Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
19 abril 2011 2 19 /04 /abril /2011 10:01

 M-19: Una Historia que se hace presente para construir futuro

   LogoEme

 

D1

D2

D3

D4

D5

D6

D7

D8

D9

D10

D11

D12

D13

D14

D15

D16

D17

D18

D19

D20-copia-1.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo
17 abril 2011 7 17 /04 /abril /2011 23:48

Jefferson.jpg

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo
15 abril 2011 5 15 /04 /abril /2011 07:01

 

tejido-acin.jpg

 

Tejido de Comunicación 

 y de relaciones externas para la verdad y la vida

_________________________________________________________

 

BOLETÍN INFORMATIVO SEMANAL

Comunicamos para reflexionar, decidir y actuar

NUESTRA PALABRA

Nuestra conciencia y los nuevos patrones del mundo

En una mañana bastante fría, como casi todas las mañanas en la vereda la Aurora, tres personas conversan junto al fuego, para calentarse un poquito. Una olla tiznada está puesta sobre el fogón. La casa es humilde, igual que la familia que la habita. Está hecha de paredes de bahareque y se siente entrar el frío por todas partes porque ya las paredes están quedando sin barro al irse cayendo poco a poco sobre el piso de tierra.

Es la casa de Antonio Quitumbo, un gran luchador de 68 años de edad de la vereda la Aurora, resguardo de Munchique los Tigres, quien nos cuenta que la primera lucha por la liberación de la Madre Tierra en esta comunidad fue en la finca de Ricardo Prieto, viejito y solo, pero con mucha tierra, robada a nuestro abuelos. Desde entonces iniciaron la recuperación pero antes de recuperar, Ricardo Prieto le vendió las tierras a un señor de la vereda El Turco llamado Arturo Medina, quien puso más resistencia pero lograron recuperar la finca.

Era una finca grande con mucha cabuya y la comunidad entraba a cortarla. Tanta que colocaban hasta dos motores para desfibrar la cabuya. En eso llegaba el ejército, cogía a los líderes y se los llevaba para la cárcel. Cuando el ejército se iba la comunidad continuaba trabajando, hasta de noche. No había libertad, por eso las reuniones las hacían lejos de las casas, en las orillas de los riachuelos y en horas de la noche para planear la recuperación de las tierras. La forma de  comunicación era  a través del tambor, el cuete, el humo, el cacho (cuerno del toro) para que la gente se reuniera. Durante las reuniones nocturnas los perritos se quedaban en la casa. Si un horizonte de perros ladraba lejos del río significaba que había peligro.

Como Antonio, muchos mayores y mayoras lucharon por la recuperación en distintas partes del Cauca. Lucharon y alcanzaron. Recuperaron la tierra pensando no solo en la tierra como tal sino para que desde allí sea liberado todo lo que en ella existe, como el agua, el aire, los espíritus de la misma naturaleza que habitan dentro de ella. Compañeros de viaje. Recuperaron la tierra para sembrar el  frijol, la yuca, el plátano, el café… y dar de comer a la familia. Tratar a la tierra como debe ser.

Después de años de recuperar, hacer sus ranchitos, tener sus cultivos  ver crecer a sus hijos, hoy, los mayores que nos hicieron saborear la libertad, enfrentan, y con ellos todos y todas, una situación parecida a la de aquellos años pero con nuevos terratenientes.

En aquel tiempo el ejército y la policía atacaban a la comunidad. Una vez, en el año de 1935, había una fiesta en la vereda El Trapiche, Jámbalo, donde estaban organizando la lucha por la tierra a través de las ligas campesinas. Llegó la policía disparando y tiró las canoas de chicha por el suelo. Las mujeres les echaron agua caliente. La policía mató a Lorenzo Quiguanás, líder de aquellos tiempos. Ahora hay ejército, policía, esmad y paramilitares, brazos armados para despojarnos nuevamente  de las  tierras, y entregarlas a nuevos patrones, terratenientes a escala mundial.

Aunque en últimas no importa si ya no nos sacan del territorio. Si conquistan el territorio de la conciencia vamos a vivir aquí mismo pero nuestro cuerpo, nuestra conciencia y nuestra tierra van a estar al servicio de los nuevos amos del mundo. Don Antonio en su conversación se acordaba de lo que le había dicho su padre cuando él era joven: “más después no serán los terratenientes que estarán por aquí, serán otros y ellos acabarán con todo”.

A pesar de recuperar la tierra hay muchas necesidades todavía. Ahora incluso falta tierra. Y si hay muchas necesidades es porque el indio come y gana con lo que siembra mas no se interesa por cortar la vena de nuestra Madre Tierra. Las  empresas no se interesan por cuidarlas sino por chuparle la sangre. No les interesa la tierra, ellos buscan sino engordar sus bolsillos.

La mayoría de las empresas con o sin permiso van entrando a los territorios para  hacer la explotación, como pasó en el río Mondomo, jurisdicción de las  autoridades de Caldono y  autoridades tradicionales de Canoas y  Munchique, municipio de Santander de Quilichao, cosa que hizo movilizar el 25 de marzo de 2011 a las comunidades hasta el sitio donde estaban realizando la minería ilegal. Ilegal no tanto en el sentido de que no tengan un papel con sellos, que no lo tienen. Ilegal en el sentido que alteran el equilibrio de la naturaleza y la destruyen.

En otros países ocurre lo mismo: la desapropiación del territorio por las grandes empresas mineras,  como sucede  con los pueblos indígenas de Guatemala, que sus territorios son crecientemente invadidos por empresas extractivas y megaproyectos de infraestructura.

Mientras salen las gigantescas maquinas mineras del Rio Mondomo, en Cajamarca piden una consulta popular conforme a los artículos 79, 103 y 105 de la Constitución para definir la explotación minera en La Colosa.

“Mi papá tenía razón” nos dijo don Antonio hablando de la minería en el río Mondomo, y de todo lo que viene ocurriendo, “acabarán con todo”.

Entonces nos queda una doble lucha: resistir para que, nuestro cuerpo, nuestra conciencia y nuestra tierra, no sean territorios al servicio de los nuevos patrones del mundo. O sea no entregarnos. Y, al tiempo, juntar las fuerzas, juntar las conciencias y juntar los territorios para ponerlos al servicio de la libertad y de la vida, no como una utopía, sino como una tarea que debemos iniciar desde hoy mismo.

Don Antonio ya no ve porque lo cogió la catarata y lo dejó ciego. Desde hace más de tres años no ve pero, dice, “sueño tener libertad no sólo para la familia sino para todos” y sonríe como con la esperanza que sí se puede lograr. Mientras tanto en la olla tiznada hirvió el agua para el café, poca porque estaban sino él y un hijo. Pero el indígena acostumbra cocinar un poco más por si llega alguna visita.

 Las voces de Colombia

ESTRATEGIAS DE LA CODICIA

 RADIO PA’YUMAT: Nuevamente fuera del Aire

 El pasado lunes 11 de abril, la caída de un árbol sobre las redes eléctricas en la zona rural de Santander de Quilichao, ocasionó un corto circuito que nuevamente afectó los equipos de trasmisión de Radio Pa’yumat del Tejido de Comunicación de la ACIN.  Estos equipos están instalados en la vereda Paramillo Uno del resguardo de Munchique los Tigres.

http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1912-radio-payumat-nuevamente-fuera-del-aire-

Informe sobre la avalancha en Tacueyó Cauca

HECHOS. El día 11 de abril del año en curso, entre las 6 y 6 y 30 de la tarde se presentó una avalancha por el aumento del caudal del río Tominio, provocada por las fuertes lluvias que ocasionaron derrumbes sobre la afluente del río causando represamiento y posterior avalancha. http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1915-informe-sobre-la-avalancha-en-tacueyo-cauca

Amenazas a la gente de la ACIN

La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca-ACIN-CXAHB WALA KIWE, denuncia y repudia el chantaje de que fue víctima una de las funcionarias de salud que labora en nuestra IPS indígena – ACIN. http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1914-amenazas-a-la-gente-de-la-acin

10 años de la Masacre del Naya: Ni perdón, Ni olvido

La lucha contra la impunidad sigue.
Este año se conmemora el décimo aniversario de la Masacre del Naya, región que bordea el Rió Naya, límite entre los departamentos del Cauca y del Valle del Cauca. Varios eventos fueron organizados para recordar y para denunciar la impunidad en que sigue esta Masacre.
http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1913-10-anos-de-la-masacre-del-naya-ni-perdon-ni-olvido

Más enlaces  sobre la masacre del Naya

Solo buscaba justicia por la masacre del Naya

 http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1909-solo-buscaba-justicia-por-la-masacre-del-naya

Masacre del Naya 10 años de impunidad

http://www.nasaacin.org/informativo-kueta-susuza/77-informativo-kueta-susuza/1907-masacre-del-naya-10-anos-de-impunidad

 

La masacre del Naya una memoria presente y un pueblo en resistencia

http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1905-la-masacre-del-naya-una-memoria-presente-y-un-pueblo-en-resistencia

 

