Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
11 enero 2014 6 11 /01 /enero /2014 23:22

LA DEMOCRACIA ENTRE LA CRUZ Y LA ESPADA

 

Fernando Forero Cruz

 Santiago de Cali, enero 11 de 2014

cenefa

 

"Las nuevas generaciones somos capaces de reinterpretar la historia, revisarla y  poderla entregar con una mirada limpia, no cargada de odios o de revanchas"  (María José Pizarro)

 

Es evidente que la clase política tradicional colombiana está dispuesta a cualquier faena con tal de impedir que movimientos políticos alternativos accedan a instancias de poder en este país, esta clase depredadora de sectores democráticos y de minorías sociales, enemiga de la constitución del 91 y afecta al modelo capitalista, aupadora de mercenarios que han borrado literalmente comunidades en tantas regiones de nuestra patria; financiadora de falsos positivos y de reformas que perpetúan la impunidad como en el caso del fuero penal militar, afortunadamente declarada inconstitucional por la corte; gestora de reformas antidemocráticas como la tributaria, presentada con el único propósito de disminuir impuestos a los grandes generadores de renta y aumentar el recaudo por cuenta de los asalariados y trabajadores independientes a través de figuras como el impuesto al consumo; autora de la reforma a la justicia, concebida exclusivamente para favorecer intereses de altos funcionarios de la rama, y de ninguna manera, para atenuar los graves problemas en la administración de justicia; también de la fallida, gracias al fuerte movimiento estudiantil, reforma a la educación superior por medio de la cual se pretendió abrir espacio para la inversión privada en detrimento de la inversión estatal y del derecho de los jóvenes a ingresar a la universidad pública; como si fuera poco, promotora de la más reciente reforma a la salud, que en nada cambia el actual modelo, toda vez que no elimina las EPS, responsables en gran medida de la crisis hospitalaria y por ende humanitaria, una élite para la cual la educación también es un negocio y no un derecho fundamental; capitalistas que se niegan a redistribuir sus enormes utilidades y que por el contrario, se ocupan de pauperizar cada vez más, los salarios de los trabajadores, golpeando inmisericordemente a las clases populares, una horda que ha optado por desmantelar y sembrar un oscuro panorama en el campo colombiano vía TLC, actuando cual mercaderes de soberanía entregando a las multinacionales nuestros recursos naturales, (Amazonas, Santurbán, Cerro Matoso, Guajira, La Macarena, Cajamarca, Cauca, Chocó, Buenaventura, entre tantos otros territorios), es la misma clase que hoy cual buitres procura recuperar la presa que poco a poco, en gracia al estilo de gobierno de Gustavo Petro, se les escurre entre las garras, y para rescatar ese preciado tesoro llamado “recursos públicos” del que se han nutrido generación tras generación, hallaron al personaje perfecto, nadie mejor para tal cometido que el procurador Alejandro Ordóñez.


Queda demostrado que cuando se trata de sus intereses, la derecha de este país no cuida de tácticas y estrategias, que la salve de errores o arbitrariedades como la cometida por Ordóñez en contra del alcalde de Bogotá; esta rancia oligarquía nacional representada en la ultraderecha prefirió, pisoteando el Estado Social de Derecho, utilizar su mejor verdugo, el cual como temible burlón, blandiendo, por cierto, al mejor estilo medieval, en una mano la cruz y en la otra la espada, la cruz, para invocar arcaicos códigos de ética y moral, con los que no comulga, según el procurador, el ateo comunista llamado Gustavo Petro, por lo que habría de imponérsele una “sanción ejemplar” (así lo ve el procurador) y la espada, para cercenar de tajo la cabeza del proyecto político con mayor énfasis democrático que tiene lugar en Colombia, bien denominado Bogotá Humana, que al parecer ha incomodado a quienes ven afectados sus intereses por cuenta de la implementación de políticas y programas tendientes a enaltecer la vida, garantizar la seguridad humana, preponderar el rol social de la mujer y adoptar acciones contundentes contra el maltrato a ésta y la infancia, así mismo ha incomodado a quienes como en Cali, han pretendido enriquecerse con los recursos destinados para la educación y la salud, por supuesto, les ha molestado dentro del programa de la Bogotá humana, la declaratoria del agua como derecho fundamental, estableciendo el mínimo vital que favorece cerca de 650.000 familias de estratos 1 y 2, al igual que la atención prioritaria a las víctimas del conflicto y de la discriminación social, la formalización laboral de los recicladores y carretilleros, el tratamiento al indigente y al drogadicto como enfermos y no como delincuentes y lo, que tal vez, más ha enfadado a los enemigos de este estilo de gobernar ha sido la férrea defensa que desde la administración ha asumido Petro respecto de los recursos públicos, aquellos tan vilmente manoseados por los siniestros promotores del neoliberalismo.

 

Abusando de sus facultades, el procurador no ha podido esconder su fanatismo religioso y político, y sin preocuparle los efectos, rebasando cualquier libreto hollywoodense, tomó la decisión de destituir e inhabilitar por 15 años a Gustavo Petro, aun consciente de que por faltas mucho más graves, caso carrusel de la contratación, por la que inhabilitó con menos de un año al mayor responsable, en contubernio con las mafias de la contratación, de la más sonada malversación de recursos públicos en Bogotá, lo que no deja duda acerca de la actitud sesgada del procurador ante una decisión que va mucho más allá de una agresión contra el alcalde, ya que es un aleve atentado contra la democracia, contra la Constitución del 91, contra el Estado Social de Derecho y contra el proceso de paz, al cual le apostamos la inmensa mayoría de los colombianos.

 

Hoy esta Colombia, indignada debe decir ¡basta ya! a la secular ideología y a las actitudes antidemocráticas, sectarias, dogmáticas y aniquiladoras del procurador Ordóñez, quien además, valga recordarlo, también se ha dedicado a perseguir a las mujeres que incursas en una de las situaciones de embarazo descritas por la corte, deciden interrumpir el proceso de gestación; a la vez que ha emprendido una cruzada contra la población LGTBI, llegando hasta amenazar, con sanciones, a los notarios que osen efectuar matrimonios gay; redondeando su faena, eliminando diligentemente a sus contradictores políticos sacándolos del escenario a través de sanciones que los inhabilita casi de por vida para ejercer la función pública. No se trata de que no existan sanciones para los demócratas, quienes en ejercicio de sus funciones públicas, cometen errores, se trata de aplicar el mismo rasero a todas y todos, quienes procedan contra la constitución y la Ley, se trata de deslindar la ideología, cualquiera que esta sea, del rol constitucional que le compete al funcionario responsable de investigar y sancionar.

 

En semejante estado de cosas, la pregunta que cabe hacernos es ¿para qué el proceso de paz?, es claro que la paz no es la firma del acuerdo o la dejación de las armas, la paz comienza a edificarse con dichos eventos y tomará no menos de diez años ejecutar los cambios constitucionales y aplicar las políticas derivadas del acuerdo en sus distintos ejes, y vaya si existe ansiedad entre los ciudadanos por llegar prontamente a la firma del acuerdo, pero teniendo como referente la política de exterminio, agenciada por la misma clase política que hoy adelanta las negociaciones, en contra de los militantes de la Unión Patriótica, entre ellos el candidato presidencial Bernardo Jaramillo Ossa, así como el asesinato del connotado líder y candidato presidencial de la AD M-19 Carlos Pizarro León Gómez y otros crímenes como el de Luis Carlos Galán, a más de la interminable relación de líderes sociales, estudiantiles, sindicales y políticos, y hoy el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, perseguidos por el establecimiento, es apenas lógico que una importante franja de colombianos consideremos que dicha clase política tradicional no constituye garantía para la consolidación de un verdadero proceso de paz, es natural que desconfiemos y pensemos que esta élite, acostumbrada a rendirle culto a la violencia y profundizar las diferencias sociales, estirpe nacida en inmemorables tiempos de nuestra independencia e irrigada con sangre chapetona y que pareciera extenderse eternamente a lo largo de nuestra patria, no es la más indicada para liderar el proceso de construcción de la paz, luego de la firma del acuerdo en la Habana, menos cuando hemos sido testigos que anticipándose a los designios que supone un proceso de transformación social, esa clase, ampliamente descrita, ha puesto en el camino una moderna guillotina, para impedir que hombres y mujeres demócratas lleguemos y lo que es más difícil, logremos mantenernos en los espacios de poder local, regional y nacional, por lo que es menester, gestar la revolución de los indignados para evitar que la anhelada paz se esfume como agua entre los dedos.

 

Compartir este post
Repost0
8 enero 2014 3 08 /01 /enero /2014 13:03

 

cenefa

Fernando Dorado

 

Popayán, 7 de enero de 2014

 

Para incomodidad de muchos partidos políticos y candidatos a elecciones parlamentarias de 2014, éstas estarán atravesadas por el “incidente Petro”. Los comicios para revocar o confirmar el mandato del actual alcalde de Bogotá serán el 2 de marzo. Gustavo Petro lanzará oficialmente su campaña el viernes 10 de enero en la concentración popular que se realizará en la Plaza de Bolívar. De ahí en adelante gobernará en medio de la campaña.

 Todos los actores políticos de la capital del país van a quedar subsumidos por esa dinámica. El SI o el NO van a polarizar a los diferentes partidos y candidatos que no podrán esquivar este problema. Muchos intentarán pasar de agache. Otros, la mayoría – oportunistas o no – se alinearán por el NO. Y los uribistas pura sangre encabezarán el SI. Será un verdadero pulso por la democracia en donde la creatividad de la juventud se expresará con plenitud.

 Es por ello que el Procurador tiene ante sí un verdadero dilema. Tiene que decidir entre hacer efectiva la destitución del alcalde bogotano antes del 2 de marzo o esperar los resultados de ese evento electoral. No hay que olvidar que Ordoñez y sus cómplices son los elementos más conscientes del peligro de permitir que se crezca la “ola petrista”.

 Él sabe que si decide ratificar la decisión antes del 2 de marzo va a provocar una pequeña “ola multicolor” de indignación que se verá reflejada en las elecciones parlamentarias en favor de la izquierda. Sin embargo, en su cálculo político es consciente que es mucho más peligroso que sea la ciudadanía la que refrende el mandato al alcalde capitalino. La “ola democrática” podría ser arrasadora y llevárselos por delante.

 Por esa razón el Procurador va a rechazar la recusación que le ha presentado la defensa de Petro. En una carrera afanosa, va a corroborar muy rápidamente la destitución, tal vez, rebajándole unos años a la inhabilidad. Y Santos será el que tenga que definir si acata la solicitud del Procurador con el costo político que tenga para su reelección.

Se equivocan quienes se han imaginado una salida “suave” a este complejo problema. Se engañan quienes ilusamente piensan que la derecha fascista va a dejar pasar esta oportunidad de golpear los anhelos populares de democratización del país. De paso “le miden el aceite” a Santos y desestabilizan los diálogos de Paz. 

 El efecto psicológico del “incidente Petro” está vivo. Para algunos sectores de la oligarquía es motivo de estrés. Quisieran – como lo expresa el editorialista de El Espectador (04.01.2014) – que “actuara con grandeza y serenidad”, que no recurriera al pueblo, que no lo movilizara ni le echara discursos, porque según ellos “no le servirá de nada”.

