quiere oírlo en una definición valiente, enérgica, capaz de contribuir al remezón que la Paz necesita para ser posible. Su silencio hoy no le sirve al proceso. El M-19 no va a quedar solo en la voluntad de conquistar la Paz, porque la Paz hoy, como siempre, no es la simple continuación de la tregua. Hoy la Paz sigue siendo la necesidad inaplazable de  convertir el anhelo del pueblo en mandato, de convertir a decisión de democracia en gobierno. Un gobierno que no sea la equidad de la burocracia, sino encarnación de la justicia. El gobierno que haga los cambios que hay que hacer hoy, que sean el real comienzo de la Paz.

Contra esta propuesta de Paz real se dirige una decisión de aniquilamiento militar. Contra nuestras fuerzas, contra nuestros hombres, contra todos los que no aceptan la encerrona en que se quiere poner a la Paz.

Es por ello que el ejército de Vega Uribe y Molano pretende esconder su verdadero nombre en una supuesta disidencia de nuestro Movimiento. Esto es indigno y canallezco. La nación entera sabe que nuestra razón social es por completo ajena al ataque a  un bus de las Fuerzas Armadas. Este hecho nos sorprendió tanto como a todos los colombianos y la certeza de nuestra integridad moral tiene su alto testimonio en la actitud desprevenida y  abierta de quienes como Antonio Navarro estaban cumpliendo con la Paz.

La voluntad engatillada de un Alto Mando Militar siempre ha buscado sabotear este proceso: cuando asesinó a Toledo y  emboscó a los comisionados de Paz en San Francisco antes de  la firma, en el momento de la firma al atentar contra Carlos Pizarro, y después de la firma en el hostigamiento permanente en San Pedro, Yarumales, Los Robes, Pradera, La Magdalena, sin mencionar los hostigamientos contra el EPL y las FARC.

Hoy, ante la convocatoria activa y positiva de este proceso, el Alto Mando Militar prefiere continuar en el cómodo y sucio papel de verdugo de la Paz y, haciendo gala de un cinismo  Ilimitado quiere presentarse como víctima de la “excesiva” tolerancia.

Señor Presidente: Comenzar la Paz ya no es posible sobre el remiendo sistemático de una tregua permanentemente violada y asediada. La Paz hoy necesita un gobierno con voluntad política de cambio, con unas armas de verdad al servicio y en defensa de la Paz, con un gabinete de Paz, con unos partidos comprometidos con la salud de la República.

Porque este pueblo ha decidido que es hora de construir este gobierno, porque está la fuerza de un país, la juventud y la moral de un país que empeño su voluntad de democracia con nosotros para que la Paz sea aquí y ahora!!!

 

Bogotá mayo 24 de 1. 985

 POR EL MANDO CENTRAL DEL M-19

 fayadfirma.jpg

 

 

Bogotá mayo 24 de 1. 985

Compartir este post
Repost0
3 noviembre 2014 1 03 /11 /noviembre /2014 16:07

goyo1goyo2goyo3

 

 

 

TRANSCRIPCIÓN

 

 

                                                                                                                  16 de junio de 1985

Doctor

Carlos Jimenez Gómez

Procurador General de la Nación

 

Doctor

Antonio Duque Alvarez

Director Nacional de Instrucción Criminal

Bogotá

 

Estimados doctores:

El día 23 de mayo de 1985 a las 10:45 a.m. fui objeto de una atentado criminal en unión de los compañeros Antonio Navarro Wolff, María Eugenia Vázquez, Alberto Caicedo, Carlos Alonso Lucio y Alvaro Alvarado. Nos arrojaron una granada en el Restaurante Oeste de la ciudad de Cali, con las consecuencias que uds. bien conocen.

Ese mismo día en las horas de la tarde, solicité la presencia del Procurador General de la Nación, por intermedio del gobernador del Valle y del Comisionado para la Paz, Guillermo Alberto Gonzalez, desde mi lecho de enfermo, a fin de que se apersonara de la investigación, habida cuenta de que en los hechos resultan comprometidos personal de los organismos de seguridad del estado, identificados por mí.

Sin embargo el Dr. Jimenez Gómez no asumió personalmente dicha investigación u designó para tal efecto al Dr. Jaime Hernández, en aquel entonces Procurador  Delegado para la Policía Judicial.

En declaración rendida a este funcionario la noche del 24 de mayo de 1985 desde mi habitación del Hospital Departamental de Cali, informé sobre la descripción física del autor material del atentado y la relación que él había tratado de entablar con nuestra organización unas semanas antes, así como la presencia de una mujer  que lo acompañó en esos contactos anteriores.

Como Uds. saben, el DAS dispuso de unos funcionarios que en cooperación con milicianos del M-19 se encargarían de nuestra seguridad durante la permanencia en el Hospital.

Cuál sería mi sorpresa y pánico cuando por erro, entró en mi habitación la mujer que acompañaba al hombre que 2 días antes había tratado de matarnos. Digo por error, pues según pude averiguar después, ella pensó que se dirigía al cuarto de Carlos alonso Lucio y este compañero no sabía de su relación previa con el criminal.

En ese momento pensé que entraba a rematarme y llamé a los milicianos con el fin de que la detuvieran. Dicha mujer salió corriendo y posteriormente me informé por sus compañeros del DAS que era parte del personal de seguridad destinado a protegernos.

Como debo suponer Uds. ya conocen, llamé de inmediato al Sr. Director Seccional del DAS, al Gobernador del Departamento y al Procurador Regional con el objeto de aclarar los hechos, garantizar nuestra seguridad e identificar  a la mujer, este hecho era fundamental dentro de la investigación puesto que hasta el momento no se tenía ninguna pista sobre el paradero de los autores del atentado.