Constancia de la Conmemoración 10 años de la masacre del Naya

http://www.nasaacin.org/informativo-kueta-susuza/77-informativo-kueta-susuza/1906-constancia-de-la-conmemoracion-10-anos-de-la-masacre-del-naya

 

La inversión social del gobierno sí llega a los territorios: Son avionetas llenas de militares, bombas y balas

 

Mientras el gobierno nacional le sigue recortando al presupuesto público para invertir en militares, recompensas y armas para la guerra, los derechos como la educación y la salud cada día se siguen privatizando. El recurso que nos corresponde por inversión social, sí llega a los territorios.  Lo hemos visto.  “Son las avionetas llenas de militares, bombas y balas que nos están matando”, manifestó un comunero en el trabajo de comisiones, realizado durante el segundo día de asamblea, en Tacueyó. http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1901-la-inversion-social-del-gobierno-si-llega-a-los-territorios-son-avionetas-llenas-de-militares-bombas-y-balas-

 

Informe contextual ACIN y exigencias para superar el conflicto armado, la impunidad y el estado de cosas inconstitucionales

 

Contrario a los anuncios del gobierno y otras voces, con respecto a que ‘la situación derechos humanos está mejorando’ en el país, las comunidades indígenas agrupadas en la Asociación de Cabildos Indígenas Del Norte Del Cauca ACIN - CXAHB WALA KIWE,  se permiten informar a la opinión pública nacional e internacional que: http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1908-la-situacion-del-conflicto-en-el-norte-del-cauca

 

Comunicado del Cabildo Huellas - Caloto

 

Las comunidades indígenas del resguardo de Huellas y la autoridad ancestral rechazamos todo los actos de violencia por parte de los actores armados tanto de izquierda como de derecha.  http://www.nasaacin.org/documentos-nasaacin/1917-comunicado-del-cabildo-huellas-caloto

 

La comunidad de Caloto vuelve a ser escenario de confrontaciones de los grupos armados

 

El 8 de abril, a las 6 y 15 de la mañana, en el municipio de Caloto y veredas aledañas se volvieron a registrar confrontaciones entre las FARC y el ejército Nacional.  Empezaron a lanzar cilindros bomba en el centro poblado de Caloto. http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1899-la-comunidad-de-caloto-vuelve-a-ser-escenario-de-confrontaciones-de-los-grupos-armados

 

La guerra sigue causando dolor en la comunidad de Tacueyó

 

En el Municipio de Jamundi, área urbana siendo las 3 p.m del día sábado 9 de abril el señor LUIS CARLOS VITONAS TALAGA se desplazaba en su camioneta y fue interceptado por  un hombre que le disparo tres tiros 2 en la cabeza y uno en la altura del tórax, quedando gravemente  herido y en el momento se recupera en un centro hospitalario del valle del cauca. http://www.nasaacin.org/informativo-kueta-susuza/77-informativo-kueta-susuza/1902-la-guerra-sigue-causando-dolor-en-la-comunidad-de-tacueyo

   

EXPRESIONES DE DIGNIDAD

 

El conflicto armado y la guerra siguen afectando a veredas del Resguardo Huellas

 

El pasado lunes 4 de abril del 2011, se realizó una asamblea de la zona dos de la vereda Bodega Alta, resguardo de Huellas Caloto. Hicieron presencia las veredas El Nilo, La Trampa, Bodega Alta, Chorrillos, La Selva, Limonar y Casas Viejas en compañía de la directiva del cabildo.  El objetivo de este encuentro fue analizar la problemática del orden público y el plan de salvaguarda para la comunidad. http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1904-el-conflicto-armado-y-la-guerra-siguen-afectando-a-veredas-del-resguardo-huellas

 

El retorno a la finca de las Pavas, Sur de Bolívar

 

El día 4 de abril de 2011, a eso de las 8 de la mañana, más de 400 campesinos, entre comuneros y comuneras del corregimiento de Buenos Aires, municipio de El Peñón en el Sur de Bolívar, retornaron a la finca Las Pavas. http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1911-el-retorno-a-la-finca-de-las-pavas-sur-de-bolivar

 

Panorama sin fronteras

ESTRATEGIAS DE LA CODICIA

 

La vuelta del bobo

 

Considerada en frío, imparcialmente, después de casi una década de guerra sin cuartel, la seguridad democrática ha sido un fracaso. Quizá calculado, para seguir tirando la cuerda y sostener el conflicto en términos en que ni se desborda ni se termina. Basta mirar titulares de los últimos días. Las Farc y el Eln sostienen una brutal ofensiva en Arauca después de que los gobiernos habían dado por arrinconadas a estas fuerzas; en Cauca, la guerra parecería de posiciones: http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1898-la-vuelta-del-bobo

 

Expropiación, represión y muerte es el TLC

 

Los gobiernos de Estados Unidos y Colombia acaban de concertar el pasado 6 de Abril, un Plan de Acción para sacar adelante la aprobación del TLC. Este Plan se centra en algunos aspectos de la problemática del sector sindical pero ignora por completo la crítica situación de derechos humanos que afecta a la población Afrodescendientes e Indígena en Colombia. http://www.nasaacin.org/component/content/article/1-ultimas-noticias/1903-expropiacion-represion-y-muerte-es-el-tlc

 

 

Tejido de Comunicación y de relaciones externas para la verdad y la vida
Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca - ACIN
Telefax: 0928 - 293999   nasaacin.org   acin@acincauca.org   
Cauca -Colombia

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo
14 abril 2011 4 14 /04 /abril /2011 07:51

http://www.cronicon.net/paginas/edicanter/Ediciones57/nota3.htm

RECALCA

santos.jpgLos presidentes Santos y Obama han llegado a un acuerdo para presentar el TLC con Colombia para su aprobación por parte del congreso de Estados Unidos, acuerdo que en contra de todas las evidencias, plantea la posibilidad de que en el corto lapso de tres meses, el gobierno de Santos y el congreso de Colombia tomarán medidas concretas y drásticas para resolver los problemas de derechos laborales y violencia contra los sindicalistas, que se han mantenido durante muchos años con complicidad y apoyo de las políticas de las últimas cúpulas gubernamentales, de las cuales ha formado parte protagonista el actual presidente Santos. Este acuerdo muestra que ambos gobiernos venían trabajando en forma secreta para presentar un cronograma en el cual Colombia se pliega nuevamente a los intereses de las corporaciones estadounidenses y acepta dócil y demagógicamente las exigencias de esa potencia.

En realidad tras casi un año del nuevo gobierno en Colombia, la impunidad se mantiene, e incluso se agravan modalidades de violencia como los asesinatos de dirigentes sociales involucrados en los procesos de restitución de tierras y la profundización de una legislación contraria a la organización y reivindicaciones de las trabajadoras y trabajadores.

Metas acordadas, como lograr antes de 30 días medidas efectivas en contra de la impunidad contrastan con hechos como que los militares juzgados y sentenciados por falsos positivos, asesinatos de sindicalistas y defensores de derechos humanos se encuentran en instalaciones militares protegidos y alojados como en hoteles de cinco estrellas y no sido sometidos a las mismas condiciones que los presos comunes, al tiempo que desde el gobierno se buscan estrategias jurídicas para anular los procesos en su contra.

Lo que el acuerdo hace es intentar desatascar el trámite del TLC en el congreso de Estados Unidos y postergar los condicionamientos en materia de derechos humanos a las fases de entrada en vigencia e implementación del mismo.

Pretender que antes del 15 de junio se reforme el código penal y otras leyes como las referentes a las cooperativas de trabajo asociado o las agencias de empleo, en una situación en la cual ni aun iniciativas completamente apoyadas por el gobierno como las leyes de víctimas y tierras han podido ser consensuadas dentro de la coalición gubernamental, parecen una simple proclamación formal hecha por los dos gobiernos para silenciar la oposición de los movimientos sindicales y de paso compromete la agenda legislativa a un cronograma dictado desde Washington, violando nuevamente la autonomía del poder legislativo.

Que la Fiscalía General y el gobierno de Colombia, asuman compromisos con fechas, cifras y metas en materia de aplicación de la justicia revelan nuevamente la deplorable pérdida de soberanía del país y la manera como el gobierno no se preocupa realmente de los temas de evitar la impunidad, exigencia reiterada desde hace años por los movimientos sociales, y que el gobierno sólo atiende en relación a la suscripción de tratados de libre comercio.

Los acuerdos entre Santos y Obama validan la política de Santos y Uribe en materia de derechos humanos dentro del enfoque de que en la última década Colombia tuvo grandes progresos, que ahora se busca consolidar. Para todos los colombianos está claro que los últimos 9 años fueron los de las chuzadas, los falsos positivos, los desplazamientos masivos, de incremento de la informalidad y el desempleo, aumento de la dependencia alimentaria y entrega de garantías absolutas a la inversión extranjera. Bajo ninguna circunstancia fue una década de grandes avances que hay que consolidar, sino de profundos retrocesos que hay que revertir.

La prohibición de las llamadas Cooperativas de Trabajo Asociado que permiten esconder la relación laboral y desconocer los derechos de los trabajadores, sería contrarrestada por la implementación de otras formas para disfrazar y negar la relación laboral, tales como los mal llamados ¨contratos sindicales¨ de obras o de servicios.

