Overblog
Seguir este blog Administration + Create my blog
4 noviembre 2013 1 04 /11 /noviembre /2013 21:26
 1441241_463451070438931_1739109224_n-copia-1.jpg
 
 
 
  0y01Y2
    3Y4
  5Y6
    7Y89Y10
    11Y12
   13Y14
  15Y16
  17Y18
  19Y20
 
  21Y22
  23Y24
  25y26
  27y28
    29y30
 
   
 
 
 
 
 

Compartir este post

Repost0
31 octubre 2013 4 31 /10 /octubre /2013 13:17
3rosas
 
3-copia-1.jpg Otilia Campos, madre del Compañero Víctor Polay
 
A quienes han mantenido la certeza de la vida en los trajines de estos caminos, quiero comunicarles una triste noticia, la madre del compañero Víctor Polay, fundador del MRTA del Perú y comandante del Batallón América del M 19, fue asesinada en su residencia, los motivos están en investigación.
Solidaridad a él y a su familia en especial su hija y familiares.
Con afecto,
Hipólito 
 
2_2.jpg
 

Compartir este post

Repost0
21 octubre 2013 1 21 /10 /octubre /2013 20:49

3rosas

 

Por JOSÉ YAMEL RIAÑO.

OCTUBRE 20 DE 2013

 

JYRDespués que entró en vigencia la Constitución Política de 1991, el hecho político más importante de los últimos cien años en nuestro país es lograr el acuerdo de paz negociada entre las partes porque será el principio del fin al conflicto armado colombiano.

 

Ese hecho, por su propio peso es del que deberíamos ocuparnos todos los nacionales como la prioridad uno, dado que parece que ahora no solo es posible sino inminente. Razones para semejante optimismo sobran. Por donde se le mire hay argumentos que piden el Acuerdo ¡YA!.

 

A los colombianos, a los extranjeros residentes, a los países hermanos de América Latina, igual a los asiáticos y africanos a todos, pero especialmente a nosotros los demócratas raizales desde ya nos comprometemos con hacer todo lo que este de nuestra parte hacer, para consolidar la paz.

 

No podemos seguir jactándonos de vivir en el siglo XXI, en la postmodernidad y ni sabemos cuántas cosas más, cuando apenas sobrevivimos a las masacres de inermes campesinos ejecutados ayer por grupos paramilitares hoy por bandas de criminales denominadas “Bactrin”, que al parecer, solo cambiaron de nombre. No soportemos un desplazamiento forzado más. No es posible permitir que continúe el despojo de tierras a los campesinos, los más pobres, entre los pobres e América. Así nos ha tocado vivir la guerra, como en las peores épocas. Pero aún así, nos atrevemos a llamarnos civilizados y hasta demócratas, aunque parezcamos más una jauría de lobos hambrientos.  

 

No hay, no existe razón válida que justifique continuar una guerra después de más de medio siglo de ignominia interna. Hoy ni siquiera la paz, justifica la guerra como lo expresó en su tiempo Jaime Bateman, cuando sentenció “Lo único que justifica la guerra es la lucha por la paz”. Como personas y como comunidad los colombianos no podemos seguir matándonos entre nosotros ni a nadie. La vida es el principal derecho humano no podemos seguir viviendo en medio de la política de la muerte.

Vergüenza propia nos causan las estadísticas de los resultados de esa infamia que llamamos guerra. Hacen mal las FARC, el Gobierno y las Fuerzas Armadas –herederas ni más ni menos que del Ejército de Bolívar- en pretender ganar algo tan infame como el conflicto que sufrimos todos.

Lo único decentes por hacer es firmar la paz, y ya. Es por nuestra propia vida y la de los hijos. Por la familia y nuestra comunidad. No queremos más guerra Queremos Paz y sabemos que nos va a costar, porque la paz no son las firmas de los acuerdos de la Habana, hasta allí hemos avanzado, que ya es bastante, pero es solo el principio. El resto, que es lo más duro, lo tenemos que construir entre todos. Ese es el costo a pagar y tenemos que estar dispuestos a hacerlo ya.