 Para otros sectores de la oligarquía el problema es de impaciencia y desespero. Tienen afán de sacar a ese “populista” que se atrevió a tocar sus intereses. Creen que si identifican a Petro con Chávez van a poder neutralizar su política pero se equivocan totalmente. Sólo lograrán hacer vivo el instinto popular que les decía en su intimidad que Chávez no debería ser tan malo si ésta oligarquía lo atacaba con tanta saña.

 Para algunos políticos de izquierda – aunque no lo pueden decir – la situación es incómoda. Muchos de ellos, compañeros de Petro, pensaban que la oligarquía ya les había perdonado su antigua rebelión armada y que, como lo han hecho en los últimos 22 años, podrían hacer política de una forma moderada, con tranquilidad. Ellos no quieren hablar de revolución, ni de lucha de clases, creen todavía en la buena voluntad de los burgueses “progresistas” y por ello, todavía no asimilan el “caso Petro”. En el fondo creen que Petro se equivocó y por ello califican el fallo como “exagerado”. ¡No saben qué hacer!

 En la otra orilla de la izquierda está el Polo-MOIR. Para este partido el “incidente Petro” es una verdadera “papa caliente”. Sus principales dirigentes no logran entender que al frente de esta embestida bestial no sólo está del Procurador sino que es todo el régimen oligárquico quien la dirige. No se dan cuenta que su objetivo no es tanto Petro sino que quieren aplastar el incipiente auge de la lucha popular que está en ascenso.

 Las recientes disputas y los resentimientos acumulados en su confrontación con Petro parecieran convertirse en un gran obstáculo psicológico para el Polo. No han logrado reconocer plenamente que éste ha sido el primer alcalde que se ha enfrentado a la privatización de los servicios públicos y que ha retado al establecimiento neoliberal. Si la dirigencia del Polo no hace un esfuerzo mental por superar rápida y oportunamente esa especie de tara ideológica que le impide sumarse a un amplio movimiento en defensa y ampliación de la precaria democracia existente, el daño que se auto-infringirá será inmensamente grande.

 

 &&&&&&&&&&

 

Hasta ahora sólo algunos sectores de la juventud de Bogotá están reaccionando como tiene que ser. La campaña por impedir la destitución de Petro y lograr la confirmación de su mandato deberá desplegar la más amplia resistencia civil. Hay que hacer todos los esfuerzos por mantener y fortalecer la movilización popular en todas las zonas de la ciudad. El alcalde deberá seguir gobernando y paralelamente, el pueblo deberá convocarlo a grandes concentraciones en cada una de las 20 localidades.

 

Esa resistencia civil deberá mantener el carácter pacífico, como ha sido hasta ahora. Tendrá que utilizar las más creativas formas simbólicas. Será una campaña pedagógica en donde el pueblo descubra los avances de la “Bogotá Humana”. Adquirirá la forma de una verdadera fiesta democrática en donde debe predominar el no partidismo pero tendrá que ser incluyente, sabiendo que paralelamente están en juego las campañas al Congreso.

 

El objetivo es aislar y poner contra la pared al uribismo más retrógrado y guerrerista.

 

¡No pasarán!                 ¡Petro no se va!

Compartir este post
Repost0
4 enero 2014 6 04 /01 /enero /2014 15:21

Ituango.jpg

ASOCIACIÓN DE CAMPESINOS DE ITUANGO


POR LA REIVINDICACIÓN DEL SER CAMPESINO

 

Continúa la Persecución y la estigmatización contra la población campesina del municipio de Ituango.

 

Ituango (Antioquia), 3 enero de 2014

Denuncia contra. Policía Nacional

Lugar de los Hechos. Corregimiento de Santa Rita

Afectados: Johnny Echavarría Betancur.

 

HECHOS.

 

Según información de la comunidad del corregimiento  de Santa Rita el día 2 de enero de 2014 a eso de las 10: 30 pm cuando el joven Johnny se encontraba departiendo con varios amigos en un establecimiento público, este sale en estado de embriagues y se dirige hacia el comando de policía y empieza a insultar a la fuerza pública con palabra soeces, luego este sale corriendo del lugar.

 

Es cuando la policía empieza dispararle, la hermana de la víctima les dice a estos que no lo maten, lo mismo hacen algunos vecinos, pero, la fuerza pública hace caso omiso a estas suplicas, es cuando el joven es impactado por la espalda y estando herido en el piso e indefenso es rematado con un tiro de gracia en la frente.

 

Después es levando por la policía es fotografiado por ellos mismos, posteriormente es arrastrado hacia el puesto de salud del lugar donde se produce su deceso.

 

Exigimos a las autoridades competentes que se investiguen los hechos para que este crimen no se quede en la impunidad y sean castigados los victimarios.

 

ASOCIACIÓN DE CAMPESINOS DE ITUANGO

Compartir este post
Repost0
1 enero 2014 3 01 /01 /enero /2014 01:48

JYR

Por: José Yamel Riaño.

30/12/1013

El año que termina fue un buen año para las luchas populares, y el que viene será mejor. Si en el 2013, el pueblo colombiano salió a las calles y carreteras del territorio a pelear por sus legítimas reivindicaciones, -el paro cafetero, el agrario, las marchas estudiantiles, las de los indígenas y la de los indignados- entre otras, sobresaliendo las portentosas manifestaciones en defensa de la “democracia y la paz. En paz”. Como la gran concentración del 9 de abril y las convocadas por el mal destituido Alcalde Mayor de Bogotá Gustavo Petro al finalizar el año.

Para el año entrante las expectativas son mucho mayores: Recordemos que el 2014 es año electoral y por tanto, el primer semestre estará cruzado por las elecciones de congreso y presidente, que si bien es cierto le cambia el escenario a las gentes, la participación del sector democrático unido puede ser el principio de la gran jornada por el control de la presidencia.

Es muy probable que la dirigencia democrática de nuestro país sea capaz de unir a la gente alrededor de la lucha por la democracia y la paz. El momento favorece ese propósito, especialmente ahora, que la firma de los acuerdos en la Habana, que ponen fin al conflicto armado, se ve cerca, Así lo han dado a entender tanto el gobierno de Juan Manuel Santos como la guerrilla de las FARC, por lo que la firma de los acuerdos parece inminente. Esto, que significa un gran avance en las luchas de los colombianos, es a la vez; una victoria de los sectores democráticos sobre los sectores guerreristas que lidera la ultraderecha.

Es también probable que el careo por la revocatoria de Gustavo Petro como Alcalde Mayor de Bogotá D C. se convierta en la primera gran confrontación entre la ultraderecha vs. la democracia, cuando los bogotanos que apelando a la voluntad popular se midan en las urnas por el Si o por el No de la revocatoria. También es posible que esa confrontación nunca se dé, bien sea porque han hecho efectiva la destitución mal decretada por el Procurador General, o porque hayan revocado la decisión, o por cualquier otro motivo, y eso dependerá del  trabajo de acumulación de fuerzas de cada cual.

De cualquier manera, en marzo 9 estaremos en la elección de congresistas, donde también tenemos excelentes listas como las de la Alianza Verde y podamos elegir una buena bancada al Congreso de la República que al mismo tiempo sirva de base en las negociaciones con otros sectores democráticos que potencien la tercería para la primera y segunda vuelta de la elección presidencial.

Si Petro se queda en la Alcaldía por presión de las masas, si elegimos una buena bancada en el Congreso, si además se firma la terminación del conflicto armado entre FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos, y si como sectores democráticos, nos ponemos de acuerdo con un solo candidato presidencial, podemos ser primeros, o podemos ser la segunda mejor votación para disputar con los primeros la segunda vuelta. O, si en aras de la discusión quedáramos como tercera mejor fuerza, seríamos la fuerza que define. Es decir, hoy las mejores condiciones están dadas. Dependemos de nosotros mismos y, como todos los retos, esto lo que implica es un mayor esfuerzo para hacer de la unidad nuestra razón de ser. Sobra decir que esta es la mejor oportunidad para hacer realidad aquello de no a la segregación, si a la convivencia entre diferentes, si a la tolerancia y si a la paz.

Complementa estos argumentos de posibilidades de gobernar, las falencias de la contraparte; de una parte, la división a su interior. Es por todos sabido, que hay sectores al interior del establecimiento que culpan a Santos de traidor por haber sido elegido con buena parte de los votos de la ultraderecha, y haber incluido a fuerzas de centro y hasta de izquierda en el llamado “Acuerdo de Unidad Nacional” para cogobernar. Otros, los que han hecho de la guerra entre colombianos un gran negocio, lo culpan de haber “entregado” el país a los violentos, por estar negociando con las FARC. Eso, sin contar a los Liberales que lo acusan de haber dividido al partido e irse para el Partido de la U. Quienes a su vez, también lo acusan de Liberal.

La ultraderecha organizada, que se hace llamar “Puro Centro democrático”, liderado por el ex presidente Uribe, hacen todo lo posible para “ponerle palos a las ruedas” al gobierno, mientras los dueños del campo lo atacan por acciones de gobierno como la ley de tierras. Pero el gobierno de Santos les cede y les nombra un ministro de Agricultura de ellos.  Con razón o sin ella, lo cierto es que a Santos muchos sectores no lo quieren y la izquierda muda, sorda y ciega, no ve en esto la gran oportunidad que nos brinda la coyuntura, mucho de ello, por puro purismo.

Así las cosas, es un hecho que la oportunidad está. Que la tomemos bien o mal, o no la tomemos, es otro cuento al que mucho le tememos, porque conocemos los niveles de  sectarismo del que sufrimos. Somos capaces de cambiar el gobierno por la oposición. Así  eso implique “darle patadas a la lonchera”. Ahora, el reto se ve fácil pero no lo es. Eso de la unidad ha sido un cuento de nunca acabar aunque también muy deseada. Pero la responsabilidad hoy es grande y es con el pueblo que ha dado muestras de no querer nada con los desacreditados partidos tradicionales pero igual con algunas organizaciones que agrupados en lo que hemos llamado Sectores Democráticos; que nos incluye a todos, desde el “Centro-izquierda” hasta los “indignados” y los “Sin Partido”.

 

¡FELIZ 2014 PARA TODOS LOS AMIGOS Y COMPAÑEROS!

Compartir este post
Repost0
28 diciembre 2013 6 28 /12 /diciembre /2013 21:35

 

Compartir este post
Repost0
10 diciembre 2013 2 10 /12 /diciembre /2013 22:17

colombiaPETRO Y LA SUPREMACÍA OLIGÁRQUICA

Fernando Dorado

 Popayán, 13 de diciembre de 2013


La alcaldía de Bogotá encabezada por Gustavo Petro representa el primer intento serio de revertir el modelo neoliberal en los servicios públicos en una ciudad de Colombia. He allí el principal peligro para la oligarquía y el imperio. Además, Petro es el mejor prospecto que tiene el pueblo colombiano para acceder a la primera magistratura en un futuro cercano. El procurador, las contralorías, el “defensor del pueblo”, el fiscal, el personero, todos estaban al acecho para caerle ante el menor descuido. ¡Y le cayeron!

Muchas personas – si no la mayoría – pensaban que el Procurador Ordoñez no iba a destituir a Petro. Menos, que lo fuera a inhabilitar por 15 años. Incluso el mismo Petro, quien interpreta esa decisión del Ministerio Público como un saboteo al proceso de Paz y se hacía ilusiones que el presidente Santos fuera a intervenir para evitar esa sanción disciplinaria, se equivocó completamente. No calculó la trascendencia de su accionar.