El acuerdo se hizo dentro del criterio del gobierno de Santos de beneficiar los intereses de Estados Unidos, el cual reconoce por enésima vez que este tratado se hace con la finalidad de la creación de trabajos en EE.UU. y el fortalecimiento de los privilegios de los inversionistas y el aumento de las exportaciones norteamericanas y para estimular la competitividad de Estados Unidos y facilitarle el acceso al mercado colombiano y fortalecer el apoyo del gobierno colombiano a los intereses de EEUU, no solamente en el plano nacional sino internacional, como su agenda militar y de lucha contra el narcotráfico.

Los dos gobiernos al suscribir ese acuerdo se ponen en contra no solamente de las voces que recientemente y desde hace años exigen garantías reales y duraderas a los derechos humanos y que incluyen la opinión reciente de congresistas demócratas, de la AFL y la USW y hacer creer que Colombia, calificada por la Confederación Sindical Internacional, nuevamente hace pocos días, como el país más peligroso del mundo para los sindicalistas, en tres meses va a superar esta situación. También los gobiernos ignoran los argumentos y las demandas de quienes han denunciado el carácter lesivo del TLC para los derechos de los trabajadores, la soberanía alimentaria, el desarrollo social y económico, la integración regional.

Santos continúa la obsesiva preocupación de Uribe por la ratificación del TLC y está a punto de someter a Colombia a nuevos sacrificios de su soberanía y estos hechos ameritan una inmediata y contundente reacción del movimiento popular.

Abril de 2011.

 

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo
4 abril 2011 1 04 /04 /abril /2011 10:55

 

 

stphanehesStéphane Hesselportada

Traducción de María Belvis Martínez García

http://www.attacmadrid.org/wp/wp-content/uploads/Indignaos.pdf

  

93 años. Es la última etapa. El fin no está lejos. Qué suerte poder aprovecharla para recordar lo que ha servido de base a mi compromiso político: los años de resistencia y el programa elaborado hace 70 años por el Consejo Nacional de la Resistencia. A Jean Moulin le debemos, dentro del marco de este Consejo, el agrupamiento de todos los componentes de la Francia ocupada, los movimientos, los partidos, los sindicatos, con el fin de proclamar su adhesión a la Francia combativa y a su único jefe reconocido: el general De Gaulle. Desde Londres, donde me reuní con el general De Gaulle, en marzo de 1941, me llegó la noticia de que el Consejo había puesto en marcha un programa (adoptado el 15 de marzo de 1944) que proponía para la Francia liberada un conjunto de principios y valores sobre los que se asentaría la democracia moderna de nuestro país[1].

Estos principios y valores los necesitamos hoy más que nunca. Es nuestra obligación velar todos juntos para que nuestra sociedad siga siendo una sociedad de la que podamos sentirnos orgullosos, y no esta sociedad de indocumentados, de expulsiones, de sospechas con respecto a la inmigración; no esta sociedad en la que se ponen en cuestión las pensiones, los logros de la Seguridad Social; no esta sociedad donde los medios de comunicación están en manos de los poderosos. Todas estas son cosas que habríamos evitado apoyar si hubiéramos sido verdaderos herederos del Consejo Nacional de la Resistencia.

A partir de 1945, después de un drama atroz, las fuerzas internas del Consejo de la Resistencia se entregan a una ambiciosa resurrección. Se crea la Seguridad Social como la Resistencia deseaba, tal y como su programa lo estipulaba: “un plan completo de Seguridad social que aspire a asegurar los medios de subsistencia de todos los ciudadanos cuando estos sean incapaces de procurárselos mediante el trabajo”; “una pensión que permita a los trabajadores viejos terminar dignamente su vida”. Las fuentes de energía, electricidad y gas, las minas de carbón y los bancos son nacionalizados. El programa recomendaba “que la nación recuperara los grandes medios de producción, fruto del trabajo común, las fuentes de energía, los yacimientos, las compañías de seguros y los grandes bancos”; “la instauración de una verdadera democracia económica y social, que expulse a los grandes feudalismos económicos y financieros de la dirección de la economía”. El interés general debe primar sobre el interés particular, el justo reparto de la riqueza creada por el trabajo debe primar sobre el poder del dinero. La Resistencia propone “una organización racional de la economía que garantice la subordinación de los intereses particulares al interés general y que se deshaga de la dictadura profesional instaurada según el modelo de los Estados fascistas”, y el gobierno provisional de la República toma el relevo.

Una verdadera democracia necesita una prensa independiente; la Resistencia lo sabe, lo exige, defiende “la libertad de prensa, su honor y su independencia del estado, de los poderes del dinero y de las influencias extranjeras”. Esto es lo que, desde 1944, aún indican las ordenanzas en relación a la prensa. Ahora bien, esto es lo que está en peligro hoy en día.

La Resistencia llamaba a la “posibilidad efectiva para todos los niños franceses de beneficiarse de la mejor instrucción posible”, sin discriminación; ahora bien, las reformas propuestas en 2008 van contra este proyecto. Jóvenes profesores, a los cuales apoyo, han peleado hasta impedir la aplicación de estas reformas y han visto disminuidos sus salarios a modo de penalización. Se han indignado, han “desobedecido”, han considerado que estas reformas se alejaban del ideal de la escuela republicana, que estaban al servicio de la sociedad del dinero y que no desarrollaban suficientemente el espíritu creativo y crítico.

Es la base de las conquistas sociales de la Resistencia la que hoy se cuestiona[2].

El motivo de la resistencia es la indignación

Se tiene la osadía de decirnos que el Estado ya no puede asegurar los costes de estas medidas sociales. Pero cómo puede faltar hoy dinero para mantener y prolongar estas conquistas, cuando la producción de la riqueza ha aumentado considerablemente desde la Liberación, periodo en el que Europa estaba en la ruina, si no es porque el poder del dinero, combatido con fuerza por la Resistencia, no ha sido nunca tan grande, tan insolente y tan egoísta con sus propios servidores, incluso en las más altas esferas del Estado. Los bancos, una vez privatizados, se preocupan mucho por sus dividendos y por los altos salarios de sus dirigentes, no por el interés general. La brecha entre los más pobres y los más ricos no ha sido nunca tan grande, ni la búsqueda del dinero tan apasionada.

El motivo principal de la Resistencia era la indignación. Nosotros, veteranos de los movimientos de resistencia y de las fuerzas combatientes de la Francia libre, llamamos a las jóvenes generaciones a vivir y transmitir la herencia de la Resistencia y de sus ideales. Nosotros les decimos: tomad el relevo, ¡indignaos! Los responsables políticos, económicos e intelectuales, y el conjunto de la sociedad no deben dimitir ni dejarse impresionar por la actual dictadura de los mercados financieros que amenaza la paz y la democracia.

Os deseo a todos, a cada uno de vosotros, que tengáis vuestro motivo de indignación. Es algo precioso. Cuando algo nos indigna, como a mí me indignó el nazismo, nos volvemos militantes, fuertes y comprometidos.

Volvemos a encontrarnos con esta corriente de la historia, y la gran corriente de la historia debe perseguirse por cada uno. Y esta corriente nos conduce a más justicia y libertad; pero no a la libertad incontrolada de la zorra en el gallinero. Estos derechos, recogidos en 1948 en un programa de la Declaración universal, son universales. Si conocéis a alguien que no los disfruta, compadecedlo, ayudadle a conseguirlos.

Dos visiones de la historia

 

Desde luego, la experiencia de alguien viejo, como yo, nacido en 1917, es diferente de la experiencia de los jóvenes de hoy. A menudo solicito a los profesores de colegios la oportunidad de dirigirme a sus alumnos, y les digo: “vosotros no tenéis las mismas razones evidentes para comprometeros. Para nosotros, resistir era no aceptar la ocupación alemana, la derrota. Era algo relativamente simple; simple como lo que vino a continuación: la descolonización. Siguió la guerra de Argelia: era necesario que Argelia se independizara, era algo evidente. En cuanto a Stalin, todos aplaudimos la victoria del ejército rojo contra los nazis, en 1943. Pero cuando nos enteramos de las grandes purgas estalinistas de 1935, aunque era necesario estar al corriente de lo que hacía el comunismo para contrarrestar el capitalismo americano, la necesidad de oponerse a esta forma insoportable de totalitarismo se impuso como una evidencia. Mi larga vida me ha dado una serie de razones para indignarme.