Como lo reconoció el director del DAS, dicha mujer pertenece a su institución y había sido comisionada 

Por él mismo para custodiar nuestras vidas. El nombre con la cual la identificaron sus compañeros de trabajo es el de Beatriz, conocida familiarmente como “la mona de la Universidad”.

De todos estos hechos fue informado el Procurador Regional y personalmente le solicité que me fuera ampliada la declaración lo más pronto posible ya que mi vida corría grave peligro.

El Procurador Regional se comprometió en cumplir inmediatamente esta diligencia y salió en busca de una máquina de escribir, sin presentarse en las cinco horas y media que lo estuve esperando, pues como de él era sabido, yo sería evacuado a las 13:30 p.m. rumbo a la ciudad de Bogotá a efectos de garantizar mi seguridad.

De todos los acontecimientos sucedidos en la mañana del 25 de mayo pueden dar fe los funcionarios del DAS que hacían el turno de vigilancia, así como los familiares de quienes nos encontrábamos  heridos y personal del Hospital.

En cuanto a la identidad del autor material  del atentado, nuestras investigaciones nos han permitido concluir y hacer público ante la opinión el nombre y antecedentes del mismo.

Se trata de ANTONIO ESPINOZA, quien fue militante del M-19 hasta el año 1983. Fue reclutado en la población de Yumbo 3 años atrás y en el mes de marzo de 1983 fue unos de los hombres que acompañó a nuestro comandante Carlos Pizarro a Cuba.

El susodicho fue expulsado de la organización por su bajo rendimiento y sus faltas éticas y morales. De igual manera su conducta nos llevó a que investigáramos y confirmar su condición de infiltrado del ejército en nuestras filas.

Cómo es de nuestro Código Militar y de nuestros principios éticos y morales respetar la vida e integridad de todo ser humano, procedimos a marginarlo de nuestras filas sin ningún tipo de represalias.

En la primera semana del mes de abril, como figura en la declaración  que rendí ante el Procurador delegado, el señor ANTONIO ESPINOZA, acompañado de la agente del DAS cuyo alias es “Beatriz la mona de la Universidad” fueron al Hotel Rayda sede política de nuestro Movimiento en la ciudad de Cali a expresarme su deseo de incorporarse a las filas de la Organización ofreciendo como gran aporte un grupo que comandaba en unión de su compañera de trabajo. Para tal efecto me pusieron una cita en la población de Yumbo, en la fuente de soda TIORICO el domingo siguiente a las 8:00 p.m. Por los antecedentes anotados y su comportamiento sospechoso durante la entrevista, decido no asistir a la cita y enviamos un grupo de milicianos con la misión de confirmar tanto la intención de estas personas, como las condiciones de seguridad en la cita. Los milicianos detectaron la presencia en los alrededores del lugar de un número indeterminado de miembros reconocidos del B2 del ejército, quienes además, venían adelantando las tareas de hostigamiento en los Campamentos de Paz ubicados en el casco urbano de Cali.

Confirmamos de esta manera la continuidad de su trabajo con el ejército, su condición de hombre sometido al mando militar y laboral del B2; que tenía como misión aniquilar los Campamentos de Paz, empezando por su Estado Mayor, hombres que actuábamos de cara al país y en el marco de los Pactos firmados por nuestra organización y el gobierno en agosto 24 de 1984 y enero de 1985.

No volvimos a detectar la presencia de este sujeto hasta la mañana del 23 de mayo en el Restaurante Oeste de la ciudad de Cali, 2 minutos antes de ser lanzada la granada. Como  es de conocimiento del procurador delegado, el autor del atentado, entró al establecimiento, pidió una coca-cola y se paró en la puerta de entrada. Inmediatamente me acerqué a él, le pregunté qué hacía y al notar su nerviosismo le manifesté que sabíamos sus intenciones y que no la fuera a embarrar. Después de aquello me senté nuevamente en la mesa junto con mis compañeros y fue desde allí donde observé que este individuo acompañado de alguien que recién llegaba, lanzaba la granada hacia la mesa donde estábamos sentados.

En informaciones de prensa quiso implicarse a una Organización denominada “Democracia”, supuesta disidencia del M-19 como los autores materiales del atentado. Sobra decir que esta organización aclaró públicamente “que no es disidente del M-19” “y mucho menos autora del atentado”.

Queda confirmada, pues, la participación de miembros activos del ejército en la planeación y ejecución del intento de homicidio contra mis compañeros y yo.

Es lamentable la falta de interés del Estado en la investigación de un hecho de tanta trascendencia, que pone en juego no sólo vidas de ciudadanos de Colombia, sino el futuro de la Paz en nuestra patria; en tanto las víctimas y por ventura -dado que sobrevivimos- únicos testigos, no hemos sido llamados a declarar ante ningún juzgado ni personal de investigación.

Que no se hable pues, de pesquisas adelantadas, ni de investigaciones a fondo.

Al Sr. Procurador, quién ha reivindicado la Procuraduría Comunitaria, hoy le pedimos que la ponga al servicio de la Paz, porque son muchos los muertos y desaparecidos cuyos espíritus claman justicia y eficacia en su acción.

Al Sr. Director de Instrucción Criminal, a quien le compete de oficio esta investigación, en sus manos las pruebas y los sindicados cuyas direcciones reposan en los archivos de personal del B2 y DAS.