Petro creía en la buena fe de los llamados "sectores democráticos" de la oligarquía, con los que el M-19 pactó el acuerdo que le dio vida a la Constitución de 1991. Los herederos de ese proyecto político siguen creyendo en esa "buena fe" y siguen amarrados a su institucionalidad. Lo demuestra la actitud leguleya de Antonio Navarro quien calificó el fallo del Procurador sólo como “exagerado”. 22 años después la oligarquía muestra que no perdona y que no iba a dejar avanzar a Petro hacia la Presidencia de la República.

Olvidan que la oligarquía colombiana ha mostrado a lo largo de la historia su talante reaccionario y retrógrado. Esas clases dominantes no iban a permitir que Petro pudiera salir bien librado de una administración como la de Bogotá, mostrando la ruta de la defensa de lo público y la posibilidad de desmontar los monopolios privados de los servicios públicos. Sabían que iba a quedar bien posicionado en la recta hacia la presidencia de 2018.

Esa es la gran lección: esta oligarquía es vengativa, retrechera, traicionera, previsiva, no da puntada sin dedal, es difícil de derrotar, usa “todas las formas de lucha”, se divide para aparentar que a su interior existen “sectores democráticos” para finalmente dar la puñalada “trapera” (por la espalda). Desechar ilusiones democrateras y diseñar una estrategia integral, es la lección aprendida para poder superar esa supremacía anti-popular.

En ese sentido la actuación del Procurador Ordoñez no es aislada. No es exclusivamente una jugada contra el proceso de Paz. No es sólo un complot para poner la alcaldía capitalina a disposición del uribismo. No es solamente una forma de sacar de la carrera presidencial al mejor prospecto que tiene la Izquierda. Es todo eso y mucho más. Es un mensaje de que la oligarquía no está dispuesta a compartir el gobierno con fuerzas “progresistas” como ya lo hace la burguesía en varios países de Sudamérica. Aquí no comparten nada. 

Sin embargo este hecho es a la vez – paradójicamente –, una demostración de que la acción política que impulsaba Petro, está bien encaminada. El hecho de que traten de “asesinar políticamente” a este líder de la Izquierda significa – como ocurrió con el magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán –, que la orientación general es correcta pero que hay que afinar los detalles con mucho mayor tino y cuidado.

Es decir, como lo ha planteado el alcalde Petro en su discurso, hay que persistir con el proceso de Paz. Hay que insertarse en la institucionalidad para desde allí desmontar el intrincado aparato neoliberal que la burguesía ha montado en la administración pública. Hay que luchar por mantener el control del gobierno de la capital de la república por parte de fuerzas progresistas, defensoras de lo público y anti-neoliberales.

Pero, paralelamente se debe construir desde las bases un gran movimiento popular que vaya consolidando formas de poder alternas y paralelas al poder institucional. En Bogotá ese proceso recién se está asumiendo. Tantos años de represión, guerra, desplazamiento, crecimiento caótico, planificación neoliberal, han destruido importantes lazos sociales que el pueblo bogotano tenía y que deben ser reconstruidos.

Por ello, el movimiento social por apropiarse de la basura como una fuente de capital social y empleo;  la defensa de las galerías y mercados populares; los movimientos ambientales en defensa del agua, los humedales y un desarrollo sostenible de la ciudad; la lucha por transformar los servicios de educación y la salud; los espacios y desarrollos culturales; la organización a nuevos niveles de los trabajadores precariados; los proyectos económicos comunitarios; todo ello y muchas más iniciativas, debe ser fortalecidas – luchando contra las tendencias burocráticas –, para crear un potente movimiento popular que sea el sustento “desde abajo” de los procesos institucionales de transformación de la vida social. Sabemos que mientras no se derrote el sistema capitalista, lo que esté soportado en la institucionalidad burguesa, va a ser fácilmente desmontado sino está sostenido por fuerzas sociales organizadas y conscientes.

Es indudable que hay que dar la lucha en lo inmediato para mantener la administración de Bogotá, tanto por la vía de la movilización como en el terreno jurídico y político. Sin embargo, la Izquierda tiene que replantear su estrategia. No se puede confiar en ninguna de las fracciones de la oligarquía (burguesía “nacional”, burocrática, comercial, etc.), así asuman formas “progresistas”, socialdemócratas y hasta “patrióticas”. Las muestras espontáneas de solidaridad con el gobierno de Petro por parte de amplios sectores sociales revelan las grandes potencialidades que existen en el seno de nuestro pueblo y que todo está por conquistar. ¡Que sí se puede!

Si en lo inmediato no se puede garantizar la permanencia de Petro en la alcaldía, hay que cerrar filas para darle continuidad a su programa de gobierno y derrotar el bloque oligárquico que se va a formar para acabar con la “Bogotá Humana”. Pero además, Petro puede contribuir mucho con la construcción y fundamentación de un amplio movimiento popular (social y político), con la formación de cuadros revolucionarios que recojan y sistematicen su experiencia.

Necesitamos centros de pensamiento estratégico que ayuden a las expresiones organizativas del pueblo a derrotar a la oligarquía. Sabemos que si no nos matan físicamente lo tratarán de hacer política o moralmente. Por ello, al llegar a una alcaldía o gobernación, para abordar la tarea de desprivatizar un servicio público o afectar un monopolio oligárquico, debemos preocuparnos por construir un fuerte y poderoso movimiento social que sea el sustento y soporte de ese cambio. De lo contrario, nos lo cobran con sanciones y destituciones.

Igualmente, debemos entender que no se trata de llegar sólo a “gestionar” el aparato administrativo de la burguesía. Hay que penetrar en esa institucionalidad sólo con el fin de socavarla, de dinamitarla por dentro. Sólo así podremos ir construyendo una nueva institucionalidad anti-capitalista, de-colonial, basada en el auto-gobierno y dirigida a desarrollar una cuajada y poderosa democracia directa y participativa.

De lo contrario no podremos derrotar plenamente a esta oligarquía criminal que nos oprime y domina. Debemos combinar la lucha institucional y electoral, la movilización social y la construcción de poder popular de nuevo tipo (auto-gobierno). Son tres elementos indispensables para avanzar no sólo por caminos de Paz, democracia y justicia social sino para construir las bases materiales, sociales, políticas y culturales de una nueva sociedad.

Petro puede ayudar en esa dirección. Si se concreta su inhabilidad político-administrativa de 15 años, ello no le impide desarrollar nuevas capacidades intelectuales y organizativas para servir al pueblo desde el terreno de la estrategia, la verdadera dirección política y la formación de dirigentes. Nuevas tareas surgen de la dinámica social y política. 

Nota: Existen importantes antecedentes en la normatividad internacional para prever que se puede derrotar jurídicamente éste atentado político del Procurador. Si Petro logra salir bien librado de ésta batalla, estaría ad portas de la Presidencia para 2018. Entonces, la principal tarea sería preservar y cuidar de su existencia.

Compartir este post
Repost0
6 diciembre 2013 5 06 /12 /diciembre /2013 11:55

 

Compartir este post
Repost0
3 diciembre 2013 2 03 /12 /diciembre /2013 19:50

0

http://www.cdpsanjose.org

No podemos seguir guardando silencio,  ante la reciente operación  impecable e histórica para el País, como la realizada hace apenas algunos días por los militares y paramilitares en el corregimiento de San José de Apartado. Una vez más se evidencia el accionar conjunto entre militares y paramilitares en las operaciones que adelantan en la región en total insolencia y con tal cooperación más allá de lo imaginable.

 Por más de 16 años hemos sido víctimas del accionar conjunto y de la connivencia entre la fuerza pública y los paramilitares en Urabá, los cuales ya superan los 2.400 crímenes contra nuestra Comunidad de Paz, a manos de estos y la guerrilla. A pesar nuestros clamores y de nuestras innumerables constancias en todos estos años, sin embargo, los Gobierno de turno y sus distintas instituciones no han hecho otra cosa más que negar esta realidad.

El hecho de no aceptar que nos maten, que nos masacren, que nos desplacen, que violen a nuestras mujeres y descuarticen a nuestros hijos, el exigir respeto por el derecho universal a la vida nuestra y por la de la población en general, nos tratan de guerrilleros, de sapos.

 Un mismo lenguaje de “Comunidad de Guerrilleros” se escucha en las Brigadas del ejército, en la seccional de Fiscalías en Uraba, ese mismo sonar, retumba con eco en los comandantes paramilitares en la región.

 Por más de  5 días un grupo de paramilitares hizo presencia entre las veredas Arenas Bajas, y Arenas Altas del Corregimiento de San José de Apartado, el lunes 18 de noviembre de 2013, hacia las 7:30 horas retienen a un civil en compañía de un mejor, a quienes obligan a caminar con ellos, minutos más tarde ingresan a una vivienda en Arenas Altas, de dónde sacan a  5 adolecentes, supuestamente con fusiles, que luego son conducidos hacia la Base Paramilitar en Nuevo Antioquia, con el pretexto de entregarlos vivos al día siguiente porque la Comunidad de Paz les haría escándalo si los mataban.

 Al día siguiente, el martes 19 de noviembre de 2013 hacia las 4:00 horas fueron puestos en libertad al adulto y al menor que andaba con él no sin antes obligarlos a caminar desde la Base Paramilitar hasta el sitio indicado para la entrega oficial de los 5 menores restantes, acción que se llevo a cabo con la presencia de varios medios de comunicación regional y nacional y la comisión que recibiría a los menores.

 Los paramilitares se encargaron de coordinar la llegada y la salida de esta comisión institucional desde el casco urbano de Currulao hasta el campamento paramilitar en la vía que de currulao conduce al casco urbano de Nuevo Antioquia. Sin que por la ruta encontrasen presencia militar, puesta esta estaba totalmente despejada, pues, es bien sabido, que donde hay control paramilitar el ejercito se aleja dejando todo en manos de estos.

 Allí, en el campamento fueron vistos reconocidos paramilitares, antiguos desertores de las Farc,  como son alias chibirico, alias sopa, alias majute entre otros, quienes por mucho tiempo estuvieron en la Brigada XVII y luego pasaron a comandar grupos paramilitares. Varios de los paramilitares, conminaron a los adolecentes a trabajar con ellos.

 Ya el jueves 21 de noviembre de 2013; los jóvenes minutos después de haber llegado a las instalaciones de Bienestar Familiar en Apartado, y una vez que fueran retirados los policías que custodiaban a los jóvenes, llegaron tres sujetos entre ellos el reconocido paramilitar Ancisar Pavierna alias risitas, quien amenaza de muerte a una de las hermanas de uno de los jóvenes retenidos, y le comenta de un plan de asesinar a los jóvenes, los sujetos se quedaron allí por al menos 30 minutos, lo que obligo a que los jóvenes fueran trasladados de inmediato a otro lugar, sin embargo y a pesar de esta situación la policía no hizo presencia en el lugar.

 El mismo martes 19 de noviembre de 2013; tropas militares hicieron presencia en la vereda la Resbalosa, procedentes de la Vereda Mulatos, donde varios de ellos se presentaron delante de varios campesinos como paramilitares el domingo 17 de noviembre de 2013. 