Estas razones son fruto menos de una emoción que de una voluntad de compromiso. Cuando estudiaba en la Escuela Normal, Sartre, un condiscípulo mayor que yo, me influenció profundamente. La náusea, El muro, pero no El ser y la nada, fueron muy importantes en la formación de mi pensamiento. Sartre nos enseñó a decirnos: “Sois responsables en tanto que individuos”. Era un mensaje de libertad. La responsabilidad del hombre que no puede confiar ni en un poder ni en un dios. Al contrario, es necesario comprometerse en nombre de la propia responsabilidad como persona humana. Cuando entré en la Escuela Normal de la calle Ulm, en Paris, en 1939, entré como ferviente discípulo del filósofo Hegel, y seguí el seminario de Maurice Merleau-Ponty. Su enseñanza exploraba la experiencia concreta, la del cuerpo y sus relaciones con los sentidos, gran singular frente a la pluralidad de los sentidos. Pero mi optimismo natural, que quiere que todo lo que es deseable sea posible, me encaminaba más bien a Hegel. El hegelianismo interpreta que la larga historia de la humanidad tiene un sentido: la libertad del hombre que progresa paso a paso. La historia está hecha de choques sucesivos, es la asunción de los desafíos. La historia de las sociedades progresa, y al final, cuando el hombre ha alcanzado su completa libertad, se tiene el estado democrático en su forma ideal.

Existe, desde luego, otra concepción de la historia. Los progresos conseguidos por la libertad, la competición, la carrera por el “siempre más” pueden ser vividos como un huracán destructor. Así la concibe un amigo de mi padre, el hombre que compartió con él la tarea de traducir al alemán En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust. Es el filósofo alemán Walter Benjamin. Él había encontrado un mensaje pesimista en un cuadro del pintor suizo Paul Klee, el Angelus Novus, en el que la figura de un ángel abre los brazos como para contener y rechazar una tempestad que Benjamin identifica con el progreso. Para Benjamin, que se suicidó en septiembre de 1940 para huir del nazismo, el sentido de la historia es un camino irresistible de catástrofe en catástrofe.

La indiferencia: la peor de las actitudes

 

Es posible identificar desde ahora dos grandes desafíos nuevos:

1.     La gran diferencia que existe entre los muy pobres y los muy ricos, la cual no deja de crecer. Se trata de una innovación de los siglos XX y XXI. Los muy pobres del mundo de hoy ganan apenas dos dólares al día. No se puede dejar que esta diferencia se haga más profunda todavía. La constatación de este hecho debería suscitar por sí misma un compromiso.

2.     Los derechos del hombre y el estado del planeta. Después de la Liberación tuve la suerte de participar en la redacción de la Declaración universal de los derechos del hombre adoptada por la Organización de Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, en el palacio de Chaillot, en Paris. Como jefe de gabinete de Henri Laugier, secretario general adjunto de la ONU y secretario de la Comisión de los Derechos del hombre participé, entre otros, en la redacción de esta declaración. No puedo olvidar el papel que tuvo en su elaboración René Cassin, comisario nacional de justicia y educación del gobierno de la Francia libre, en Londres, en 1941, el cual fue premio Nobel de la paz en 1968, ni el de Pierre Mendès France dentro del Consejo económico y social, al que enviábamos los textos que elaborábamos antes de que fueran examinados por la Tercera Comisión de la Asamblea General, encargada de los aspectos sociales, humanitarios y culturales. La Comisión contaba con los 54 estados que eran miembros, en aquel momento, de las Naciones Unidas, y yo me encargaba de su secretaría. A René Cassin debemos el término de derechos “universales”, y no “internacionales” como proponían nuestros amigos anglosajones. Puesto que en esto está lo que se juega al terminar la segunda guerra mundial: la emancipación de las amenazas que el totalitarismo hizo pesar sobre la humanidad. Para emanciparse, es necesario conseguir que los estados miembros de la ONU se comprometan a respetar estos derechos universales. Es una manera de desmontar el argumento de plena soberanía que un estado puede hacer valer mientras comete crímenes contra la humanidad dentro de su territorio. Este fue el caso de Hitler, que se consideraba dueño y señor en su tierra y autorizado a provocar un genocidio. Esta declaración universal debe mucho a la revulsión universal contra el nazismo, el fascismo, el totalitarismo, y, también, a nosotros, al espíritu de la Resistencia. Sentía que había que actuar rápidamente, no ser víctima de la hipocresía que había en la adhesión proclamada por los vencedores a estos valores que no todos tenían la intención de promover limpiamente, pero que nosotros intentábamos imponerles[3].

No me aguanto las ganas de citar el artículo 15 de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre: “Toda persona tiene derecho a una nacionalidad”; el artículo 22: “Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre desarrollo de su personalidad”. Y si esta declaración tiene un alcance declarativo, y no jurídico, no por eso ha desempeñado un papel menos importante desde 1948; se ha visto a pueblos colonizados acogerse a ella en su lucha por la independencia; ha inspirado a los espíritus en su lucha por la libertad.

Constato con alegría que a lo largo de las últimas décadas se han multiplicado las organizaciones no gubernamentales, los movimientos sociales como Attac (Association pour la taxation des transactions financières[4]), la FIDH (Fédération international des Droits de l”homme[5]), Amnesty…, que son activas y efectivas. Es evidente que para ser eficaz actualmente es necesario actuar conjuntamente; aprovechar todos los medios modernos de comunicación. A los jóvenes, les digo: mirad alrededor de vosotros, encontraréis temas que justifiquen vuestra indignación –el trato que se da a los inmigrantes, a los indocumentados, a los Roms[6]. Encontraréis situaciones concretas que os empujarán a llevar a cabo una acción ciudadana de importancia. ¡Buscad y encontraréis!

Mi indignación a propósito de Palestina

Hoy, mi principal indignación concierne a Palestina, la franja de Gaza y Cisjordania. Este conflicto es un motivo propio de indignación. Es necesario leer el informe Richard Goldstone, de septiembre de 2009, sobre Gaza. En él este juez sudafricano, judío, que se declara incluso sionista, acusa al ejército israelí de haber cometido ““actos asimilables a crímenes de guerra y quizás, en ciertas circunstancias, a crímenes contra la humanidad”“ durante la operación “Plomo Fundido” que duró tres semanas. Volví a Gaza en 2009, pude entrar con mi mujer gracias a nuestros pasaportes diplomáticos, para verificar con mis propios ojos lo que el informe contaba. Las personas que nos acompañaban no fueron autorizadas a entrar a la franja de Gaza. Ni a Cisjordania. Visitamos los campos de refugiados palestinos creados en 1948 por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo, UNRWA, donde más de tres millones de palestinos expulsados de sus tierras por Israel esperan un retorno cada vez más problemático. En cuanto a Gaza, ésta es una prisión a cielo abierto para un millón y medio de palestinos. Una prisión donde se organizan para sobrevivir. Más que las destrucciones materiales, como la del hospital de la Media Luna Roja por la operación “Plomo Fundido”, es el comportamiento de los habitantes de Gaza, su patriotismo, su amor por el mar y la playa, su constante preocupación por el bienestar de sus hijos, numerosos y risueños, lo que llena nuestra memoria. Quedamos impresionados por su ingeniosa manera de hacer cara a todas las penurias que les son impuestas. Les hemos visto fabricar ladrillos, por falta de cemento, para reconstruir las miles de casas destruidas por los tanques. Nos confirmaron que hubo 1400 muertos –mujeres, niños y viejos incluidos en el campo palestino– a lo largo de esta operación “Plomo Fundido”, llevada a cabo por el ejército israelí, contra sólo cincuenta heridos del lado de Israel. Comparto las conclusiones del juez surafricano. Que judíos puedan cometer crímenes de guerra es insoportable. Desgraciadamente, la historia ofrece pocos ejemplos de pueblos que aprenden de su propia historia.

Lo sé, Hamas, que había ganado las últimas elecciones legislativas, no pudo evitar que se dispararan cohetes sobre las ciudades israelíes en respuesta a la situación de aislamiento y de bloqueo en la que se encuentran los gazatíes. Evidentemente, pienso que el terrorismo es inaceptable, pero hay que reconocer que cuando se está ocupado con medios militares infinitamente superiores a los nuestros, la reacción popular no puede ser sólo no-violenta.

¿Le sirve de algo a Hamas enviar cohetes sobre la ciudad de Sderot? La respuesta es no. No sirve a su causa, pero se puede explicar debido a la exasperación del pueblo de Gaza. En la noción de exasperación, hay que entender la violencia como una lamentable conclusión de situaciones inaceptables para aquellos que las sufren. Se puede decir que el terrorismo es una especie de exasperación. Y que esta exasperación es un término negativo. Uno no se debe exasperar, uno debe esperar. La exasperación es la negación de la esperanza. Es comprensible, diría que hasta es natural; sin embargo, no es aceptable porque no permite obtener los resultados que puede eventualmente producir la esperanza.