 

POR LA PATRIA Y DE CARA AL PUEBLO

De Uds. Atentamente  

Eduardo Chávez López  c.c. 16´640.594 de Cali

Comandante Campamentos de Paz Valle. Dirección Nal. M-19

Compartir este post
Repost0
29 octubre 2014 3 29 /10 /octubre /2014 17:24

 

dolar3.jpg

Medio dólar con la firma de Omar Torrijos, utilizado para hacer el primer contacto con Jaime Bateman.

 

La dictadura de Somoza en Nicaragua, cada vez más debilitada, había recibido un nuevo golpe el 22 de agosto, cuando un grupo de 25 sandinistas se tomó las instalaciones del Palacio Nacional.  Los rehenes se contaron por cientos, entre ellos los 67 miembros de la Cámara de Diputados, el ministro del Interior y varios familiares cercanos de Somoza. La petición central del FSLN fue la liberación de los presos políticos, la difusión de una declaración política, el retiro de los guardias de los alrededores, la aceptación de las demandas de los trabajadores en huelga, 10 millones de dólares y garantías para que los integrantes del comando y los presos liberados salieran hacia Panamá. Antes de 48 horas habían ganado las principales peticiones. Al día siguiente estaban rumbo a Panamá, donde Torrijos les brindó asilo político.

"Con esa gente hay que hablar, ¿cierto?", pensó una vez más El Flaco. Y para él la mejor forma de la solidaridad con la lucha de los nicaragüenses eran los hechos. El 10 de mayo anterior dos comandos de la organización habían ingresado a la sede de la Embajada de Nicaragua en Bogotá, donde redujeron a sus ocupantes y retuvieron al embajador William Baquero Montiel por varias horas. Dos meses más tarde, en desarrollo de los Juegos Centroamericanos que se realizaban en Medellín, el M-19 interceptó un bus en el que se trasladaba el equipo de béisbol de Nicaragua; los guerrilleros pintaron consignas, arengaron a los deportistas y distribuyeron un comunicado de condena al somocismo.

Con la anuencia y todo el apoyo del general Torrijos, Panamá se convirtió en una base de apoyo para los sandinistas. Ningún otro mandatario de la región se comprometió tanto y tan a fondo con la causa antisomocista, sin desconocer el papel que jugaron los gobiernos de Costa Rica y Venezuela. En Panamá el FSLN y la oposición a Somoza dispuso de un espacio para establecer relaciones políticas y diplomáticas, negociar armas e insumos para la guerra y organizar la solidaridad internacional. Apoyar la causa de los nicas se volvió una de las obsesiones de Torrijos. Pero igualmente estaba dispuesto a respaldar las causas democráticas y revolucionarias en otras naciones de la región.

Desde cuando Ricardo Lara Parada, ex dirigente guerrillero del ELN, estaba en La Picota, en Bogotá, Bateman se preocupó por su suerte y le ofreció la ayuda necesaria para que recuperara la libertad. Gracias a errores procedimentales en el llamado "Consejo de Guerra del Siglo", donde lo habían condenado, Lara salió de la cárcel el 3 de octubre de 1978. Habían pasado casi cinco años desde su captura, en noviembre de 1973. Frente a los riesgos que corría en el país, se decidió su traslado a Panamá. Poco antes de partir se encontraron una noche. Lara era escasos seis meses mayor que Bateman: competían en flacura, aunque Jaime la disimulaba con su pequeña y redondeada barriga; ambos altos, de brazos largos, con el pelo ensortijado y un porcentaje de raza negra muy similar. Costeño y riberano: en fin de cuentas, dos culturas con muchas identidades. Desde entonces hubo entre ellos una amistad recíproca cultivada por ocasionales encuentros y por la permanente protección que El Flaco le brindó. El M-19 asumió algunos aspectos logísticos y de seguridad para su viaje, pero fue Gabriel García Márquez quien le contó a Torrijos la historia del guerrillero "eleno" y le propuso que lo recibiera en Panamá. El general, gustoso y solidario, lo aceptó y vinculó a un proyecto agrario en  Coclecito,  donde tenía una modesta casa.  Así era Torrijos.  Ricardo Lara se ganó su aprecio y el de los campesinos del lugar.

Bateman tenía sus propios planes con Panamá y el sandinismo. Andaba en lo suyo, conspirando y entablando relaciones. Muy consciente de las limitaciones logísticas para desarrollar las guerrillas móviles, instruyó a toda la militancia en la urgente necesidad de conseguir armas. Pensaba también en la guerra de Nicaragua, donde las imágenes de prensa y televisión mostraban a la gente peleando con rudimentarios elementos: adoquines, caucheras, rifles de bajo calibre, pistolas casi de juguete. El Flaco estaba pensando en grande.

A través de sus contactos supo que el primer jueves de cada mes un camión lleno de armas hacía el recorrido desde el Cantón Norte hasta el Ministerio de Defensa en el CAN; eran armas decomisadas y su cantidad podía ascender a 200 ó 300. El vehículo siempre iba custodiado por otro transporte militar; se le hizo un estudio completo y se determinó asaltarlo en la vía pública, a plena luz del día: "Era el primer operativo feroz que se iba a hacer, porque implicaba entrar matando. No había otra posibilidad. El Flaco era enemigo de cualquier acción que implicara entrar a matar y siempre procuraba que no se derramara sangre inocente. Pero en ese caso no había ninguna otra posibilidad"[1]. Prepararon un grupo comandado por Jaime Bermeo, Simón, confeccionaron uniformes y cascos de la Policía Militar, montaron una central de radiocomunicaciones, consiguieron locales para la retirada, y ya entrenados salieron a patrullar. Pero de pronto llegó la orden tajante del comandante Pablo: "El operativo se para" Los planes cambiaron.