 El viernes 22 de noviembre de 2013; reconocidos paramilitares en Nuevo Antioquia anunciaron a varios civiles que seguirán realizando operaciones en las Veredas del Corregimiento de San José de Apartado, y profirieron amenazas en contra de GERMAN GRACIANO Representante Legal de nuestra Comunidad de Paz, anunciando que si es tan valiente porque no fue con la comisión a recibir a los jóvenes el pasado 19 de noviembre para haberle matado hasta la mierda. Allí anunciaron a los civiles que debían llevar el mensaje al campesinado en general pues quedaba prohibido para el campesinado de la zona que se apoyara en la Comunidad de Paz, que esa Comunidad de Paz había que acabarla, pues andaban con unos gringos como acompañantes y eso les hacía mucho daño a ellos, que la Comunidad, cada vez que pasaba algo les hacían mucho escándalo. Que eran una partida de sapos al igual que los campesinos de Arenas Altas, Las Nieves, El Porvenir y la Esperanza, que ellos no podían hacer algo por allí, porque inmediatamente la Comunidad se daba cuenta y les hacia el escándalo y eso no lo iban a permitir mas.

 Allí, afirmaron que estaban en Nuevo Antioquia mientras la Comunidad de Paz pasaba por allí el 7 de octubre de 2013 en comisión humanitaria, que los llevo a recorrer varias veredas con gringos y periodistas. Además aseguraron que ellos mismos entraron a San José y a la misma Comunidad de Paz en San Josecito el pasado 28 de septiembre cuando repartieron los panfletos de las AGC.

 El sábado 30 de noviembre de 2013, un sujeto quien se identifico como paramilitar abordo a un poblador de San José, mientras caminaba por el centro poblado de Apartado, y le anuncio que continuaran realizando operaciones en la las veredas de San José, pues, tienen que dar con varias personas de allí, además insistió en que le dijera el nombre del dueño de la vivienda donde habían incursionado el pasado 18 de noviembre de 2013 en la Vereda Arenas Altas, pues a ese señor la va a pagar caro, y es con la vida, anuncio el sujeto.

 El domingo 1 de diciembre de 2013; hacia las 14:00 horas se escucharon varias ráfagas de arma de fuego entre las veredas Guineo Alto y Arenas Altas, lo que ha generado temor en los pobladores de estas veredas, al momento no se tiene noticias de que haya sucedido.  

En descaro total y por las narices de soldados y policías, los paramilitares hacen lo que quieran con todo el beneplácito de las Brigadas del Ejecito y de policías cuna del crimen en la región de Urabá.

 Quedamos perplejos y atónitos ante tanto descaro e ignominia de ver como un Estado persiste en anidar su brazo clandestino, y criminal.

 La Comunidad de Paz, siguiendo sus principios irrenunciables e insobornables por la vida, una vez más, como lo hemos hecho en todas las ocasiones, rechazamos y condenamos categóricamente la utilización e involucramiento de menores y de la población civil en el conflicto armado, por parte de los distintos actores armados ejercito/paramilitares o guerrilla.

Comunidad de Paz de San José de Apartado

Diciembre 1 de 2013

 


Compartir este post
Repost0
28 noviembre 2013 4 28 /11 /noviembre /2013 16:02

No.png

 

Los salarios de los congresistas y la alta burocracia del Estado se multiplicaron en los últimos 20 años por 34, qué el salario mínimo se multiplique por 2.

 

Señores

Comités Ejecutivos

Central Unitario de Trabajadores CUT

Central General del Trabajadores CGT

Central de Trabajadores de Colombia CTC

 

Señores

Delegados a la Comisión Nacional de Salarios

El 2 de diciembre de 2013, debe comenzar, una vez más, en la Comisión de Concertación de Políticas laborales y salariales, la discusión sobre el incremento del salario mínimo que se deberá pagar a la inmensa mayoría de los trabajadores Colombianos en el 2014. El monto de ese salario hoy es la miserable suma de $589.500.oo pesos. Ya las organizaciones gremiales de los capitalistas como la ANIF, SAC, ANDI, entre otras, y el Gobierno, que es el gerente general de todos ellos, han repetido los mismos argumentos falsos que siempre esgrimen, para justificar los aumentos mezquinos de esos salarios y seguir manteniendo a cerca de 17 millones de trabajadores en la miseria, mientras ellos y las multinacionales se siguen enriqueciendo, consumiendo suntuariamente y engordando sus caudales. No nos olvidemos que la discusión del salario mínimo es el pliego de peticiones más importantes que se discute en el país, mucho más importante que todos los pliegos de peticiones de todos los sindicatos, federaciones y confederaciones.

Rechacemos los argumentos falsos de los empresarios y el gobierno

Ya la ANIF, representante de los banqueros, que todos los años reportan multimillonarias ganancias, ha dicho que el aumento no podría estar por encima del 3.9% o sea un salario de $612.500.oo, Fedesarrollo, centro de investigación al servicio de los capitalistas ha propuesto el 3% y algunos legisladores han sugerido un “generoso” 5%. Los argumentos son los mismos de siempre: el aumento del salario mínimo debe ser una combinación entre Índice de Precios al Consumidor y Productividad. Cualquier aumento por encima de estos parámetros generaría inflación, más desempleo, más informalidad y menos competitividad de la economía colombiana. Esto lo vienen diciendo desde hace más de 20 años los empresarios, los gobiernos de turno y los economistas a su servicio; y a pesar que con estos argumentos han impuestos salarios de hambre a la mayoría de los trabajadores colombianos, el desempleo se mantiene en dos o en más de dos dígitos, la informalidad sigue golpeando a más del 60% de la mano de obra, etc.

Hace décadas la economía política seria y científica, a diferencia de la economía y los economistas al servicio del capitalismo, han demostrado hasta la saciedad, que el aumento de los salarios no necesariamente genera esos fenómenos, sino una baja en la tasa de ganancia de los capitalistas y en la baja del consumo suntuario. Por esto la discusión sobre el salario mínimo no es técnica sino política, y así lo deben plantear los representantes de los trabajadores. Lo demás es caer en la discusión tramposa del gobierno y los empresarios.

La alta burocracia estatal y los empresarios, no tienen autoridad política ni moral

“Desde 1991, en términos reales, los salarios de los congresistas- y por derecha, de los altos magistrados y las cabezas de los organismos de control e investigación- han crecido en más de 23 millones de pesos: pasaron de 714.665 a 24.054.347 pesos. En el mismo lapso, el salario mínimo pasó de 51.716 a 589.500 pesos. Es decir, en estas dos décadas se multiplicó por once, mientras que los ingresos de los parlamentarios se multiplicaron por 34. Así, el salario de un congresista pasó de 14 mínimos en 1991 a 40 en la actualidad”[1]. Los congresistas “trabajan” 8 meses al año y tres días a la semana y se ganan $801.811.56 pesos diarios. Un obrero de salario mínimo tiene que trabajar 365 dias al año, ocho y más horas diarias, para ganarse en 30 días el 73% (589.500.oo), de lo que se gana un congresista en un día. Sólo la prima de $8.000.000 que le devolvió Santos a sus amigos los Congresistas equivale a 13 veces el salario mínimo.

En el sector privado de la economía las diferencias salariales son mucho más grandes y pueden hasta duplicar los ya demasiado altos salarios de la cúpula burocrática del Estado. Los gerentes, directores, jefes de personal y toda esa tropilla a través de la cual imponen su disciplina de hierro, de opresión política y explotación económica a los trabajadores, se llevaban la parte del león, de la nueva riqueza producida por los asalariados.

Esta realidad confirma, una vez más, que la discusión sobre el monto del salario mínimo no se puede aceptar que sea llevada al campo de la economía política burguesa, sino exigir que se discuta en el terreno de la necesidad de una política laboral y salarial justa y equitativa, es decir que la discusión, sea lo que realmente es: una discusión política.

De acuerdo con la Constitución Política el salario mínimo, vital y móvil es aquel que debe alcanzar para cubrir las necesidades básicas (salud, alimentación, vivienda y educación) de una familia obrera. El que se paga hoy, no alcanza para cubrir ni siquiera una de estas necesidades, es un salario miserable, es una infamia y los que lo imponen son unos infames.

Desafortunadamente el salario mínimo, que es uno de los problemas sociales más grave del país, no se discute en la Habana, porque el gobierno estaría en contra y porque a los comandantes de las FARC, este problema nunca les ha preocupado y ahora tampoco les preocupa. Otras son sus preocupaciones.

No bastan los discursos, es necesario acudir a la movilización

Los capitalistas, sus voceros y sus gobiernos, cuando de sus propiedades, sus ganancias, de la plusvalía, de sus privilegios y prebendas se trata, no escuchan argumentos ni razones, por fuertes, contundencias e irrefutables que ellos sean; lo único que se ven obligados a escuchar y a tener en cuenta es la fuerza, la fuerza de la clase obrera, de los campesinos, de la juventud, organizados y movilizados en las calles. Así lo dejó claro el reciente paro agrario, las luchas del movimiento estudiantil que obligaron al gobierno a retirar el proyecto de reforma educativa, triunfo político que la MANES lamentablemente desperdició, para desgracia de la juventud colombiana. Y así lo confirma toda la historia del capitalismo y la conquista de los más simples y elementales derechos por parte de los trabajadores.

Lo fundamental, en las negociaciones del salario mínimo, no es acudir a la Comisión de Concertación, aunque es necesario acudir a ella, lo fundamental es llamar a los trabajadores organizados sindicalmente, que aunque casi todos ellos ganan más del mínimo, se pongan a la cabeza de la lucha para defender los derechos de la mayoría de los trabajadores, que son los que según el DANE y la Corte Constitucional, ganan el mínimo o menos del mínimo[2].  Si el sector organizado de la clase obrera no es capaz de hacer esto, entonces obraría mezquinamente, porque se limitaría a defender los derechos de una minoría que no supera el 4% de la clase obrera (8.000.000), que gana más del mínimo, y expresaría, así, que no le importa la suerte de la mayoría de sus hermanos de clase. El llamado a la movilización, desde luego, que también debe estar dirigido a la mayoría de los trabajadores colombianos, es decir a los no organizados que son el 96% de los trabajadores que son los directamente perjudicados con el salario mínimo imperante, y los más oprimidos y explotados de todos.

Si las centrales obreras y las organizaciones sindicales no acuden a la movilización de todos los trabajadores para respaldar las negociaciones del salario mínimo, entonces todo terminará como siempre ha terminado en los últimos 10 o 12 años: unos cuantos discursos formales, unas cuentas declaraciones a la radio y la televisión y el abandono de las reuniones de los organismos de concertación, dejando las manos libres a los voceros de los capitalistas y a su gobierno, para que fijen ellos el salario mínimo y sigan oprimiendo y explotando sin límites a la inmensa mayoría de los trabajadores colombianos. Hay una manera de derrotar a los capitalistas y su gobierno: llamando a todos los trabajadores a que se movilicen y colocándose los dirigentes sindicales a la cabeza de esa lucha y esa movilización.

Propuesta concreta

Con fundamento en las anteriores consideraciones, nos permitimos proponer a los Comités Ejecutivos de la Centrales Obreras, a todas las organizaciones sindicales existentes en el país, a los delegados a la Comisión de Concertación por parte de los trabajares, y a todas las organizaciones populares y realmente democráticas de la juventud, de las mujeres, de las minorías étnicas, que se levantes de manera inmediata las siguientes propuestas:

1. Aumento del salario mínimo para el 2014 en el 100%, esto es que se doble el actual salario mínimo. Si el salario de los Congresistas y la alta burocracia del Estado se ha multiplicado por 34 en los últimos 20 años, por qué el salario mínimo del 96% los trabajadores no se puede hoy multiplicar por 2?