La no-violencia, el camino que debemos aprender a seguir

Estoy convencido de que el futuro pertenece a la no-violencia, a la conciliación de las diferentes culturas. Por esta vía, la humanidad deberá franquear su próxima etapa. Y aquí coincido con Sartre: uno no puede excusar a los terroristas que arrojan bombas, pero puede comprenderlos. Sartre escribió en 1947: “Reconozco que la violencia bajo cualquier forma que se manifieste es un fracaso. Pero es un fracaso inevitable porque estamos en un universo de violencia. Y si es verdad que el recurso a la violencia hace que la violencia corra el riesgo de perpetuarse, también es verdad que es el único medio de hacerla cesar”[7]. A lo que yo añadiría que la no-violencia es una manera más segura de hacerla cesar. No se puede apoyar a los terroristas como Sartre lo hizo, en nombre de ese principio, durante la guerra de Argelia, o a propósito del atentado de los juegos de Munich, en 1972, cometido contra atletas israelíes. No es eficaz, y Sartre mismo acabará por preguntarse al final de su vida por el sentido del terrorismo y a dudar de su razón de ser. Decirse “la violencia no es eficaz” es más importante que saber si se debe condenar o no a aquellos que la utilizan. El terrorismo no es eficaz. En la noción de eficacia, es necesaria una esperanza no-violenta. Si existe una esperanza violenta es la de la poesía de Guillaume Apollinaire: “Que l”esperance est violente”[8]; no en política. Sartre, en marzo de 1980, tres semanas antes de morir, declaraba: “Hay que intentar explicar por qué el mundo de hoy, que es horrible, no es más que un momento en el largo desarrollo histórico, que la esperanza ha sido siempre una de las fuerzas dominantes de las revoluciones y de las insurrecciones, y cómo todavía siento la esperanza como mi concepción del futuro”[9].

Hay que entender que la violencia vuelve la espalda a la esperanza. Hay que preferir la esperanza, la esperanza de la no-violencia. Es el camino que debemos aprender a seguir. Tanto por parte de los opresores como por parte de los oprimidos, hay que llegar a una negociación para acabar con la opresión; esto es lo permitirá acabar con la violencia terrorista. Es por eso que no se debe permitir que se acumule mucho odio.

El mensaje de alguien como Mandela, como Martin Luther King, encuentra toda su pertinencia en un mundo que ha sobrepasado la confrontación de las ideologías y el totalitarismo. Es un mensaje de esperanza en la capacidad que tienen las sociedades modernas para sobrepasar los conflictos por medio de una comprensión mutua y de una paciencia vigilante. Para llegar a ello, es necesario basarse en los derechos, cuya violación, sea quien sea el autor, debe provocar nuestra indignación. No debemos consentir la transgresión de estos derechos.

Por una insurrección pacífica

He constatado, y no soy el único, la reacción del gobierno israelí ante el hecho de que cada viernes los ciudadanos de Bil”id van, sin arrojar piedras, sin utilizar la fuerza, hasta el muro contra el cual protestan. Las autoridades israelíes han calificado esta marcha de “terrorismo no-violento”. No está mal… Hay que ser israelí para calificar de terrorista a la no-violencia. Hay que estar molesto por la eficacia que tiene la no-violencia para suscitar el apoyo, la comprensión y el sostén de todos los adversarios de la opresión.

El pensamiento productivista, sostenido por Occidente, ha metido al mundo en una crisis de la que hay que salir rompiendo radicalmente con la huída hacia adelante del “siempre más”, tanto en el dominio financiero como en el dominio de las ciencias y de la técnica. Ya es hora de que la preocupación por la ética, la justicia y la estabilidad duradera sea lo que prevalezca. Pues nos amenazan los riesgos más graves; riesgos que pueden poner fin a la aventura humana sobre un planeta que puede volverse inhabitable.

Pero es verdad que se han hecho importantes progresos desde1948: la descolonización, el fin del apartheid, la destrucción del imperio soviético, la caída del Muro de Berlín. Por el contrario, los diez primeros años del siglo XXI han supuesto un periodo de retroceso. Este retroceso, yo lo achaco, en parte, a la presidencia americana de George Bush, al 11 de septiembre y a las consecuencias desastrosas que de él han sacado los Estados Unidos, como la intervención militar en Irak. Hemos tenido esta crisis económica, pero tampoco hemos comenzado una nueva política de desarrollo. La cumbre de Copenhague contra el calentamiento climático no ha permitido establecer una verdadera política para la preservación del planeta. Estamos en un umbral, entre los horrores de la primera década y las posibilidades de las décadas siguientes. Pero hay que esperar, siempre hay que esperar. La década anterior, la de los años 1990, fue una fuente de grandes progresos. Las Naciones Unidas convocaron conferencias como las de Rio sobre el medio ambiente, en 1992; la de Pekín sobre las mujeres, en 1995; en septiembre de 2000, a iniciativa del secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, los 191 países miembros adoptaron la declaración sobre los “Ocho objetivos del milenio para el desarrollo”, por la cual se comprometen a reducir a la mitad la pobreza en el mundo de aquí a 2015. Mi gran pesar, es que ni Obama ni la Unión Europea hayan manifestado aún lo que debería ser su aportación para una fase constructiva que se apoye en los valores fundamentales.

¿Cómo terminar esta llamada a indignarse? Recordando que, con ocasión del sexagésimo aniversario del Programa del Consejo nacional de la Resistencia, dijimos, el 8 de marzo de 2004, nosotros, los veteranos de los movimientos de Resistencia y de las fuerzas combativas de la Francia libre (1940-1945), que, desde luego, “el nazismo ha sido vencido gracias al sacrificio de nuestros hermanos y hermanas de la Resistencia y de las Naciones Unidas contra la barbarie fascista. Pero esta amenaza no ha desaparecido por completo, y nuestra cólera contra la injusticia permanece intacta”[10].

No, esta amenaza no ha desaparecido por completo. Por eso, hagamos siempre un llamamiento a “una verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que no proponen como horizonte para nuestra juventud más que el consumismo de masas, el desprecio de los más débiles y de la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos”.

A los hombres y mujeres que harán el siglo XXI, les decimos con nuestra afección:

 

“CREAR ES RESISTIR, RESISTIR ES CREAR”



[1]Creado clandestinamente el 27 de mayo de 1943, en París, por los representantes de los ocho grandes movimientos de Resistencia, de los dos grandes sindicatos anteriores a la guerra: la CGT y la CFTC (Confederación francesa de trabajadores cristianos) y de los diez principales partidos políticos de la III República, el PC y la SFIO (los socialistas), el Consejo Nacional de la Resistencia (CNR) se reunió por primera vez este 27 de mayo bajo la presidencia de Jean Moulin, delegado del general De Gaulle, el cual quería crear este Consejo para hacer más eficaz la lucha contra los nazis y reforzar su propia legitimidad de cara a los aliados. De Gaulle encargó a este Consejo la elaboración de un programa de gobierno en previsión de la liberación de Francia. Este programa fue objeto de muchas idas y venidas del CNR y del gobierno de la Francia libre, unas veces a Londres y otras a Argel, antes de ser adoptado el 15 de marzo de 1944 en sesión asamblearia por el CNR. El CNR entregó este programa al general De Gaulle el 25 de agosto de 1944 en el ayuntamiento de París. El decreto en relación a la prensa se promulgó el 26 de agosto. Uno de los principales redactores del programa fue Roger Ginsburger, hijo de un rabino alsaciano; bajo el pseudónimo de Pierre Villon fue secretario general del frente nacional para la independencia de Francia, movimiento de resistencia creado por el partido comunista francés en 1941, y representó a este movimiento en el seno del CNR y de su oficina permanente.

[2]Según una estimación sindicalista, hemos pasado de entre el 75 al 80% del salario como importe de las jubilaciones a alrededor del 50%. Jean-Paul Domin, catedrático de Economía en la universidad de Reims Champagne-Ardennes, en 2010, redacta para el Instituto Europeo de Ciencias Sociales (IES, Institut Européen du Salariat) un apunte sobre “El seguro de enfermedad complementario”. En él revela en qué medida el acceso a un seguro complementario de calidad es ahora un privilegio del estatus social, que los más frágiles renuncian a los cuidados por falta de seguros complementarios y por la cuantía del resto que queda por pagar; que la fuente del problema es no haber hecho del salario el soporte de los derechos sociales –punto central de los decretos del 4 y del 15 de octubre de 1945. Estos promulgaban la Seguridad Social y encomendaban su gestión a la doble autoridad de los representantes de los trabajadores y del Estado. Después de las reformas Juppé de 1995, promulgadas por decreto, más la ley Douste Blazy (médico de formación), de 2004, es el Estado el único que gestiona la Seguridad Social. Es, por ejemplo,el jefe del Estado el que nombra por decreto al director de la Tesorería General de la Seguridad Social (Caisse National d”Assurance Maladie (CNAM)).Ya no son los sindicalistas, como después de la Liberación, sino el Estado quien está a la cabeza del organismo que gestiona las prestaciones sanitarias a nivel departamental a través de los gobernadores (préfets de département).Los representantes de los trabajadores ya no tienen más que el papel de consejero.

[3]La Declaración Universal de los Derechos del hombre fue adoptada el 10 de diciembre de 1948, en Paris, por 48 de los 58 estados miembros de la Asamblea general de Naciones Unidas. Hubo ocho abstenciones: África del Sur, a causa del apartheid que la declaración condenaba de hecho; Arabia Saudita, igualmente, a causa de la igualdad entre hombres y mujeres; la URSS (Rusia, Ucrania, Bielorrusia), Polonia, Checoslovaquia y Yugoslavia estimaron que la Declaración no iba lo bastante lejos en la consideración de derechos económicos y sociales y sobre los derechos de las minorías; sin embargo, hay que tener en cuenta que Rusia en particular se opuso a la proposición australiana de crear una Corte internacional de derechos humanos encargada de examinar las peticiones dirigidas a Naciones Unidas; hay que recordar que el artículo 8 de la Declaración introduce el principio de apelación individual contra un estado en caso de violación de los derechos fundamentales. Este principio se aplicaría en Europa en 1998 con la creación de una Corte europea permanente de derechos humanos, la cual garantizó este derecho de apelación a más de 800 millones de europeos.