La nueva información era la existencia de un depósito de armas en el Cantón Norte de Bogotá. Bateman se apersonó de la situación, desde el principio hasta el final condujo la operación, cada paso lo planeó y lo consultó con Isidro, Carlos Duplat, quien pasó a ser el mando externo; como segundo al mando estaba Yamel Riaño. Concibió la construcción de un túnel desde una casa alquilada para llegar al sitio. Habló con los esposos Rafael Arteaga y Esther Morón, quienes manejaban la firma Produmédicos, que financiaba parte de las actividades del M-19. Eran la familia ideal para dar la cobertura en la casa desde donde se iniciaría la construcción: una pareja acomodada con dos hijos, que gozaba del aprecio de sus amistades y de buen crédito en el comercio capitalino. El cálculo era sacar unas mil armas, y para eso compraron una vivienda que estaba a escasos 80 metros del galpón donde se almacenaban.

El asunto era bastante delicado y planteaba muchos problemas e interrogantes: el dinero para toda la operación, los aspectos técnicos y de seguridad, la coordinación y compartimentación de un grupo muy grande de militantes involucrados en el trabajo, la evacuación de las armas y de las personas... en fin, detalles y detalles que con el paso de los días se presentaron y así mismo se sortearon. Durante dos meses y medio se trabajó febrilmente, sin descanso, sabiendo que los riesgos eran extremadamente altos, que en la Operación Colombia el M-19 se jugaba el todo por el todo. El comandante Pablo se apoyó en un reducido grupo de su máxima confianza y distribuyó responsabilidades, pero estaba enterado de cada paso que se daba. Permanentemente se reunía con Isidro, con Rafael, con Esther o con Otty, que era el responsable en Bogotá y tenía como una de sus misiones coordinar la construcción de algunas caletas para guardar las armas.

Bateman buscó contacto en el exterior con los cubanos, y por intermedio de ellos con los panameños y los sandinistas. Al finalizar octubre viajó con Iván Marino Ospina a Panamá. La idea era ofrecer un respaldo efectivo para la lucha en Nicaragua: mil fusiles! Allí se entrevistó con uno de los dirigentes del FSLN y le hizo la propuesta. A su vez, dejó funcionando formas de comunicación y el apoyo que los cubanos prestarían a algunas personas que tendrían que abandonar el país tan pronto culminara la operación. "Una vez, estando yo en Cali de profesor de la Universidad del Valle, con una posición bastante buena como cobertura, fui a recibir a unos compañeros a Ibarra. Resulta que los compañeros eran Jaime Bateman e Iván Marino Ospina, que venían del exterior y estaban entrando por el Ecuador. Yo sé que ellos hicieron Panamá- Quito. Eso fue en 1978”[2].

Los sandinistas a su vez le comentaron al general Torrijos la oferta del M-19. García Márquez también estaba enterado del tema y en una reunión que tuvo con el general a finales de noviembre, éste le propuso enviar un emisario a Bogotá para que se reuniera con los dirigentes del M-19, se enterara de los detalles y acordara la forma de hacer llegar esas armas a Panamá. Ese día Torrijos estaba borracho y sacó un billete de un dólar, estampó su firma en una mitad y Gabo lo hizo en la otra, lo dividieron en dos partes y cada uno conservó un pedazo, el de la firma del otro. Ésa sería la contraseña entre Gabo y el emisario del general.

Por primera vez Torrijos se involucraba en un intento serio de ayudar con armas a los  sandinistas. Una misión de esa envergadura solamente se la podía encomendar a alguien de mucha confianza. Marcel Salamín había sido profesor universitario y ahora era el civil más cercano al general, su asistente inmediato. A él le confió la tarea. El encuentro sería el viernes 15 de diciembre.

Como estaba planeado, llegó esa mañana a Bogotá y se hospedó en el hotel Tequendama; un poco más tarde recibió la llamada de Gabo, se identificaron y fijaron las señas para reconocerse cuando se vieran.

A las once de la mañana pasó a recogerlo, se saludaron como dos viejos amigos y caminaron hasta el hotel Hilton. García Márquez le entregó el pedazo de billete con la firma de Torrijos y le reclamó el suyo; el panameño quedó confundido: no sabía de qué le estaba hablando; Gabo lo entendió: "Coño, ese general tuyo sí que es bien loco". Le explicó que pronto se encontraría con Jaime Bateman, el jefe del M-19. Era temprano aún y para pasar el tiempo decidieron entrar en la barbería del hotel. Cuando salieron le indicó un carro que estaba parqueado afuera: "Entra, te busco mañana cuando te vayas".

“Yo me monté y ahí estaba Jaime Bateman con un muchacho muy bueno que también era comandante y al que después lo mataron. Creo que era el segundo comandante, un muchacho bajo, fuerte pero no era gordo, Iván Marino Ospina. Andaban con otro muchacho flaquito, eran tres. Nos fuimos a dar vueltas por la ciudad y me llevaron a un restaurante popular, no sé en qué parte de Bogotá sería, porque yo no conocía. Dimos muchas vueltas, me imagino que fueron todos los recursos de la seguridad. Hablamos mucho, hablamos de Panamá, hablarnos del general Torrijos. Bateman me preguntó insistentemente cómo era el hombre, cómo actuaba, cómo reaccionaba frente a las cosas, su grado de sensibilidad política, las tareas que tenía por delante como las veía, como las concebía, como concebía su propio destino; todas estas cosas me preguntó. A cada rato me decía: "Coño, cómo me gusta ese tipo, cómo me gusta el hombre ese. Vamos a hacer una buena amistad, ¿cierto?[3].