El logro parece difícil pero no lo es tanto, muchísimo más caro es el conflicto. El postconflicto nos llevara mucho tiempo pero es muy gratificante trabajar para el bien de todos. Claro, por obvio que parezca ese trabajo también tiene enemigos y poderosos, tan poderosos son: que han logrado, con el poder que tienen sobre los medios de comunicación modernos; vendernos la idea de que hay que desconfiar siempre de todo el mundo porque el semejante es quien quiere hacernos daño. Todo porque la guerra para ellos no es un problema, es un negocio. Así nos mantienen separados, y el conflicto cumple el objetivo no solo de dividirnos sino hasta de odiarnos entre nosotros, mientras ellos  se presentan como los salvadores, a quienes tenemos que agradecerles.

Pero ¿qué hacer para lograr todo eso?, es la pregunta obligada, para lo que tenemos también una respuesta obligada: “Con mucho amor”. Para aprender a convivir lo primero que necesitamos es ser incluyentes, generalmente eso nos lo enseña la vida, debemos y podemos compartir, aceptarnos como somos y aceptar a las personas como son, siempre y cuando no hagan daño. Tenemos que perdonar. Es posible que no podamos olvidar pero el perdón abre las puertas de oportunidades con nuestros semejantes. Finalmente todos cometemos errores porque somos humanos, lo que no quiere decir que podemos repetir las ofensas, la norepetición es parte del proceso y nuestras comunidades deben hacerla práctica cotidiana si es que de verdad queremos construir una Sociedad de Amor.

Más allá  de los contenidos de este escrito, las gentes con quienes compartimos la política a estas alturas nos estamos preguntando, ¿Y, entonces para qué la política? La respuesta coherente con el tema debe ser ¿Cuál Política? Porque aquí estamos hablando de la “Política del Amor”. Esa misma con las que nos amenazó Gustavo Petro en el discurso de posesión y de la cual no se volvió a saber, hasta el punto que la estamos reinventando.

A propósito del ejercicio de la política, hemos estado bastante tiempo allí y de mi parte tengo que confesar que es mucho lo aprendido pero nos falta muchísimos por saber. Cada día la política es más compleja, y a veces amenaza con no hacerse entender. Cada día que se reúne el colectivo de Progresistas hacemos unas discusiones interminables sobre lo electoral, lo social, lo económico, ahora lo ambiental, pero por ejemplo, casi olvidamos el proceso de paz que vivimos y del que ya vimos su importancia. Si de hacer política se trata, como algo que nos gusta porque estamos convencidos que esa es la forma como mejor podemos ayudar a nuestras comunidades, para también ayudarnos nosotros, ahora resulta que esa misma política nos está indicando que lo primero es la paz.

Compartir este post

Repost0
21 octubre 2013 1 21 /10 /octubre /2013 13:55

ituango.jpg

Las denuncias de la Fuerza Pública crecen en los municipios impactados por Hidroituango y así mismo crecen las amenazas

El Movimiento de Afectados por Represas y en Defensa de los Territorios Ríos Vivos expresa su repudio ante las amenazas que el día 15 de octubre de 2013 recibieron siete (7) educadores de Ituango, uno de los 12 municipios impactados por el Megaproyecto Hidroituango.

La educación en Antioquia está en crisis. La situación de los docentes en Ituango y en toda la zona de influencia de Hidroituango es crítica, el Ministerio de Educación, así como la Secretaria de Educación departamental, y el Ministerio del Interior no ha tomado las medidas pertinentes para que la comunidad educativa tenga las medidas de protección a las que está obligado el Estado. Ya han sido múltiples las amenazas que han recibido docentes en la zona, en Ituango ya se habían desplazado hace poco otros docentes por las mismas circunstancias.

Hay que recordar que los docentes amenazados lideraron (entre otros actores sociales) la primera gran marcha que se vivió en Ituango por los impactos del megaproyecto más grande del país Hidroituango en el año 2010, además en el año 2012 y 2013 realizaron fuertes denuncias por la ocupación de bienes destinados a la educación por el Ejército Nacional y de la infracción al principio de distinción con los niños, niñas y adolescentes cometidas por la Policía Nacional. Han participado de diferentes iniciativas sociales y comunitarias en defensa de los Derechos Humanos y principalmente el Derecho a la Educación, por tal razón son Defensores y Defensoras de Derechos Humanos que requieren la actuación prioritaria de las instituciones para su protección.