2. Llamar y organizar, desde ya, la movilización, en todo el país, de los trabajadores organizados y no organizados sindicalmente y de los sectores populares, para arrancarle con la movilización y la lucha, a la voraz clase capitalista Colombiana, al capital imperialista (multinacionales) y al gobierno, el aumento de salarios que se merecen todos los trabajadores colombianos, que son los que producen la riqueza.

3. Todas las organizaciones sindicales de primer y segundo grado deben reunir con carácter de urgencia la junta directiva y de ser posible la asamblea de los trabajadores, para discutir el monto en que debe ser reajustado el salario mínimo y programar la movilización. La discusión sobre el salario mínimo es un problema de toda la clase obrera y de manera concreta del 96% de los trabajadores no organizados sindicalmente. Estos nunca han sido consultados, por quienes dicen representarlos en las negociaciones del salario mínimo.

4. Los Comités Ejecutivos de las Centrales Obreras y los asistentes a los organismos de concertación salarial deben convocar de manera inmediata y con urgencia un congreso, asamblea o concentración de todos los trabajadores víctimas del salario mínimo, para consultar con ellos el monto del reajuste que se debe exigir Igualmente deberían ser convocados a una concentración en el día de instalación de las negociaciones.

 

Bogotá 20/11/2013

COMITÉ NACIONAL DE VICTIMAS DEL SALARIO MÍNIMO

(Somos 17 millones de trabajadore/as)

victimasdelsalariominimo@gmail.com.



[1] El Tiempo, 12/11/13, pág. 2.

[2] Corte Constitucional C-372 de 2011. “Como ya la Sala precisó, este cambio porcentual de la cuantía del recurso, no ha ido de la mano con una mejoría de la situación económica de los trabajadores. En efecto, como se evidencia en las estadísticas allegadas a este proceso por el DANE, al año 2010 el 53,9% de la población ocupada devengaba menos de un salario mínimo, y un 6,6% sólo devengaba un salario mínimo. Lo que significa que cerca del 60% de la población ocupada devenga un salario mínimo o menos mensualmente. Además, esta misma entidad certificó que en ese mismo año, el ingreso promedio de la población colombiana ocupada fue $736.000, es decir, menos de dos salarios mínimos”.

Compartir este post
Repost0
20 noviembre 2013 3 20 /11 /noviembre /2013 08:45

ES EL TIEMPO DE LA PAZ TERRITORIAL E INTEGRAL

Por: Observatorio universitario (DLOEA)* & Colectivo Informativo Susurro*

 

Noviembre de 2013

       “A la memoria del estudiante UIS Jaime Acosta,

 asesinado en noviembre de 2002”

 

   No es un secreto que desde hace 6 décadas nuestra nación vive un conflicto social, político y armado. Y que la Doctrina de la “SEGURIDAD NACIONAL” ha sido la fuente político-militar de la cual han bebido las fuerzas militares y sectores de los gobiernos de turno (entre ellos los partidos políticos)

    Igualmente entendemos que es urgente e indispensable frenar el flagelo de la guerra para hablar de PAZ, pero una PAZ creadora de vida,  colmada de bienestar social que esté al servicio y merced de las mayorías nacionales.  

    En el tercer Encuentro Nacional por la PAZ celebrado en Vélez Santander (abril de 1989) el Movimiento 19 de ABRIL “M-19” señalaba que “El logro de la PAZ no es empresa fácil, que su materialización requiere el consenso de voluntades y abnegados esfuerzos de todos” igualmente sostenían que “es necesario un Cambio Radical, fundamentado en una auténtica DEMOCRACIA  donde el pueblo sea Soberano;  donde se eliminen los desequilibrios económicos, sociales y políticos; factores estos que determinan la miseria y las luchas entre los colombianos”[1]

    Entendemos de igual manera, que para obtener la PAZ colmada de bienestar social en favor de las mayorías nacionales, no son suficientes los acuerdos a que pudieran llegar el movimiento insurgente (ELN Y FARC-EP) con el gobierno nacional, ya que sin temor alguno podríamos afirmar que dichos acuerdos serían muy frágiles, si el conjunto de la nacionalidad no participa en el proceso de diálogo entre la insurgencia y el gobierno, es decir que se requiere de una participación actica de sectores como el campesino, mujeres, desplazados, sindical, organizaciones cívicas populares, medios de comunicación, universitarios, gremios económicos, y comunidad en general.

    Durante el periodo 2002-2010 fueron muy frecuentes las declaraciones presidenciales acerca que en Colombia no existía un conflicto interno, y que el problema del país eran las guerrillas de las FARC y ELN, a los cuales se les endilgó desde la llamada Casa de Nariño el título de narco terroristas. Dichas tesis cobraron fuerza después de la ruptura de los diálogos entre el gobierno y las FARC-EP en febrero de 2002.

    Razón por la cual la problemática social en Colombia se enmarcó (por parte del gobierno de turno) en la lucha antiterrorista direccionada desde la Casa Blanca en cabeza de G.W Bush, a raíz de los acontecimiento del 11 de septiembre. Por ello se entiende la cruel justificación de la Política de “Seguridad Democrática”, es decir el discurso de la “cohesión social e inversión” vía para justificar el gasto del presupuesto de la nación en la confrontación militar e intensificación de la guerra. 

    De inmediato surgen las siguientes preguntas: ¿Es adecuada dicha caracterización para describir la situación que afronta Colombia? ¿No hay una guerra en el país? ¿No hay conflicto?

    La violencia contra la población civil, se ha caracterizados por acciones violatorias sucesivas como: Desapariciones forzadas, violencia sexual, asesinatos, minas antipersonas y secuestros, las cuales pueden ser vistas como estrategias de guerra para asegurar un control regional.    

    Según Jean Pierre Derriennic "La guerra es un conflicto violento entre grupos organizados" y así mismo sostiene que frecuentemente se alude al termino guerra “como un enfrentamiento entre iguales”, lo cual caracteriza a la guerras interestatales, es decir las que se presentan entre las fuerzas estatales y las fuerzas que se le levantan contra el estado.

    Para referirse a una situación de confrontación armada, también se utiliza el término de Conflicto Armado, según concepto del Instituto de Investigaciones para la Paz de Estocolmo, se considera que existe Conflicto Armado cuando “se presentan acciones (situaciones) de enfrentamientos episódicos entre fuerzas militares, en los que a lo largo de su duración se produce más de un millar de muertos”[2]

    El reciente Informe ¡Basta Ya! registra que entre 1958 y 2012 el conflicto armado en Colombia ha ocasionado la muerte a por lo menos 220.000 personas[3], estas cifras (registros) son aproximados ya que la dinámica de guerra del propio conflicto hace que muchas víctimas estén en el anonimato y en la imposibilidad de reconocerlas.

    Podríamos afirmas que en nuestro país, el conflicto armado no tiene distinción de clases sociales, ya que los actores armados enfrentados han usado todas las modalidades de violencia: Entre ellas la utilización de la población civil como informantes o cooperantes para poder alcanzar sus objetivos guerreristas. Muestra de ello fue la vergonzosa propuesta del expresidente Álvaro Uribe durante un foro económico en Davos-Suiza, dicha propuesta “humanitaria” consistía en promover la creación de una red de cooperantes compuesta por jóvenes universitarios, los cuales según el alto premier Uribe Vélez se vincularan a través de la fuerza pública, y serían cerca de mil  estudiantes universitarios que recibirán una bonificación mensual de $100.000 pesos para desarrollar trabajos como informantes  bajo la asesoría del “glorioso” Ejército colombiano.   

    La iniciativa de alistar jóvenes universitarios para crear una red de informantes, no es más que una estratagema para tratar de legalizar una especie de CONVIVIR estudiantiles al interior de las Universidades Públicas, lo cual es similar a lo que sucede en EEUU, en donde funcionan desde el año 2006 con el nombre de centros comunitarios de Inteligencia de EXCELENCIA ACADÉMICA con presencia en 22 campus universitarios.

    Es de conocimiento público que la Policía y el Ejército son instituciones que han estado directamente vinculadas con masacres y crímenes de lesa humanidad los cuales se efectuaron utilizando las denominadas redes de cooperantes e informantes que trabajaban de la mano y con las estructuras de las Autodefensa Unidas de Colombia- AUC. Masacres como las de Mapiripán y el Salado fueron el producto de dicha cooperación, y así mismo se demostró con el escalofriante escándalo de los mal llamados Falsos Positivos (Ejecuciones extrajudiciales) en donde el Ejército colombiano daba a sus oficiales y soldados recompensas para asesinar y desaparecer a jóvenes, quienes posteriormente eran presentados como trofeos de guerra ante los medios de comunicación, con el pretexto de ser guerrilleros caídos en combate.

Hablando de Paz, haciendo la guerra   

dron1   El pasado 11 de septiembre un proyecto de Ley fue presentado por el ministro de defensa (Juan Carlos Pinzón) ante el congreso de la república,- este proyecto fue curiosamente radicado semanas después de las protestas sociales que se efectuaron en la Región del Catatumbo (Norte de Santander) y de las protestas realizadas en el marco del paro nacional agrario; paro y protestas a las cuales el gobierno de Juan Manuel Santos dio un tratamiento represivo y militar como respuesta a las solicitudes y exigencias del sector campesino -  el proyecto pretende modificar el código y procedimiento penal, con el objetivo de aumentar y crear nuevos delitos para las personas que participen de manifestaciones populares, es decir, que dicho proyecto no solo tiene toda la intención de criminalizar la protesta social sino además judicializar cualquier tipo de conducta que implique un “desorden social”.

    Una de las proposiciones proyectadas en dicho plan del ministro de “guerra” JC Pinzón, está la que tipifica el delito de “Obstrucción a vías que afecten el orden público”, proponen prisión de 3 a 5 años, multas y pérdida de derechos para los infractores. Y en efecto lo que se busca es que las manifestaciones y protestas espontaneas que no tengan ningún tipo de permiso sean objeto de judicialización; así mismo en dicho proyecto de ley “se está contemplando prisión de entre 1 y 5 años para adolescentes de 16 a 18 años de edad, lo cual es un significativo endurecimiento de penas para los jóvenes según el Representante a la Cámara G. Navas Talero”[4]

    De manera reiterada el comando central del Ejército de Liberación ELN, ha revelado su interés de entablar e iniciar diálogos con el gobierno, y así mismo advierte y señala públicamente las diferencias que tienen con el gobierno en la concepción de la construcción de la PAZ [5]. Coincidimos con algunos sectores académicos que durante el marco del proceso de arquitectura de los diálogos exploratorios, muy seguramente sea indispensable algunas acciones que generen confianza entre las partes, entre estas que la guerrilla del ELN anuncie la liberación de la totalidad de los ciudadanos que tienen en su poder. Este tipo de actos podrían ser vistos por la comunidad internacional y por los colombiano/as como un gran paso de buena voluntad, encaminado hacia la edificación de una PAZ colmada de esperanza y creadora de vida.               

    Sin embargo llama la atención, que hace 5 meses el comandante del Fuerza Área (FAC-Colombia) General Tito Saúl Pinilla, “revelara” que dicha fuerza posee más de 50 aviones no tripulados, conocidos como Drones[6]. Y que evidentemente este arsenal de guerra no es solo para “ejercer soberanía”, monitorear las fronteras, y vigilar los oleoductos e infraestructura de las torres de energía en los sitios apartado del país.