La conversación se prolongó toda la tarde; las inquietudes eran de parte y parte. El general le había encargado a Salamín que explorara en la personalidad de esos guerrilleros: cómo eran, si miraban a los ojos, cómo se comunicaban, si tomaban nota de lo que se conversaba ("Si lo hacen, no son confiables") y cómo se comportaban cotidianamente. El comandante Pablo le detalló al máximo lo que pensaba el M-19, sus motivaciones y experiencias, su visión de los problemas colombianos y de la situación internacional. Le contó sobre el túnel y la operación que estaban haciendo para sustraer un armamento del Ejército y la importancia de enviar una parte a los sandinistas por la vía de Panamá.

El plan de El Flaco era montar esas armas en un avión y trasladarlas en la noche del 31 de diciembre a una pista en Panamá. "Ustedes lo que tienen que garantizar es dónde vamos a aterrizar". Cuando fueron a dejarlo en el 'Tequendama, El Flaco lo invitó a cenar en el Salón Monserrate. Esa noche se presentaba la cantante Támara, anunciada como "La voz morena de Colombia".  Salamín no lo podía creer: estaba bebiendo y comiendo con los máximos dirigentes del M-19, hablando de una acción que ellos adelantaban contra el Ejército, y en las mesas contiguas un grupo de oficiales celebraba ruidosamente la despedida navideña.

Al día siguiente se encontró nuevamente con García Márquez, que arrimó al hotel para despedirlo.

Cuando llegó a Panamá buscó de inmediato al general, le expresó sus opiniones y le entregó un casete que Bateman enviaba. Lo escucharon pensando que traía algún mensaje adicional, pero soltaron la carcajada al oír los chistes de Montecristo.

Le contó que era un personaje afable y lucido, muy amable y amigable Cuando lo enteró del operativo que estaban adelantando y del plan para el 31 de diciembre el general abrió los ojos utilizando una expresión muy panameña, exclamó: "¡Coño! ¡Ese hombre es un cuatriboliao!"[4].

Tres días después, mediante el mecanismo establecido, le comunicaron a Bateman las coordenadas de un aeropuerto que los panameños tendrían bajo control durante toda la noche del 31. En efecto, esa noche el general Torrijos se reunió con sus allegados para recibir el Año Nuevo en Farallón, una de sus residencias situada a la orilla del mar, al sur de la capital; en medio de la celebración y de la expectativa, constantemente le preguntaba a Salamín si había novedades. No pasó nada. Sin embargo, "eso estableció un contacto con el M-19 y un grado muy profundo de relación y confianza"[5].

 

*JAIME BATEMAN CAYON: Biografía de un revolucionario

Herrera Villamizar  Dario, Planeta 2002, pags. 346/350

 


[1]Entrevista del autor a Carlos duplat, Santafé Bogotá 10 de mayo de 1999

[2]Entrevista del autor a Antonio Navarro, Santafé de Bogotá 12 de diciembre de 1999

[3]Entrevista del autor a Marcel Salamín, Panamá 21 de enero de 1999

[4]Macho “con cuatro bolas”. Panameñismo

[5]Marcel Salamín, “Marcel Salamín y su relación con el general Omar Torrijos”, (Inédito)

Compartir este post
Repost0
21 octubre 2014 2 21 /10 /octubre /2014 14:34

AAM

RUEDA DE PRENSA

CONVOCADA POR EL

M-19

Abril de 1984

Agradecemos a los amigos de la Comisión de Paz y a los Periodistas, su presencia en esta entrevista. En verdad, cada vez resulta más fácil el poder conversar con ustedes.

El M-19 los ha convocado a efecto de fijar, de precisar, algunos aspectos que tienen .directamente que ver con el problema de la Paz, del Diálogo, del Cese del Fuego; es decir, del problema de Orden Público que enfrenta el país actual mente.

Nadie puede negar hoy en Colombia que el M-19 ha sido y sigue siendo abanderado de la Paz. Desde hace rato hemos planteado la necesidad del Cese del Fuego, la necesidad del Diálogo Nacional, la necesidad de la Apertura Democrática.  JAIME BATEMAN murió envuelto en la bandera del Diálogo Nacional, en la bandera de la PAZ. Participamos con los trabajadores, con el pueblo, con las organizaciones sindicales, con las organizaciones democráticas, en la lucha contra el Estado de Sitio, en la lucha contra el Estatuto de Seguridad, en la lucha por la amnistía para los Presos Políticos. Estas fueron evidentemente conquistas no sólo de nuestra Organización, sino de todas las organizaciones amantes de  la Paz y del progreso en Colombia.

En este momento estamos viviendo el punto álgido del Cese del Fuego y del Diálogo Nacional. Nuestros máximos Comandantes, los compañeros IVAN MARINO OSPINA y ALVARO FAYAD DELGADO, fueron a Madrid a conversar con el Presidente de la República y a abrir el Diálogo Nacional. El Presidente de la República se  comprometió con nosotros a continuar el Diálogo aquí, en la República de Colombia. Nosotros hemos estado esperando la convocatoria de la Presidencia de la República. Estamos dispuestos a dialogar; queremos dialogar, queremos participar en el proceso de la Paz en Colombia. Sin embargo, hasta este momento, el señor Presidente de la República no ha movido un solo dedo para abrir el diálogo con el cual se comprometió en Madrid. Pensamos que es una lástima el que se demore el Diálogo, se aplace el Diálogo. Consideramos que hay un ambiente, una atmósfera, un espíritu, hay un sentimiento pro paz en Colombia. Esto debe ser recogido y materializado por las fuerzas que podemos pactar la Paz en Colombia.

Y esas fuerzas son: de un lado, el gobierno, y del otro, las fuerzas guerrilleras y las fuerzas sociales del país.