[4] N. de la T.: Asociación por la Tasación de las Transacciones y por la Ayuda a los Ciudadanos.

[5] Federación Internacional de Derechos Humanos.

[6] N. de la T.: Gitanos, zíngaros, etc.

[7]Sartre J.P; “Situation de l”écrivain en 1947”, en Situation II, Paris, Gallimard, 1948.

[8] N. de la T.: Se refiere al poema Le Pont Mirabeau, de Guillaume Apollinaire, que se transcribe a continuación:

Sous le pont Mirabeau coule la Seine

Et nos amours

Faut-il qu’il m’en souvienne

La joie venait toujours après la peine.

Vienne la nuit sonne l’heure

Les jours s’en vont je demeure

Les mains dans les mains restons face à face

Tandis que sous

Le pont de nos bras passe

Des éternels regards l’onde si lasse

Vienne la nuit sonne l’heure

Les jours s’en vont je demeure

L’amour s’en va comme cette eau courante

L’amour s’en va

Comme la vie est lente

Et comme l’Espérance est violente

Vienne la nuit sonne l’heure

Les jours s’en vont je demeure

Passent les jours et passent les semaines

Ni temps passé

Ni les amours reviennent

Sous le pont Mirabeau coule la Seine

Vienne la nuit sonne l’heure

Les jours s’en vont je demeure

[9] Sartre J.P; “Maintenat l”espoir… (III)” en Le Nouvel Observateur, 24 de marzo de 1980.

[10] Los firmantes del Appel del 8 de marzo de 2004 son: Lucie Aubrac, Raymond Aubrac, Henri Bartoli, Daniel Cordier, Philippe Dechartre, Georges Guingouin, Stéphane Hessel, Maurice Kriegel-Valtimont, Lise London, George Séguy, Germaine Tillion, Jean-Pierre Vernat, Maurice Voutey.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo
31 marzo 2011 4 31 /03 /marzo /2011 15:15

Derechos-humanos-_OKweb.jpg

 

Es extraordinaria la selectividad que existe en los medios de información de mayor difusión de España en la cobertura de las violaciones de los derechos humanos hoy en el mundo. Cuando tales violaciones ocurren en Cuba, la noticia ocupa grandes espacios mediáticos. La liberación de presos políticos en aquel país, por ejemplo, ha ocupado una gran atención de tales medios, así como de los establishments políticos tanto de España como de la Unión Europea. El Parlamento Europeo, por ejemplo, dominado por los partidos pertenecientes a las sensibilidades conservadoras y liberales, ha pasado varias resoluciones sobre lo que llaman “la flagrante violación de los derechos humanos en Cuba”. Me parece bien que se denuncie la violación de derechos humanos en Cuba, pero me parece enormemente incoherente (para expresarlo de una manera amable) que se permanezca en silencio frente a las violaciones mucho más extensas y más dramáticas que las ocurridas en Cuba y llevadas a cabo en países gobernados por las derechas, tales como Colombia. En realidad, este silencio muestra la falta de credibilidad de tales medios en su supuesta defensa de los derechos humanos. Lo que están haciendo es utilizarlos para promover sus puntos de vista políticos e ideológicos. No son las violaciones de los derechos humanos (que utilizan para sus fines ideológicos), sino su objetivo de promocionar su ideario político lo que motiva su atención a tal violación.

 

Hoy, uno de los países que está cometiendo mayores violaciones de derechos humanos en América Latina y en el mundo es Colombia, sin que los medios de información españoles de mayor difusión hayan informado sobre ello. Colombia ha sobrepasado este año a Sudán como el país que tiene un porcentaje mayor de personas desplazadas de sus hogares por causas políticas. De una población total de 44 millones de habitantes, 5,2 millones (casi el 12% de la población) han sido desplazadas por causas políticas, siendo los grupos más afectados por estos desplazamientos forzosos las poblaciones indígenas, tal como documenta el asesor jurídico de los Sindicatos del Acero de EEUU, Dan Kovalick, en su artículo “Colombia Slips Into the Abyss” (Counterpunch, 10-03-11).

 

Es probable que esta situación se acentúe con el Tratado de Libre Comercio con EEUU, pues facilitará las inversiones estadounidenses en la producción de aceite de palma, que es una de las causas del desplazamiento de la población indígena, conseguido por medios violentos y liderado por los infames paramilitares, que utilizan la lucha contra la guerrilla como excusa para expulsar a miles y miles de campesinos de sus tierras.

 

El Tratado de Libre Comercio entre Colombia y EEUU (presionado por las grandes corporaciones estadounidenses) tendrá un impacto muy negativo en el pequeño campesino colombiano, tal como ha ocurrido con semejantes tratados bilaterales de EEUU con México y con Haití. Como ha reconocido recientemente nada menos que el que fue presidente de EEUU Bill Clinton, el mayor promotor del tratado de libre comercio entre Haití y EEUU cuando fue presidente, tal tratado ha dañado a Haití. Cito directamente sus declaraciones: “El tratado bilateral con Haití favoreció a los grandes agricultores de mi Estado, Arkansas, pero ha dañado enormemente a los pequeños campesinos de Haití. Fue un gran error… Y tendré que vivir el resto de mi vida con el sentimiento de haber sido responsable del deterioro de la capacidad de producir alimento por parte del propio pueblo de Haití” (mencionado en el artículo de Kovalick).

 

Otra enorme violación de los derechos humanos es la situación laboral en Colombia. Según la Escuela Nacional Sindical (ENS) de Colombia, 51 sindicalistas fueron asesinados en 2010, y en lo que va de año ya se ha asesinado a cuatro sindicalistas (incluyendo tres maestros). Como escribe el mismo Dan Kovalick (esta vez en el diario Huffington Post, 09-03-11), este número de sindicalistas, 51, es idéntico al número de sindicalistas asesinados en 2008, cuando el candidato Obama expresó su desacuerdo con el tratado bilateral de comercio entre Colombia y EEUU. El candidato Obama se opuso a la ratificación del tratado, refiriéndose a los asesinatos políticos de los sindicalistas como la causa de su oposición. Un indicador más del abandono de muchas de sus promesas ha sido el hecho de que el presidente Obama, con el mismo número de sindicalistas muertos hoy que entonces, apoye ahora tal ratificación. La situación de abuso que está ocurriendo en Colombia ha dado pie a que la Confederación Internacional de Sindicatos se oponga también a que se establezca un tratado bilateral entre la Unión Europea y Colombia semejante al que probablemente se aprobará en EEUU este año. Es probable que ambos parlamentos, el Congreso de EEUU y el Parlamento Europeo, que se llenan la boca hablando de derechos humanos, aprueben tal tratado.

 

¿Se imaginan ustedes qué ocurriría si fueran asesinados 51 sindicalistas en Cuba? Ocurre en Colombia y ni siquiera es noticia. ¿Dónde están los “grandes defensores de los derechos humanos” como Mario Vargas Llosa, José María Aznar, Bernard-Henri Lévy, Moisés Naím y otros? y ¿dónde se pueden leer los editoriales de los grandes medios de difusión protestando por tales hechos? Por cierto, cuando estoy terminando de escribir este artículo, leo en la agencia EFE que el abogado Ricardo Alberto Sierra, que representaba a los familiares de las víctimas de los paramilitares de la región del Pacífico (20.000 asesinados), acaba de ser asesinado ante su familia. ¿Hasta cuándo la comunidad internacional, supuestamente defensora de los derechos humanos, continuará con su silencio ensordecedor?

 

Vicenç Navarro es catedrático de Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra y profesor de Public Policy en The Johns Hopkins University

 

Ilustración de Mikel Jaso

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VICENÇ NAVARRO

 http://blogs.publico.es/dominiopublico/3216/derechos-humanos-%C2%BFde-quien/

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo
26 marzo 2011 6 26 /03 /marzo /2011 15:59

NO.jpg

 

nuevatribuna.es | Actualizado 25 Marzo 2011 - 15:23 h.

Ante los acontecimientos recientes producidos en Libia y con el ataque de las potencias occidentales, tengo que mostrar mi absoluto desacuerdo y más con la participación española, donde el gobierno de Zapatero se suma a un ataque, dando una prueba más de su sumisión ante los poderosos.

 Uno de los argumentos que se utilizan es que hay que defender a la población civil y obligar al cumplimiento de las resoluciones de Naciones Unidas. Eso está muy bien, pero esta misma argumentación sirve para otros casos como por ejemplo Israel que no cumple ninguna y masacra a los palestinos en Gaza, o para Bahréin, para Arabia, para Marruecos, Yemen…, ahí la vida de sus habitantes se entiende que no tienen el mismo valor que la de los libios.