    Algunos expertos han referenciado que estos Aviones Drones son la llave de la PAZ del gobierno Santos en el marco del Plan Espada de Honor, y que dicha flotilla de aviones también serán utilizados para combatir a la insurgencia y salvaguardar los intereses y capitales de las multinacionales mineras que hoy hacen presencia en nuestro territorio. Dichos aviones no tripulados han jugado un papel importante en las guerras de Afganistán e Irak, y por lo menos vienen sobrevolando desde hace dos  años regiones como el Catatumbo (Norte de Santander) y Saravena (Arauca)       

El paramilitarismo se viene reeditando 

2 1   Desde febrero 2010 Human Righs Watch (HRW) en su publicación “Herederos de los Paramilitares: La nueva cara de la violencia en Colombia”, referencia y demuestra, como la mayoría de individuos que participaron en los actos protocolarios de las ceremonias de “Desmovilización” fueron absueltos por la participación en estos grupos, pero nunca fueron investigados por otros delitos atroces contra la población civil; además ponen sobre la mesa y dejan en claro que los antiguos Bloques Paramilitares se están nuevamente reorganizando dentro de un proceso de reingeniería. MacFarland  Investigadora de HRW para Colombia afirma que estos “nuevos grupos” armados (a los cuales el gobierno insiste en llamar pequeñas bandas emergentes BACRIM), están compuestos por lugartenientes paramilitares que nunca se desmovilizaron, paramilitares que se desmovilizaron, y de nuevos jóvenes que están siendo reclutados. Tales grupos están operando de la misma forma que lo hacían antes las Autodefensas – AUC, es decir cometen violaciones contra la población civil, y participan en operaciones de narcotráfico. Dicha publicación mostró además que poseen nombres como “los paisas”, “los rastrojos”, “los nueva generación” y los conocidos “Águilas Negras”.  

   Igualmente en su Informe 2013 “El riesgo de volver a casa”, HRW, señala que de los casos que tienen documentados sobre abusos y violaciones contra reclamantes y líderes de tierras  “existen evidencias persuasivas que sugieren que grupos sucesores de los paramilitares habrían cometido la mayor parte de los asesinatos, tentativas de asesinato y nuevos incidentes de desplazamiento forzado, así como también una proporción considerable de las amenazas”[7]  

foto2 3

   En el mismo sentido el informe alerta que la política institucional en el país, en materia de restitución de tierras presenta una gran debilidad fundamental, “El proceso no está acompañado de medidas paralelas destinadas a conseguir justicia por abusos contra los desplazados” y que la “respuesta” del Estado colombiano ante los abusos contra los reclamantes de tierras se ha centrado mayormente en simples expresiones de repudio por parte de los funcionarios de gobierno; sin embargo dichas expresiones de repudio y las acciones realizadas por la Unidad Nacional de Protección (UNP) “Son en definitiva MEDIDAS PALIATIVAS que NO contribuyen a controlar, ni a juzgar a los responsables que representan el origen de las amenazas contra la vida de los reclamantes.”   (8)

 *Edificio Camilo Torres Campus Universitario UIS, Cra 27- Calle 9 Bucaramanga-Colombia 

Referencias: 


[1] Memorias III Encuentro Nacional por la Paz, Departamento de Santander Vélez, abril 21 de 1989.

[2] La Guerra Interna y el Desplazamiento forzado, Jaime Zuluaga  Nieto, Universidad Nacional de Colombia Bogotá.

[3] ¡Basta Ya! Memoria de Guerra & Dignidad, Centro Nacional de Memoria Histórica GMH 2013. 

[4] "Se busca 'encajar' a los manifestantes en varios delitos", El Espectador 5 de octubre de 2013. 

[5] Carlos Arturo Velandia, La Paz es ahora, Revista Semana octubre 2013 

[6] Más de 50 drones ya vuelan en Colombia, Redacción El Tiempo, Mayo 2013.

[7] Informe “El riesgo de Volver a Casa”. Human Righs Watch (HRW), Septiembre 2013

[8] Ibid.

Compartir este post
Repost0
18 noviembre 2013 1 18 /11 /noviembre /2013 19:40

 

JYR

 

Por; Jose Yamel Riaño, 14 de noviembre de 2013

 

Sigue siendo el tema de la Paz prioritario en todos los escenarios nacionales y locales y seguirá recurrente en las campañas electorales para elegir Congreso Nacional y en las Presidenciales. El tema embargará buena parte de la vida nacional porque como lo dijo al guna vez Jaime Bateman, “Quien se quede con la bandera de la paz ganará la guerra”

 

Los acuerdos alcanzados en la Habana entre los negociadores del gobierno del Presidente Santos y los delegados de las FARC, parece no tienen marcha atrás. El primer acuerdo fue sobre el Agro y el segundo, la semana pasada, ni más ni menos que sobre la Participación Política, es decir, sobre la formas de participar en la toma de decisiones de Estado, que nos afectan como ciudadanos.

 

Tenemos que felicitar a los negociadores y a sus jefes por los logros alcanzados tanto en sus formas como en sus contenidos. Valdría la pena hacer un ejercicio de comparación entre estas negociaciones y las que se produjeron en los años noventa que  trajo como resultado la dejación de armas del M-19, el Quintin Lame, el EPL y una fracción del ELN.

 

Sin dejar de tener en cuenta que “No habrá acuerdo, hasta que todo este acordado”, parece que entramos a la recta final de  las negociaciones y no sería raro que los colombianos pudiéramos celebrar el año nuevo acompañado de un acuerdo que ponga fin al conflicto armado y podamos empezar a construir la paz. Como también es posible que esté escribiendo con el deseo más que con la razón. Pero no importa, el tema no da para menos y solo escribirlo es emocionante.   

 

Como ciudadanos estamos tan deseosos de conocer la paz como que llegue el momento de la firma de los acuerdos; sin embargo, no faltan quienes quieren dañar la fiesta. El señor Procurador General de la Nación dice; que todos los colombianos “queremos la paz”, que no hay enemigos de la paz, que lo único que los contradictores quieren es que la Paz no se convierta en impunidad total, absoluta; alega además, que los delitos de Lesa Humanidad y las violaciones generalizadas de los DD HH no admiten ausencia de castigo, asunto este, por todos conocido y compartido.

 

Pero una cosa es lo que el Procurador diga y otra, bien distinta, es la realidad nacional, o si no; que nos explique: porqué hemos vivido tanto tiempo en una guerra dañina sin justificación válida. Son esos hechos los que demuestran que detrás de la guerra hay gente muy poderosa que ha hecho de la guerra un negocio, de otra manera, haría muchísimo tiempo que el conflicto estaría resuelto.

 

Esas declaraciones, no de la persona, sino del señor Procurador General, acompañadas de otras intervenciones en la vida política del país, indican claramente: que se le está atravesando al gobierno del Presidente Santos, en una mezcla de ejercicio del cargo con un discurso político cargado de ideología religiosa donde se resalta su afán del mantenimiento del Estatus quo, lo cual indica claramente que allí hay por lo menos, una extra limitación de funciones, violatorias al régimen correspondiente a sus funciones. 

 

Estos hechos, sumados a la política que adelanta el ex presidente Uribe, representante de la derecha en Colombia; dejan claro lo que el Procurador y la ultra-derecha quieren.

 

 

Compartir este post
Repost0
17 noviembre 2013 7 17 /11 /noviembre /2013 19:19

GUERRA DEGRADADA Y PAZ “PERRATA”(1)

Por Fernando Dorado

 Popayán, 15 de noviembre de 2013

 

cenefa

 

En Colombia finalmente se va a sellar un acuerdo de Paz entre las FARC y un gobierno que representa fielmente a la burguesía transnacionalizada (“nacional” y global). No será la “paz” que muchos idealizan. Será una “paz perrata”, “a medias”, calculada y al servicio del gran capital que necesita un “buen ambiente para la inversión”.

Todos quisiéramos que las cosas no fueran de esa manera pero las minorías que tienen el poder, así lo imponen. Sus intereses son los que – por ahora – determinan nuestro futuro. Será una “paz” relativa, amañada, a cuenta gotas. Igual que la guerra que hemos vivido.

En Colombia idealizamos la guerra para sacar fruto de ella. También sublimamos la paz para manipularla. Ahora, los capitalistas transnacionales que utilizaron el conflicto armado, quieren ganar más con la paz y la van a hacer a su medida. El país – como el resto del mundo – seguirá en guerra, una “comible” como la de México o Brasil (más delincuencial que "política"), pero ni la Nación ni el pueblo saldrán beneficiados inmediatamente en nada. Para el movimiento popular – a mediano plazo – puede ser un paso adelante, pero depende cómo afrontemos el mal llamado “post-conflicto”.

¿Idealizamos el conflicto? ¡Sí! Nuestra guerra nunca fue resultado de una gran insurrección popular. Fue la reacción armada y obligada a la persecución y acoso criminal desatado contra campesinos rebeldes. En realidad nunca ha puesto en peligro la dominación oligárquica e imperial. Ha sido una guerra prolongada pero sin norte. La guerrilla no supo (¿o no pudo?) crear fuertes bases de apoyo transformadoras y por eso terminó siendo una guerrilla ambulante (andante). Contra lo que se propuso, se convirtió en algo similar a las fuerzas armadas oficiales en las zonas – marginadas y marginales – de colonización. Ha sido un ejército de ocupación con retórica revolucionaria pero práctica conservadora.

Nuestra guerra no ha sido creativa y creadora como lo fueron muchas guerras liberadoras. Ha sido una guerra sin espíritu o mejor, con un espíritu acorralado, vengativo y resentido. De parte y parte. Ha sido un conflicto manipulado, degradado, en gran medida programado por el gran capital y el imperio. Fue instrumentalizado para ponerlo al servicio del despojo territorial y la expulsión del campo de millones de colombianos. Sólo en la primera etapa del M-19 fue una “guerra politizante”, de resto – sin desconocer el heroísmo y los buenos propósitos – ha sido una guerra de resistencia, sin ambición de poder.

Al igual que esa guerra, la “paz” que avizoramos será igualmente degradante. Y no puede ser de otra manera. Las guerrillas están en una encrucijada histórica: saben que la única manera que tienen de despejar el camino a la lucha del pueblo y los trabajadores es con su desmovilización y desarme. Lo que ocurre es que no quieren reconocer su derrota política creyendo que es a la vez una derrota popular. No se han dado cuenta que en gran medida es una auto-derrota. No pudieron superar ética y moralmente – no a sus enemigos – sino a su propia naturaleza contestataria. Renunciar a esa forma de lucha, no por la guerra en sí misma sino por la forma que adquirió, es un gran paso adelante. Será una especie de expiación liberadora.

La “paz” que nos espera estará atravesada con la acción provocadora y asesina de los actuales grupos paramilitares que – así sean más delincuencia común que contrainsurgencia organizada –, podrán ser contratados por empresas transnacionales y políticos corruptos para liquidar y desaparecer a los dirigentes populares que les estorben. Ya lo hacen. Y paralelamente, la oligarquía aprobará hermosas y rimbombantes leyes y normas “democráticas” para garantizar “la participación ciudadana y comunitaria”. Será “una nueva apertura democrática” al servicio de la segunda fase de neoliberalismo. Nada más contradictorio.