Hay ambiente de Diálogo, hay atmósfera de Diálogo, hay esperanza de Paz; no hay por qué demorar esto. Nos parece una inconsecuencia, por decir lo menos, el que no se desarrolle el Diálogo con el M-19 en este momento. Desde luego, creemos que el Cese del Fuego debiera decretarlo, en primer término, el señor Presidente de la República. No ha querido hacerlo... No lo han dejado... Entonces, dialoguemos. Pactemos el Cese del Fuego, no para dentro de dos meses, sino para ya! Nuestra Organización está en condiciones de decretar el  Cese del Fuego pactado en 24 horas. Pero, ese Cese del Fuego pactado, tiene que ser el preámbulo para el Diálogo Nacional

Y... ¿Qué es el Diálogo Nacional? Por ahí se nos pregunta, pero... esa es una invención de ustedes? Eso no tiene antecedentes en el país. Nosotros decimos: si algún país tiene antecedentes de diálogo y de acuerdo, es Colombia. Lo que ocurre es que los acuerdos aquí, históricamente, han sido inter-oligárquicos, inter-burgueses. Fueron Laureano Gómez y Alberto Lleras quienes nos enjalmaron 16 años de Frente Nacional, a través de un acuerdo. Y podríamos señalar cientos de acuerdos en el país. Pero, siempre de espaldas al pueblo colombiano.

En este momento lo que estamos planteando es, recoger el 70% de los abstencionistas de este país; es, recoger los combates y las luchas del universitariado colombiano, de los indígenas, de los campesinos, de la Iglesia, del Ejército, de la Academia, de las amas de casa que van a padecer y que empiezan a padecer la tortura del IVA. Nosotros no creemos en un Diálogo sin pueblo. En un Diálogo a espaldas del pueblo. JAIME BATEMAN nos enseñó que la PAZ no es rendición. Que la PAZ no es incondicionalidad. Que la PAZ no es rendición. Que la PAZ es ACUERDO DECOROSO Y DIGNO entre las partes en conflicto.

Es lo que estamos diciendo. Los estamos convocando a ustedes; las Centrales Obreras, que aquí en este momento hay representantes suyos -en la Comisión de Paz-, quieren participar en ese Diálogo, para que la PAZ tenga un sostén, tenga una base de JUSTICIA SOCIAL.

Ese es el Diálogo que nosotros estarnos planteando. Ese DIALOGO, con la participación de todas las fuerzas, económicas, políticas, sociales de este país tiene que generar, tiene que crear las condiciones para una verdadera APERTURA DEMOCRATICA. Esa es la Apertura Democrática por la cual nosotros estamos luchando. No es diálogo, amigos periodistas y compañeros de la Comisión de Paz, no es diálogo a espaldas del pueblo. No es Diálogo sin pueblo. Es Diálogo  con la Nación. Para decirlo claramente, nosotros no creemos que la Paz en este momento, sea un gran negocio de los ganaderos y de los latifundistas de es te país. La PAZ tiene que ser el fruto del acuerdo de la nación colombiana. Son los trabajadores, es el pueblo, es la nación, quienes tienen que beneficiarse de un ACUERDO DE PAZ en este país.

Pero surge un terrible interrogante... El doctor Betancur no ha podido cumplirnos el compromiso de Madrid, de continuar el Diálogo aquí; es sospechoso  que vaya a cumplirse el contenido de un pacto, el contenido de un acuerdo.

Entonces, esto es lo que nosotros le estamos planteando al país. Es lo que - le estamos planteando al Presidente de la República.         Es lo que le estamos planteando al gobierno. ¡Queremos el Diálogo!            ¡Queremos el Cese del Fuego! ¡Queremos la PAZ! Pero, que no sea PAZ de vencidos, que no sea PAZ de derrotados.

En este momento les vamos a entregar a ustedes los últimos partes de guerra del M-19 en el Sur y en el Cauca, para que se acabe el cuento de la división del M-19. No hay M-19 dividido, señores periodistas; que no se sueñe con eso.

Es verdad que el Ejército no derrotará la guerrilla en este país. La  guerrilla no está derrotada; la guerrilla no está vencida; la guerrilla no está cansada. ¡Pero, no queremos una gota de sangre más! Queremos que el Presidente de la República cumpla eso. Ni una gota de sangre más!!! Pero eso se puede cumplir en la medida en que hablemos de JUSTICIA SOCIAL. De que nos sentemos en la mesa a hablar sobre el problema de la REFORMA AGRARIA en este país. Que nos sentemos en la mesa a hablar sobre el problema de la REFORMA LABORAL DEMOCRATICA en este país. Que nos sentemos en la mesa a hablar de los indígenas de este país. Que nos sentemos en la mesa a hablar sobre el problema de los universitarios, de la crisis universitaria, en este país. Que no le tengamos miedo al pueblo, que no le tengamos miedo a la nación. Que nos enfrentemos a la problemática nacional y que hagamos UN GRAN ACUERDO NACIONAL.

Si el partido liberal y el partido conservador hicieron un gran acuerdo oligárquico, pues creemos que la nación hoy puede hacer UN GRAN ACUERDO NACIONAL que recoja los anhelos, las necesidades, los apremios de la nación y del pueblo colombiano. No estamos pidiendo Revolución, porque la burguesía de este país no va a hacer Revolución. Pero, sí creemos que se puede generar una APERTURA DEMOCRATICA, un espacio en donde nos podamos mover sin el terror del M.A.S, sin las maniobras oligárquicas, sin las trampas de la burguesía.