 ¿No es Gadafi un dictador?

 Si, al igual que lo era Ben Ali (Túnez), Mubarak (Egipto). Lo son los jeques árabes, ver lo que pasa en Bahréin, Yemen o lo es el rey de Arabia.

 Para el mundo occidental no todos los dictadores son iguales, es decir, tienen distintas varas de medir. Lo definen muy bien los norteamericanos cuando comentaban del dictador nicaragüense Somoza que decían “Somoza es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”.

 De los dictadores que tanto abundan en el mundo árabe, Gadafi no era especialmente simpático a Occidente. Es conocido su discurso antiimperialista y porque no se plegaba con facilidad a los dictados de los poderosos. Sin embargo, Gadafi compró muchísimas voluntades, empezando por Italia, país en el que tiene grandes inversiones en finanzas e industria y como no podía ser de otra forma, negocios personales con el ínclito Berlusconi.

 Tiren de hemeroteca y vean como la haima de Gadafi se ha paseado por Madrid, Paris, Roma, Berlín… Y todos acudían al besamanos del dictador, en busca del capital financiero libio, entonces no importaba los derechos humanos y que masacrara a su población. Todo el mundo sabía la corrupción, la falta de derechos humanos, las torturas y muertos que ha provocado.

 Libia es un eslabón más de personajes como Ben Ali, Mubarak, en Bahréin, Yemen, Arabia, Marruecos, pero la hipocresía política de Europa no tiene límite.

 Gadafi aseguraba una cantidad importante de gas y petróleo. Era enemigo acérrimo del islamismo radical de Bin Laden y Al Queda, así que era un factor estabilizador de la zona y además un tapón para el desarrollo de organizaciones como los Hermanos Musulmanes e impedía la inmigración clandestina proveniente desde el Sahel.

 Dentro de los cinco países norteafricanos, los libios eran los que presentaban una renta per cápita más alta con unos 18.000 dólares anuales. Sus niveles educativos en primaria y secundaria se encontraban cercanos a los europeos y disponía de una buena sanidad pública, nada que ver con la del resto de los países norteafricanos.

 Dentro de la llamada revolución verde que protagoniza Gadafi, destaca el fuerte impulso que da al sector primario, con la finalidad de autoabastecerse con su propia agricultura. Para que esta pueda desarrollarse, realiza ingentes inversiones en agua. Contrató a empresas surcoreanas para que realizaran un trasvase de agua desde los acuíferos que hay debajo del desierto libio y transpórtala hasta las zonas costeras donde vive la población y se puede desarrollar una agricultura floreciente. Se ha gastado en estos proyectos de trasvases entre 35.000-40.000 millones de dólares, sin que las constructoras europeas participaran y ese ha sido uno de sus pecados. Otro ha sido el control con mano de hierro de las concesiones de gas y petróleo a las multinacionales occidentales.

 ¿Por qué Sarkozy tiene tanto interés en Libia?

 Resulta sorprendente la actuación del presidente francés y el papel protagonista que está teniendo en Libia. Por un lado, se declara campeón de los derechos humanos en otros países, mientras que es incapaz de garantizarlos en su propio país, con actuaciones escandalosas en los barrios de la periferia de las grandes ciudades francesas.

 Sarkozy se ha destacado en la defensa de los dictadores africanos, vean su apoyo a Ben Ali (Túnez), al rey de Marruecos y todas las dictaduras del Sahel ¿Por qué tanto interés con Gadafi? Dos serían las razones de semejante protagonismo e hiperactividad.

 Por un lado, tapar el escándalo nuclear japonés y que pase esto a un puesto informativo secundario ¿qué mejor que la guerra de Libia? Recordar que Francia, junto con Estados Unidos dispone de toda la tecnología nuclear. La principal empresa mundial en energía nuclear es la francesa Areva, y en estos momentos en que estaba consiguiendo inmensos negocios nucleares por todo el mundo, el desastre japonés le supone el hundimiento definitivo de la energía nuclear y en consecuencia de Areva

 Su segundo objetivo también tiene que ver con lo nuclear. Sarkozy está planteando dividir Libia en dos estados, la Tripolitania, permitiendo seguir a Gadafi y la Cirenaica con capital en Bengazi. Esta Cirenaica estaría bajo su hegemonía. Conseguiría así dos objetivos, por una parte, una cuota importante de gas y petróleo destinado a sus multinacionales y por otro lado, controlando la Cirenaica pondría en contacto Chad y Níger, donde tiene importantes intereses, en concreto en Níger que es el principal productor de uranio del mundo. Así, toda esta zona, quedaría bajo hegemonía francesa.

 ¿Qué decir del británico Cameron?Toda su política se mueve en torno a buscar privilegios y capitales para su Citi londinense. Para Cameron todo se compra y se vende, su único Dios es el dinero. Si no como interpretan su defensa de los derechos humanos de los inmigrantes donde solo acepta a los que depositen quince millones de libras en sus bancos. Los que no tiene ese dinero, ya no son personas adecuadas para vivir en Inglaterra, este es el adalid de los derechos humanos de los libios. Su participación está en función de los intereses de las multinacionales y financieras británicas.

 

¿Y Zapatero?Es curiosa la transmutación de este hombre, que del NO a la guerra de Iraq, pasa a la más sublime sumisión a la guerra de Libia. En el congreso en una actuación demagógica en contestación a Llamazares y para justificarse dijo que en Afganistán no hay petróleo, y es cierto, pero que no nos crea tan estúpidos. Afganistán es necesario para sacar el petróleo y gas de los países del centro de Asía y si no, que se lo pregunten a las multinacionales norteamericanas que intentaron comprar a los talibanes. Quizá la geoestrategia, le venga demasiado grande a Zapatero. No tiene un solo argumento sólido para llevarnos a la guerra ¿Por qué la Merkel no va y si Zapatero?

 Nunca los conflictos se solucionan con guerras. Si Gadafi ha masacrado a su pueblo ha sido con el consentimiento de Occidente. ¿Quién le ha vendido las armas? ¿Quién le ha mantenido en el poder? ¿Por qué se mantiene al jeque de Bahréin que masacra a su pueblo? ¿Por qué se sigue manteniendo en el poder a la monarquía de Arabia? ¿Por qué se sigue dando apoyo a la monarquía marroquí?...

 Cuando Occidente se excusa en la defensa de los derechos humanos, debemos entender que lo que se está defendiendo son sus intereses imperiales, financieros y de sus multinacionales. Una vez más NO A LA GUERRA.

 

http://www.nuevatribuna.es

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo
23 marzo 2011 3 23 /03 /marzo /2011 08:41

 HERMANITO1

 

En Colombia hay un nuevo Santo… SAN TURBAN

Ambientalistas agredidos, manoseados, airados, preocupados y combativos….UNIOS.

Pareciera que los nuevos tiempos traen mensajes de los viejos sabios quienes fatigaron su vida anunciando y recomendando acciones sobre los cuidados que debemos con nuestra ‘madre naturaleza,

Por lo sucedido en esta semana, podemos decir que tenemos un nuevo santo, aunque este no haya pasado por los recintos, gabelas y vericuetos del Vaticano, este nuevo santo se apareció en Colombia, se trata del santo de los ambientalistas, el santo milagroso de los que en medio de exigencias por la defensa y cuidado de la vida, se asomó en un páramo y empezó a dar resultados o milagros, para algunos impensables o imposibles, este santo bendito es SAN TURBAN, benemérito ecologista y de ahora en adelante muy mentado y convocado en las mil y mas luchas y marchas y trajines y pelas que hay por dar en contra de los abusos y maltratos criminales con las que afectan a la ‘madre natura’, injurias vitales que desde gobiernos y manos patibularias se están haciendo contra este hábitat tan menguado y malgastado que hoy sufre el mundo y, que según se dice y ve, vamos para afectaciones universales, como estas energéticas y espantosas desordenadas nucleares.

No es coincidencia, todo tiene su causalidad en este mundo, que el rebote de la explosión y explotación (no solo de la clase obrera) del Japón, avenga esta semana con el empuje ciudadano que arrinconó las decisiones de atropello delictivo que se cocinaba hacia el paramo de Santurban, no es gratuito, aquí en esta brega se juntaron, a manera de gesta, la perseverancia de ambientalistas comprometidos que caminaron su propuesta, defensa, denuncia y organización, ganando espacios y reconocimientos  en el campo de la opinión pública y en escenarios académicos y científicos, los cuales, en junta y grupo de intereses, vencieron dificultades, unieron ánimos y voluntades, vincularon diferentes sectores políticos y sociales, y la gesta se fue creciendo camino a la defensa y preservación del nuevo santo, al paramo Santurban, que hoy respira un poco de tranquilidad.

Más aun no todo se ha ganado, aun persisten acciones propias de esa transgresión contra natura que se regó por toda la geografía colombiana, esa de permisos de explotación minera ‘sin control’, afectaciones que reclaman acciones y gestiones parecidas a estas que dese Santander y Bucaramanga y en muchos rincones del mundo se encontraron, y ahora con manos y manos unidas, miles de ambientalistas, defensores del agua, de la vida, del poco ambiente que nos queda, podemos juntarnos para seguir al santo de moda, con el fin de ganar y lograr dar marcha atrás a las miles de concesiones mineras que se han autorizado y apuntan a desmantelar y arruinar nuestra mermada geografía natural.