Le corresponde al pueblo y a los trabajadores diseñar la forma de salir de ésta trampa histórica. Si seguimos reaccionando mecánicamente a los estímulos de nuestros opresores, no saldremos de la encrucijada en la que estamos. Si nos da temor desnudar nuestro interior, si no nos atrevemos a mirar de frente nuestros errores y no somos capaces de replantearnos radicalmente nuestra práctica, le estaremos facilitando las cosas a las clases dominantes. Sabemos que no partimos de cero pero debemos asumir críticamente lo vivido.

Estamos ad-portas de la “Paz” pero seguimos terriblemente divididos y confundidos. Sufrimos la mayor quiebra moral que cualquier nación y pueblo pueda soportar y sin embargo, todavía creemos en los representantes de la “burguesía burocrática” (Samper, Serpa y compañía) que posan de defensores de los “derechos humanos”. Estamos frente a la quiebra económica de cientos de miles de productores agropecuarios y no obstante seguimos aspirando a que la “burguesía nacional” se sume a la lucha por soberanía nacional. Es ridículo.

Sólo si somos capaces de asumir la verdad podremos avanzar por caminos de dignidad y libertad. No es la oligarquía y el imperio los que nos han vencido, somos nosotros mismos los que hemos fallado. Sólo con humildad podremos ganar el corazón del pueblo. Sólo con apertura mental nos uniremos en medio de nuestras diferencias. Sólo con sensibilidad identificaremos con claridad nuestras metas. Sólo con conciencia plena de las realidades externas, nos superaremos a nosotros mismos y le daremos grandeza a nuestras luchas.

Volver a los principios es la tarea del momento. Sabemos que nuestro pueblo va a dar la batalla contra esa nueva fase del neoliberalismo depredador y despojador. Siempre lo ha hecho y lo está demostrando. Pero ya no se trata sólo de luchar, se trata ganar. La lucha popular no puede seguir “negociando” su liberación: hay que ejercer la libertad. La lucha popular no debe seguir exigiendo “autonomía” a sus opresores: hay que vivir la emancipación. La lucha popular no tiene por qué separar soberanía nacional de soberanía popular: la una es inexistente e inseparable de la otra. Son elementos del debate actual.

Estamos a un paso de librarnos de una guerra que sólo ha producido sufrimiento y víctimas al pueblo y a la Nación. Sin embargo, la “paz” que se aproxima sólo será una nueva forma de la guerra que la oligarquía siempre ha librado contra el pueblo. Si nos ilusionamos ingenuamente con la “paz” y con la “nueva apertura democrática”, sólo estaremos ayudando a las clases dominantes a eternizar su poder.

Es la hora de los replanteamientos de fondo. Una nueva filosofía del cambio y de la acción política debe emerger de esta crisis de valores. No es casual que hayamos llegado a esta encrucijada. Somos nosotros mismos quienes labramos nuestro futuro. No tenemos excusas.

No se trata de escoger entre movimiento social y político. Tampoco si la vía es electoral o insurreccional. Menos si primero es la teoría y luego la acción. La decisión es si continuamos separando lo social de lo político, si seguimos siendo electoralistas que nos amoldamos a las reglas de la democracia formal y cuando el pueblo se insurrecta nos da temor ponernos a su cabeza.  La exigencia es valorar la teoría para derrotar el practicismo y el pragmatismo.

Para que la “paz perrata” que ya tenemos encima no nos ahogue entre la amenaza de volver a “enmontarnos”, la de dejarnos domesticar por la falsa democracia o permitir que nos exterminen en una nueva versión de lo ocurrido con la UP, es necesario que las fuerzas democráticas y revolucionarias nos demos un fuerte empellón, nos sacudamos a fondo y estemos dispuestos a romper con una serie de paradigmas que hemos aceptado como verdad.

Entre esos paradigmas el principal es creer que puede existir “verdadera democracia” bajo un régimen capitalista. Hoy estamos constatando que el capitalismo es la negación de la democracia. Incluso en los países más desarrollados lo que existe es la dictadura del capital financiero bajo una fachada democrática que los pueblos y los trabajadores descubren y desenmascaran a diario. Lo estamos comprobando en Europa y los EE.UU.

La crisis que vive el capitalismo nos llama a un replanteamiento profundo, el pueblo en lucha nos lo exige, las nuevas generaciones lo anhelan. Lo vivido está allí esperando que lo superemos. No podemos ser inferiores al momento.   


 

(1) “Perrata”: Término utilizado en la Costa Caribe colombiana para significar que algo no tiene calidad.

 


 


Compartir este post
Repost0
12 noviembre 2013 2 12 /11 /noviembre /2013 14:22

HERMANITO1

El Espectador 10 Nov 2013

Notas de Buhardilla

El cartel de la mezquindad

Es increíble que una noticia tan esperanzadora como la del acuerdo logrado en La Habana sobre la intervención en política de la insurgencia, haya sido recibida con tan mala voluntad por Uribe, el procurador Ordóñez, el candidato del Centro Democrático, Óscar Iván Zuluaga, y en general por la jauría de la ultraderecha.

Por: Ramiro Bejarano Guzmán

Todas las voces que se han oído en contra no son ni siquiera pesimistas, sino argumentos baratos y desgastados. Que cómo se va negociar con el cartel de la droga más grande del mundo; que por qué se habilita de opositores a los terroristas; que los guerrilleros de las Farc serán premiados con curules en el Congreso; que no se definió con certeza cómo los insurgentes participarán en la vida política, etc. Todas esas expresiones hostiles contra la paz, paradójicamente provienen de quienes propiciaron la ultrajante ceremonia en la que los jefes paramilitares, liderados por Mancuso, llegaron al Congreso repleto de uribistas que los escucharon con reverencia digna de mejor causa. Esos mismos parlamentarios luego sacaron adelante la vergonzosa Ley de Justicia y Paz con la que se vistió de legalidad la audacia criminal del paramilitarismo que aún hoy sigue impune.

Pero, sin duda, la más absurda declaración fue la del procurador Ordóñez, para quien el acuerdo sobre el segundo punto de la agenda del proceso de paz entre Gobierno y Farc no contiene nada nuevo, porque, según él, todo ya está en la Constitución y la ley.

Este procurador —que sigue sin comprender que es vocero de la sociedad colombiana y no del grupo político que preside su amigo Uribe Vélez— no le da importancia a que el acuerdo de La Habana tenga por norte respetar los “derechos y garantías para el ejercicio de la oposición política en general, y en particular para los nuevos movimientos que surjan luego de la firma del acuerdo final”. Este ampuloso jefe del Ministerio Público, siempre desinformado y mal instruido jurídicamente, no se ha tomado el trabajo de identificar la norma que en la Constitución o en la ley prevé un derecho tan claro, como el que se ha conciliado en La Habana. No la hay, y tampoco existe normatividad que garantice un “sistema integral de seguridad para el ejercicio de la política” por quienes han estado al margen de la ley, que los proteja “sobre la base del respeto por la vida y la libertad de pensamiento y de opinión”.

El peor olvido de Ordóñez y de las gentes de su calaña, es no haber recordado la tragedia de la Unión Patriótica, el partido político de la izquierda que fue aniquilado por el paramilitarismo y agentes de un Estado cómplice. Pero claro, a alguien como el procurador le importan un comino esos muertos, porque no rezaban en la iglesia lefebvriana o no bebían del fanatismo laureanista; por eso no se ha preocupado de pedir que esos crímenes se declaren de lesa humanidad, esos sí claramente identificados como tales, porque significaron la desaparición sistemática de toda una corriente política.

Y el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, no desperdició la oportunidad de lanzar otra provocadora declaración de tinte incendiario. Cada día parece ser más escudero de Uribe que ministro de Santos.

Mientras los pregoneros de la muerte y la violencia pretenden engañar a los colombianos ofreciéndoles más guerra, la comunidad internacional, por fortuna, sí apoya lo que está ocurriendo en La Habana.

Nadie puede asegurar que el proceso de paz terminará bien, porque además no sería extraño que “esos enemigos agazapados de la paz”, que jamás quiso identificar Otto Morales pero que presumimos quiénes son, promuevan actos terroristas que intimiden a la población y la lleven a pedir que cese el esfuerzo de La Habana. No sería la primera vez. Aun así, después de 60 años de conflicto armado, lo que no puede ocurrirnos es que ni siquiera lo intentemos ni estemos dispuestos a correr riesgos. Que se queden solos los chacales dándole vueltas a su visceral odio.

Adenda. Tiene razón Asonal Judicial. Que renuncien todos los magistrados del Consejo de la Judicatura. Por algo se empieza.

Compartir este post
Repost0
5 noviembre 2013 2 05 /11 /noviembre /2013 15:08

Declaración de Álvaro Fayad Delgado,

Comandante general del M-19

    A0El 6 de noviembre de 1985 la Compañía Iván Marino Ospina del M-19 fue ante la Corte Suprema de Justicia a entablar una demanda armada y a convocar a un juicio público contra el gobierno de Belisario Betancur.

Fue, ante el más alto tribunal de justicia, a solicitar un pronunciamiento sobre la constitucionalidad del Acuerdo de Cese del Fuego y Diálogo Nacional suscrito en Corinto, Hobo y Medellín, en agosto de 1984.

Fue, ante hombres de honor y leyes, a pedirles asumir conocimiento sobre el cumplimento que hicieran las partes en el desarrollo y ejecución de dicho compromiso, cuyo fin era la paz en su dimensión más pública y humana: la justicia social y la democracia política.

Fue, ante el poder jurisdiccional, a invocar su protagonismo en la búsqueda de una solución política negociada en Colombia, a los agudos antagonismos que vive la patria, dado que el Gobierno y el Congreso de la República habían traicionado ese empeño colectivo de la comunidad patria del cual resultaron inferiores.

Fue, ante la nación y el mundo, en ejercicio del derecho a la rebelión, a acusar a un Gobierno que engañó a la opinión pública, pretendió aniquilar a la democracia en armas y traicionó la forma más creativa, más justa y novedosa de buscar la paz, cuál era el Diálogo para la Concertación Nacional.

No eran otras nuestras pretensiones. Instaurar la demanda, convocar al juicio, eran los objetivos del Operativo "Antonio Nariño por los Derechos del Hombre". Nuestras armas comparecían ante el tribunal de la justicia para someterse a él y no para ser instrumento de coacción a la libre voluntad de los honorables magistrados, quienes no estaban obligados a asumir el conocimiento de nuestras pretensiones durante el desarrollo del operativo.

El régimen de minorías prefirió arrasar con el poder jurisdiccional antes que permitir que se expresara la verdad sobre el gran fraude a la esperanza nacional, el incumplimiento de la promesa de paz y la traición a las soluciones de concertación mayoritaria.

La decisión ciega y brutal de Belisario Betancur y la respuesta de las Fuerzas Armadas, apoyadas por la clase política, la oligarquía y los dueños de la gran prensa, no fue ataque contra nuestra columna de 42 combatientes, sino una operación de aniquilamiento masivo, de tierra arrasada, de holocausto total y generalizado. Las tanquetas, el empleo indiscriminado de rockets, granadas, gases, y la provocación de incendios fueron la sola alternativa a las diferentes soluciones. No hubo intento alguno de negociación, ni fue escuchada la orden de cese del fuego del presidente de la Corte Suprema de Justicia. Fuego, tierra arrasada y asaltos de aniquilamiento fueron la sola respuesta del régimen oligárquico.