Hoy, Carlos Lleras Restrepo, está hablando de la nebulosidad, de la confusión de muchos planteamientos del acuerdo que han firmado las FARC con el gobierno y en primer término con la Comisión de Paz; que hay que precisar más. Nosotros estamos de acuerdo con eso. Hay que precisar más. Hay que concretar más. Pero eso lo hacemos con los interesados directos en que el país inicie una nueva etapa.

Yo quisiera decirles para terminar, que no queremos que este momento de Consenso Nacional en torno a la Paz, se nos constituya en una nueva frustración sino que esto sea, de verdad, el principio de una nueva etapa en la vida nacional. Eso es lo que queremos. Y la manera de concretar eso, es discutiendo con las gentes que han sufrido, que han padecido 35 años de violencia.

Por el contrario, nosotros lo que estamos diciendo: 35 años de violencia, deben materializarse, hoy, en unas conquistas. Este pueblo no ha podido pasar 35 años de violencia para que el General Matamoros nos diga hoy, que se entreguen las armas y hasta luego. Eso es desconocer la historia. Eso es ser inconsecuente con los padecimientos y los sufrimientos de un pueblo, como es el  pueblo colombiano.

Finalmente, hemos llegado a un acuerdo -que les vamos a entregar esta noche también-, con los compañeros del Ejército Popular de Liberación. Grupo combatiente, grupo creciente, grupo en desarrollo. Pero... ¿Qué es lo que hemos acordado? Hemos acordado sumar nuestras fuerzas, sumar nuestras experiencias para potenciar las luchas del pueblo. Pero también, para utilizar esa fuerza en función de la PAZ, en función del Diálogo. Para empujar, para imprimirle dinámica al proceso este del Cese del Fuego, del Diálogo Nacional y de la apertura democrática. Los compañeros del Ejército Popular de Liberación nos  han dicho, nos han ratificado que no quieren más guerra. Pero la guerra no es un problema subjetivo, la guerra tiene condicionantes objetivos como lo plantea el Presidente de la República, y a esos condicionantes y a esos elementos dinámicos de carácter objetivo, hay que enfrentarlos y la única manera de enfrentarlos, es a través del Cese del Fuego, del Diálogo, hacia la Apertura Democrática.

Este es el planteo que nosotros queríamos transmitir a través de ustedes, en primer término, al señor Presidente de la República, a los trabajadores y a la nación colombiana, y a todos los patriotas.

Encuentran en nosotros banderas de Diálogo, encuentran en nosotros banderas de PAZ, encuentran en nosotros banderas de Apertura Democrática. Pero que nada de eso se convierta en un señuelo para engañar al pueblo, para engañar a los trabajadores, y que dentro de un año, tengamos que estar enfrentando la situación que creímos superada. Para nosotros, esto no es un paréntesis, esto no es un tomar aire, esto no es un - prepararnos para combates mayores. Esto es iniciar una nueva etapa en la vida nacional. Ojalá que con el pueblo y con ustedes, iniciemos esa nueva etapa.

Muchas gracias.

PERIODISTA: ¿Entonces, para ustedes no es válido el acuerdo a que llegó el - gobierno con las FARC?

AA: Felicitamos el acuerdo, nos parece un gran paso, pero no es todo.

P: ¿Cómo explican ustedes lo que pasó en Caquetá y en Corinto (Cauca)?

AA: Es parte de la guerra. No queremos que eso continúe pasando. Pero mientras no se llegue a un pacto, mientras no se llegue al Diálogo, vamos a seguir viendo estos fenómenos de guerra.

P: ¿Qué objeciones le hacen ustedes al acuerdo firmado entre el gobierno y las FARC?

AA: El gobierno y las FARC han firmado un acuerdo. El gobierno es gobierno y las FARC son FARC; nosotros somos una Organización distinta a la de las FARC, el gobierno tiene que discutir con nosotros y llegar a un acuerdo con nosotros, porque política y militarmente en este país, ninguna organización arrastra a otra.

P: ¿A quién responsabiliza usted de que el Presidente Belisario Betancur no haya podido continuar el Diálogo que se inició en Madrid?

AA: No soy adivino ni quiero adivinarlo. Realmente es un interrogante frente al M-19 y frente al país, que el presidente Betancur debe absolver y ojalá lo haga en el menor tiempo posible.

P: Se dice que ustedes están en diálogo con la Comisión de Paz en estos momentos. ¿Qué hay sobre el particular?

AA: Conversamos con amigos distinguidos de la Comisión de Paz, pero no hay un diálogo con la Comisión de Paz.

P: ¿Sobre qué bases hablan con la Comisión de Paz?

AA: En plan de acercamiento, en plan de demostrar que realmente queremos el Diálogo.

P: ¿Para ustedes sólo es válido que el presidente los llame?

AA: Se inició un Diálogo con el presidente en Madrid y queremos que ese diálogo continúe. O que el presidente le explique al país por qué él, como protagonista del diálogo, lo rompe, lo trunca, en un momento determinado.

P:  ¿En qué se basa el incumplimiento del señor presidente en Madrid?

AA:     En qué quedamos que en Bogotá (Colombia) se continuaría el Diálogo y hasta este momento no se ha continuado.

P: ¿Por qué no nos precisa qué objeciones se le hacen, por parte del M-19, al Acuerdo firmado con las FARC?

AA: Que no está el pueblo ahí. El problema no es la guerrilla. No lo resuelve ni representa al pueblo colombiano. En Colombia hay una serie de fuerzas que deben participar en un Diálogo Nacional.

P: ¿Entonces, para ustedes no es válido ese acuerdo, no va a llevar a la PAZ?