San Turban ayúdenos a luchar contra la malversación del ecosistema, que desde distintos fauces se está dando.

hipolito

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo
1 febrero 2011 2 01 /02 /febrero /2011 21:58

 

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo
23 enero 2011 7 23 /01 /enero /2011 20:33

 HERMANITO1

José Cuesta Novoa

Profesor universitario

 "Raúl fue un hombre íntegro. Lo conocí hace tantos años que perdí la cuenta. Estuvimos juntos en el Caquetá donde fundamos lo que se llamó el Frente Sur del M-19 en 1980. Valiente como pocos, fraterno hasta el extremo, firme como una roca, era un ser humano en el que siempre se podía confiar. Hoy le decimos con el corazón HASTA SIEMPRE HERMANO, HASTA SIEMPRE COMPAÑERO, HASTA SIEMPRE COMANDANTE". Estas frases son escritas por Antonio Navarro Wolff, para expresar su dolor, tras conocer la noticia de la muerte de Germán Rojas Niño, más conocido en la lucha guerrillera del M-19, como Raulito. Creo que es una semblanza afortunada, porque describe en forma apretada las virtudes esenciales del guerrero de la magia, lo califican unos, del luchador imprescindible, postulan otros, al mejor estilo brechtiano, aludiendo a la convergencia entre la línea infinita de la vida, persistente en la lucha y el carácter insustituible de aquellos seres que hacen de la dignidad, la divisa insobornable de su existencia.

 Por lo pronto prefiero apelar a Kundera, "la lucha de la memoria contra el olvido es la lucha del hombre contra el poder", para ejercitar la reminiscencia colectiva de una sociedad como la nuestra, bastante proclive a la amnesia, porque sólo así, podremos ser justos con la vida y obra de Germán Rojas Niño. Escribo estas palabras que son ante todo un reto subversivo al tiempo y, a su estela de olvidos sucesivos, en el momento clave en que el cuerpo de Raúl es sometido al acto de la cremación, allí en la ciudad de Cali, la pachanguera, la que apreciamos tantas mañanas, desde las montañas del nor-oriente caucano, como una meta más, como una meta posible, propia del delirio bélico que aún nos embriagaba. Del polvo venimos y en polvo nos convertiremos, reza la tradición cristiana, y ante la inminencia de ese salto dialéctico que va a sufrir la corporeidad de Raúl, no nos queda otra opción que desenvainar la espada de la palabra, para que con ella podamos contar la historia, nuestra historia, la historia reciente de la lucha por la democracia, en la que Germán Rojas o Raúl, jugó un rol de primera línea, la historia que otros quieren invisibilizar o peor aún, ningunear en forma premeditada.

 El 19 de enero de 2011, escuché en la mañana como de costumbre los radio noticieros, los que presumimos interesantes, ellos me hablaron de los temas habituales, del precio del euro, o del dólar en un país de desplazados y desempleados; luego le dieron el cambio a la nueva capital de América Latina, desde Miami, la corresponsal nos habló del restaurante que está de moda en la capital del sol, medité sobre el carácter cínico del mensaje, no pude abstraerme a tal punto que olvidara la realidad semi-famelica de los públicos receptores de estos contenidos, de repente una llamada al teléfono móvil me libera de tanta información banal, superflua y asfixiante, era Odilia, mujer de un barrio popular, quien con voz entrecortada por el llanto, me dijo en forma lacónica: "Raulito murió anoche en la ciudad de Cali". No aguante más, me fui al computador y decidí escribir en una red social: "Hay muertes que no pueden ser asumidas en forma privada, menos en forma doméstica, porque sus vidas siempre fueron una obra pública al servicio de una nación plural, en paz y con justicia social. Paz en la tumba de RAUL, Germán Rojas Niño, CONSTIYUYENTE DEL 91". Lo hice porque hoy estoy convencido que si no asumimos la tarea de escribir nuestra propia historia, de resistencias, de luchas, de gobernabilidades, los otros, complacidos lo harán por nosotros, el gran problema reside en que a ellos, a los otros, sólo les inspira el ánimo de eclipsarnos.

 Raúl, tuvo la fortuna de hacer parte de un momento fantástico en la historia de esta Nación, del grupo de fundadores que imaginaron desde lo insólito y lo sorprendente, caminos de transformación para un país anclado en el tedio, en la modorra que provoca la estabilidad de la exclusión, media sociedad por fuera del frente nacional. Desde esa raíz nacionalista y de izquierda proclamaron a los cuatro vientos que había un ABRIL POR VENIR.

 En un comienzo, cuando los años del tropel, exigieron el uso de la lucha armada para promover todo tipo de libertades, en un país dominado por Estados de Sitio, Estatutos de Seguridad, Torturas y Desapariciones Forzadas, en ese instante Raúl fue Comandante ejemplar, liderando tropas, conduciendo combates y cosechando victorias populares.

 Después vino su mayor herejía, en medio de una guerra de fuegos cruzados, en donde la primera víctima era la legitimidad de los actores armados, todos sin excepción, pensó que la paz era posible e inventó modelos complejos de pensamiento que le dieran forma a un delicado e incierto proceso de transformación: los caminos de la guerra bien podrían convertirse en caminos de paz y de reconciliación. De seguro ese fue el momento de mayor valentía desplegado por Germán Rojas, Carlos Pizarro, Antonio Navarro, Vera Grabe, Otty Patiño, entre otros, apostarle a la dejación de armas, en un gesto casi que unilateral, pensando en el interés supremo de una Nación hastiada de la guerra fratricida, del enfrentamiento estéril; claro que fue valiente apostarle a la paz, en un país donde es más fácil armar una guerrilla que construir un proyecto político, civilista y democrático.

 El país recompensó en forma generosa esa decisión política herética, a pesar del aleve asesinato del Comandante Carlos Pizarro Leon-Gomez, el M-19 continuó empeñado en abrirle espacio a la paz, Navarro recoge las banderas del inmolado Comandante Pizarro, va a las elecciones presidenciales y obtiene 750.000 votos. Todos estos hechos: los acuerdos de paz suscritos entre las guerrillas y el Estado colombiano, los ascensos electorales de la izquierda, las luchas estudiantiles encarnadas en la séptima papeleta, las luchas de todos los movimientos sociales, crearon un singular ambiente propicio para la renovación de la vida política colombiana que desembocó en la trascendental Asamblea Nacional Constituyente del 91, de la cual la Alianza Democrática M-19 obtuvo 19 escaños, de un total de 72, uno de los cuales fue asumido por voluntad popular por Germán Rojas Niño. Si, Raúl fue uno de los protagonistas de la gesta política más importante del siglo XX en Colombia. Por eso en cada escenario democrático que habite los territorios de esta Nación diversa, en las luchas de las mujeres por promover la equidad de género; en los alzamientos juveniles para afirmar sus identidades; en la voces afros que se escuchan como demanda por sus tierras; en las mingas indígenas que caminan la palabra para reivindicar su historia de autonomías; en los desafíos iconoclastas de la población LGBT que demanda reconocimiento a sus derechos; en las luchas de las regiones por mayor descentralización; en las luchas de los ecologistas por el agua y por el aire; por eso ahí, en esos territorios poblados de múltiples voces, habitados por seres formados de firmeza, siempre estarán impregnados del perfume inconfundible de la soberanía, del espíritu indómito de Raúl, el mismo que le sirvió de musa para inspirar variadas rebeliones.

 Raúl muere en el vigésimo aniversario de su obra más importante: La Constitución del 91, la misma que los pregoneros del pasado hoy quieren destruir con todo tipo de iniciativas contra-reformadoras por ejemplo, el proyecto de sostenibilidad fiscal, cuyo objetivo es acabar en la práctica con los derechos fundamentales de la gente, reduciendo de paso a un instrumento jurídico eunuco, la vigorosa acción de tutela. Por ello creo que, la mejor forma de honrar la memoria de Raúl, es defender a fondo el espíritu original de la Constitución del 91, la misma que nos ha hecho sentir que el cambio en Colombia es posible.

 

Repost 0
Published by Oiga Hermano, hermana
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de Oiga Hermano, hermana
  • El blog de Oiga Hermano, hermana
  • : La historia de Colombia ha sido la del desencuentro entre compatriotas, esto nos ha llevado a vivir en medio de la violencia y de la carencia de bienestar para las mayorías...Nos proponemos cambiar profundamente esta realidad. Destacados hombres y mujeres del M-19, junto a vigorosos movimientos sociales han luchado por conseguir una sociedad justa, democrática y en Paz.
  • Contacto

LA PROMESA QUE SERÁ CUMPLIDA

cundinamarca
M-1 NUESTRO CORAZÓN NO DEJA DE LATIR POR COLOMBIA           
             

Texto Libre

SIEMPRE PRESENTES

 

M3 

  1

M6

M5

Artículos Recientes

Simon Bolivar

   
           
bolivar