En nombre de las instituciones republicanas destruyeron el pilar de la institucionalidad democrática. En nombre de la autoridad presidencial negaron la autoridad del máximo representante del poder jurisdiccional. En nombre de la paz ciudadana inmolaron a magistrados, trabajadores de la justicia y guerrilleros, quienes coincidieron con una nación estremecida en la voluntad de buscar salidas incruentas a la conflictiva situación de hecho.

Por eso será siempre la voz viva del doctor Reyes Echandía exigiendo a Betancur y a las Fuerzas Armadas el cese del fuego y el comienzo de conversaciones, acusación certera y condena irrevocable, absoluta, a quienes ordenaron, ejecutaron y consintieron el holocausto total.

Por eso, desde todos los rincones de la patria se levantan hoy los puños dispuestos a empuñar las armas de quienes combatieron con honor y mantuvieron la decisión de vencer, dando todo por Colombia.

Y se levanta intacto el memorial de agravios de nuestro tiempo: como permaneció el ideario de José Antonio Galán y sus Comuneros; como se elevó la voz de Antonio Nariño por encima de los muros de un encierro casi perpetuo; como se extendió la llama libertaria que pretendieron sofocar los pacificadores de otros tiempos.

El horizonte de justicia y plenitud, de respeto y convivencia, de desarrollo y libertad, es más que nunca tarea de un pueblo erguido, voluntad nacional de nuevo temple, hallazgo de unas nuevas mayorías que por decisión histórica asumen la construcción de un nuevo gobierno. logo 

Álvaro Fayad Delgado

Comandante General Movimiento 19 de Abril, M-19  

Montañas del Cauca, noviembre de 1985

 

 

HERMANITO1 

 

“La decisión ciega y brutal de Belisario Betancur y la respuesta de las Fuerzas Armadas, apoyadas por la clase política, la oligarquía y los dueños de la gran prensa, no fue ataque contra nuestra columna de 42 combatientes, sino una operación de aniquilamiento masivo, de tierra arrasada, de holocausto total y generalizado. Las tanquetas, el empleo indiscriminado de rockets, granadas, gases, y la pro-vocación de incendios fueron la sola alternativa a las diferentes so-luciones. No hubo intento alguno de negociación, ni fue escuchada la orden de cese del fuego del presidente de la Corte Suprema de Justicia. Fuego, tierra arrasada y asaltos de aniquilamiento fueron la sola respuesta al régimen oligárquico”

Comandante Álvaro Fayad

 

     

No hubo ningún plan dirigido a liberar rehenes [...] Desde cuando se dio por finalizada la recuperación del Palacio, se empezó a enmascarar la verdad de lo ocurrido allí.

Comisión de la Verdad

 

«De acuerdo con esto es muy claro, es clarísimo que pese a saber qué tipo de acción planeaba el M-19, el Plan del Ejército no contemplaba ni la presencia de rehenes ni el respeto por sus vidas, y al cumplir con estas premisas la operación en ningún momento fue de rescate sino de aniquilamiento, estando de por medio las vidas de algo más de dos centenares de seres inocentes».

Fiscalía General

 

“El mundo entero presenció el uso indiscriminado de tanquetas, cañones, rockets, granadas y gases, no hubo un solo instante de aceptación a una solución negociada. Creo que la historia se está encargando de demostrar que nuestras exigencias eran de justicia”

Comandante Gustavo Arias Londoño, “Boris”.

 

"Jorgito, voy a hacer un viaje largo. Es posible que le cause molestias a mi familia y en especial a usted. Entonces, por favor, les dice eso y a usted le pido mucho perdón si le llego a causar esas molestias"

Irma Franco Pineda, guerrillera del M-19, desparecida en el Palacio de Justicia por el Ejército Nacional.

 

 

Fiscalía General: «También existieron "ejecuciones" como lo acreditan las personas que narraron cómo asesinaron a dos guerrilleros heridos de muerte y desarmados. Si bien es cierto el hecho no puede ser relacionado en este acápite, sí deja una sensación muy lamentable por la cual, por lo menos, se debía haber indagado en su oportunidad» Al igual que las torturas denunciadas por muchos de los rehenes liberados y en particular por el señor José Vicente Rubiano, que en opinión de esta instructora puede constituir delito que según los mismos argumentos que soportan esta decisión puede ser considerado como de lesa humanidad, por lo que se compulsarán las copias respectivas».

 

1385156_461935853923786_425140480_n.jpg

carlos uran 

Comisión de la Verdad: »Al final no se supo cómo murieron los rehenes y guerrilleros del cuarto piso. Se desconoce quiénes fallecieron antes de que las llamas lo confundieran todo, porque de este grupo no sobrevivió una sola persona. Lo cierto es que la gran mayoría de los cuerpos se encontraron desmembrados, mutilados, calcinados y por lo menos tres de los magistrados, los doctores Alfonso Reyes Echandía, Ricardo Medina Moyana y José Eduardo Gnecco Correa, mostraron en sus restos mortales proyectiles de armas que no usó la guerrilla»…

 

»El día 7 cuando el Gobierno autorizó extemporáneamente el intento del diálogo a través de la Cruz Roja, el Ejército deliberadamente dilató el acceso del director del Socorro Nacional con el fin de rematar previamente "la misión" militar de "fumigar" guerrilleros».

 

-Paladín 6 (General Samudio, comandante del Ejército)  “Entiendo que no han llegado los de la Cruz Roja. Por consiguiente estamos con toda la libertad de operación. Estamos jugando contra el tiempo. Por favor, apurar, apurar a consolidar el objetivo y a acabar con todo...

 

«Muchos de los civiles atrapados en el Palacio fueron conducidos al Cantón Norte del Ejército. Los estudiantes de la Universidad Externado de Colombia Yolanda Santo domingo y Eduardo Matzon fueron sometidos a tratos crueles en instalaciones militares. La primera a actos gravemente degradantes de la libertad y dignidad de cualquier mujer".

 

sin.jpg   

»Una vez consumada la catástrofe, los militares no sólo impidieron que se cumpliera con las más elementales reglas de investigación criminal sino que se incineraron algunos cadáveres, otros fueron cuidadosamente lavados, se les despojó de sus prendas, se ordenó a algunos bomberos trasladarlos de la escena del crimen junto con elementos materiales, algunos de los cuales se barrieron quedando destruidas huellas o eliminadas valiosas pruebas.

 

Palacio2

 

»Luego los cadáveres fueron conducidos de manera desordenada y apartada de elementales normas técnicas a Medicina Legal donde tampoco se permitió realizar la totalidad de las necropsias ya que se impartió la orden de trasladarlos a fosas comunes"

 

 

 

Palacio1

   http://www.semana.com/nacion/articulo/la-fosa-perdida-del-palacio/97368-3

 

»En síntesis fue una acción de barbarie, inspirada en la retaliación y con el derrotero prioritario de eliminar al enemigo, antes que cumplir la insoslayable obligación constitucional de rescate a la población civil cautiva. No hubo ningún plan dirigido a liberar rehenes. El operativo militar apuntó a destruir al M-19»

 

Palacio4.jpg 

 

Soldado José Rodríguez,Batallón Guardia Presidencial:

 

«Había un teniente, no me acuerdo el nombre, pero sí me acuerdo de él: era un hombre rubio, narizón. Cuando estábamos en el cuarto piso abrieron una tronera en el techo frente a la puerta de un baño. El tipo metía por allí el cañón de la ametralladora y lo giraba disparando. Acababa con una canana y, venga, otra. Tenía a dos soldados de ayudantes.

 

»Aquello parecía un supermercado donde usted pedía lo que quería: "Granadas para el cuarto". "Rockets para el tercero". "7’ 62 para el segundo". Y pida y pida y pida, y lleguen y lleguen armas, municiones, lo que fuera.

»Después del teniente aparecieron allí dos soldados regulares de la contraguerrilla de la Escuela de Artillería. Pidieron .granadas y empezaron a activarlas y a botarlas por el hueco. Botaron como unas cinco o seis granadas, y ahí fue cuando empezaron a escucharse los gritos, que no más; que somos rehenes, que vamos a salir. Es que ahí se disparaba en forma indiscriminada. La gritería de "somos rehenes, no disparen", era todo el tiempo, pero eso no importaba.

 

»-¿Disparaban al baño sabiendo que allí había rehenes? »

 

-Pues, sí. Es que cuando estábamos en el portal de la Alcaldía el capitán Trujillo nos echó un discurso:

 

 "Ya vamos para la guerra". "Miren que es cierto”. "Miren que el enemigo está allá adentro".

 

»Y luego: "Ustedes tienen que matar a todos los que se muevan. Igual a los que no se muevan. La orden es matar a todo el mundo. Ustedes tienen permiso para matar".

 

»Ahí llevaron las de perder unos del F2, Policía Secreta vestidos de civil, que

se quedaron adentro, porque ya le digo: la orden era darle bala a todo el mundo: eso era un recreo, rompa, dispare, mate […].

 

 

Coronel Luis Alfonso Plazas Vega:

imagesCAPGYSTM   

“-Coronel van a morir los magistrados.

¿Sí? Pues que después les hagan estatuas.”

 

  http://www.semana.com/cultura/galeria/la-fosa-perdida-del-palacio-justicia/136448-3

Compartir este post
Repost0
4 noviembre 2013 1 04 /11 /noviembre /2013 21:26
 1441241_463451070438931_1739109224_n-copia-1.jpg
 
 
 
  0y01Y2
    3Y4
  5Y6
    7Y89Y10
    11Y12
   13Y14
  15Y16
  17Y18
  19Y20
 
  21Y22
  23Y24
  25y26
  27y28
    29y30
 
   
 
 
 
 
 
Compartir este post
Repost0

Presentación

  • : El blog de Oiga Hermano, hermana
  • : La historia de Colombia ha sido la del desencuentro entre compatriotas, la del saqueo de las riquezas y la usurpación del poder por parte de la oligarquía. Esto nos ha llevado a vivir en medio de la violencia y la carencia de bienestar para las mayorías... Nos proponemos cambiar profundamente esta realidad. Destacados hombres y mujeres del M-19, junto a vigorosos movimientos sociales han luchado y siguen luchando por conseguir una sociedad justa, democrática y en Paz.
  • Contacto

LA PROMESA QUE SERÁ CUMPLIDA

        

NUESTRO CORAZÓN NO DEJA DE LATIR POR COLOMBIA      

 

 

 

MEMORIA

“El olvido no es victoria

sobre el mal ni sobre nada

y si es la forma velada

de burlarse de la historia,

para eso está la memoria

que se abre de par en par

en busca de algún lugar

que devuelva lo perdido…”

Mario Benedetti

SIEMPRE PRESENTES

"Nosotros morimos tres veces, la primera en nuestra carne, la segunda en el corazón de aquellos que han sobrevivido, y la tercera en la memoria, la cual es la última tumba."

Rosa Epinayu

 

 

 

 

 

 

 

Artículos Recientes

  • Aniversario: 19 de Abril de 1970 - 19 de Abril de 2021
    "Queridas y Queridos Compas Caidos en combate O desaparecidos O matados a traición o tortura ¡No les olvidamos! Aunque sigamos amando. No les olvidamos porque amamos como alguna vez amaron Ustedes"
  • ACERCA DE LA CULTURA
    "Homenaje a un hombre que solo esta patria puede engendrar" Asesinado por miembros de la Policía Nacional el 7 de abril de 1989 Algunos Elementos Acerca de la Cultura Por Afranio Parra Guzmán Cárcel "La Picota" Julio de 1.982 "Para entender a nuestro...

Páginas

Simon Bolivar

               bolivar