AA: Pensamos que ha sido un paso, pero creemos que se ha quedado corto. Lo - saludamos porque consideramos que ha sido un paso importante, pero no es, en nuestro criterio, lo que debe hacerse en materia de Diálogo.

P: ¿Cuáles son los puntos fundamentales sobre los cuales ustedes sustentarían una PAZ definitiva?

AA:  Que el presidente de la República se siente en una mesa a dialogar con el país, no con nosotros en particular ni con las FARC en particular. Con el movimiento sindical, con el movimiento campesino, con el movimiento estudiantil, con los intelectuales, con la Iglesia, con el Ejército, con los Partidos.

Y les voy a decir finalmente esto: aquí se han hecho acuerdos, ustedes lo conocen, bipartidistamente, parlamentariamente, extraparlamentariamente. Nosotros creemos que en este momento, podrían hacerse acuerdos con los partidos tradicionales y estos acuerdos convertirlos en LEY, con los señores parlamentarios. Señores, no excluimos a nadie. Queremos que el país entero participe activa, conscientemente, en la solución de los grandes problemas que en este momento afronta el país y que son infinitos.

P: El EPL nombró dos delegados para que sin capucha y sin más nada, entren a dialogar sobre la PAZ. ¿El m-19 estaría en condiciones también, de nombrar a dos personas a una Comisión para que dialoguen?

AA: Para allá vamos mañana, a la presidencia de la República en el Palacio de Nariño, si el señor presidente de la República nos llama a continuar el  Diálogo de Madrid.

P: ¿Nos podría dar alguna información sobre si Pizarro Leongómez murió en combate?

AA: No ha muerto el compañero Pizarro Leóngómez, por fortuna. Es un comandante nuestro que está en el sitio donde le corresponde en este momento.

P: ¿Cuáles son las precisiones o aclaraciones que se le deben hacer al Acuerdo FARC-gobierno?

AA: No, nosotros no somos jueces del Acuerdo de los señores de las FARC con el gobierno. No somos jueces. Lo saludamos, nos parece bien, pero nos parece que hay muchas cosas ahí que sólo podrían decirlas con evidente claridad las partes interesadas y las partes interesadas no son la guerrilla y el gobierno. Las partes interesadas, es la nación colombiana. Oigamos al movimiento obrero, al movimiento estudiantil, al movimiento campesino, a las amas de casa y hagamos un GRAN ACUERDO NACIONAL con la participación de todos. Eso es la democracia participativa, la democracia viva, la democracia actuante, la democracia dinámica.

P: ¿Cuál es la versión del M-19 sobre el número de bajas en el Cauca?

AA: Todavía no tenemos la versión oficial, pero les doy la del Caquetá: 3 (tres) compañeros.

P: Ustedes hablan de propiciar la Paz, pero continúan los combates. ¿Cómo se entiende esta situación?

AA: Habrá combates en Colombia mientras no se haya pactado la Paz.

P: ¿Qué pasó con el acuerdo de las FARC y el M-19?

AA: Simplemente los compañeros de las FARC no lo tuvieron en cuenta, simplemente eso.

P: ¿Nunca consultaron con ustedes?

AA: No, no. De ninguna manera. Los compañeros no lo tuvieron en cuenta.

P: ¿Violaron el Acuerdo?

AA: No quiero calificar. Simplemente, no lo tuvieron en cuenta. Eso no nos molesta.

P:        El Ejército afirma que la Operación de Corinto fue conjunta con las FARC es cierto?

 AA:    No. No lo fue. Y gracias, nuevamente, muchas gracias.

 

 

 

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2014 7 19 /10 /octubre /2014 17:00

40

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2014 7 19 /10 /octubre /2014 16:56

Las pasiones

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2014 7 19 /10 /octubre /2014 16:54

PUB27

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2014 7 19 /10 /octubre /2014 16:51

PUB22

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2014 7 19 /10 /octubre /2014 16:48

PUB29

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2014 7 19 /10 /octubre /2014 16:46

PUB24

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2014 7 19 /10 /octubre /2014 16:10

PUB23b

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2014 7 19 /10 /octubre /2014 13:58

PUB21def

Compartir este post
Repost0
19 octubre 2014 7 19 /10 /octubre /2014 13:33

Afiche Bateman

Compartir este post
Repost0
18 octubre 2014 6 18 /10 /octubre /2014 12:27

PUB17

Compartir este post
Repost0
18 octubre 2014 6 18 /10 /octubre /2014 12:21

PUB15

Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : El blog de Oiga Hermano, hermana
  • : La historia de Colombia ha sido la del desencuentro entre compatriotas, la del saqueo de las riquezas y la usurpación del poder por parte de la oligarquía. Esto nos ha llevado a vivir en medio de la violencia y la carencia de bienestar para las mayorías... Nos proponemos cambiar profundamente esta realidad. Destacados hombres y mujeres del M-19, junto a vigorosos movimientos sociales han luchado y siguen luchando por conseguir una sociedad justa, democrática y en Paz.
  • Contacto

LA PROMESA QUE SERÁ CUMPLIDA

        

NUESTRO CORAZÓN NO DEJA DE LATIR POR COLOMBIA      

 

 

 

MEMORIA

“El olvido no es victoria

sobre el mal ni sobre nada

y si es la forma velada

de burlarse de la historia,

para eso está la memoria

que se abre de par en par

en busca de algún lugar

que devuelva lo perdido…”

Mario Benedetti

SIEMPRE PRESENTES

"Nosotros morimos tres veces, la primera en nuestra carne, la segunda en el corazón de aquellos que han sobrevivido, y la tercera en la memoria, la cual es la última tumba."

Rosa Epinayu

 

 

 

 

 

 

Páginas

Simon Bolivar

               bolivar