En las Seis escuelas del municipio de Briceño se encuentran en situación crítica por el temor a los enfrentamientos armados en la zona, por las minas antipersonales en sus alrededores y por las infracciones al DIH.

El gobierno departamental desconoce en sus actuaciones las dinámicas de la ruralidad, el 80% de la infraestructura educativa en el departamento requiere atención, es muy escasa la conectividad y se vio reducida en el último periodo de gobierno. La Secretaría de Educación Departamental no tiene respuestas claras para la situación de inseguridad y los requerimientos de garantías para las comunidades educativas en las zonas de conflicto.

Las y los integrantes del Movimiento Ríos Vivos Antioquia exigimos:

1.    A la justicia colombiana investigar y judicializar a los autores intelectuales y materiales de estos hechos lo más pronto posible.

2.    A la Unidad Nacional de Protección brindar  medidas de carácter urgente a todos y cada uno de los docentes amenazados que les permitan continuar con su labor docente y en defensa de los Derechos Humanos.

3.    Al Ministerio del Interior analizar las condiciones de seguridad de las comunidades educativas rurales de cada uno de los municipios de la zona de influencia de Hidroituango y tomar medidas para garantizar el derecho a la vida e integridad física y emocional de las comunidades educativas

4.    Al gobierno departamental tomar acciones inmediatas para que las reivindicaciones de las y los educadores que como defensores han liderado, no sean opacadas por estas viles acciones y por el contrario se concreten lo más pronto posible.  

¡Ríos para la vida, no para la muerte!

COLECTIVO INFORMATIVO SUSURRO

Miembros de la Coordinación Colombia Europa-EEUU

Nodo Nororiental (CCEEU)

http://informativosusurro.blogspot.com/

www.youtube.com/SUSURROINFORMA

E-MAIL:elsusurro.kolectivo@gmail.com

Universidad Industrial de Santander

Bucaramanga, Colombia

 

Compartir este post

Repost0
12 octubre 2013 6 12 /10 /octubre /2013 18:45
UNA REFLEXION INDIGNADA SOBRE UNA PROPUESTA POLITICA
 
Omar Vesga Núñez
12 de octubre de 2013
  Ignoro qué conclusión tendrá la equivocada propuesta de aplazar los Diálogos de PAZ de la Habana por la urgencia electoral de los políticos, pero si merece una firme opinión de un ciudadano indignado al respecto.
 Quienes así proponen ignoran lo que la PAZ significa pero desnuda su torpeza ética y política. Se renueva con esto la doble moral que caracteriza el discurso de la mayoría de la clase política colombiana, pues este aplazamiento es una cobardía moral con un pueblo que sufre diariamente, los muertos, desplazados, desempleados y toda clase de miseria por el conflicto armado.
  Contrasta esta cobardía moral con la PAZ, con la arrogancia militarista frente a Nicaragua que reclama lo que un organismo de Naciones Unidas, la Corte de la Haya, le concedió en litigio legal, repetimos, con Colombia. Contrasta repetimos, con el patrioterismo barato que rechaza oficialmente, tal sentencia para vergüenza y ridículo internacional, silenciado por los medios de comunicación privados. 
  Sin embargo, esta “dignidad nacionalera” de los “hombres sin sueños” de la gran novela La Vorágine, de nuestro escritor José Eustasio Rivera, aún no ha llevado a la Justicia a los culpables históricos de la vergonzosa entrega de Panamá a los Estados Unidos en 1903, “pérdida” lo llaman aún en los textos de Historia, de un extenso territorio que nos otorgaba legitimidad en el Caribe y del cual este litigio con Nicaragua es consecuencia.    
 Probablemente en su estupidez e ignorancia los políticos quieren que el pueblo colombiano siga siendo como canta el poeta citado:
Y así somos quienes somos
Golpe a golpe
Y muerto a muerto.
Somos bárbaros sencillos
Somos a muerte primero…
 Esta payasada de aplazar los Diálogos de PAZ, denuncia a los cuatro vientos a quienes la proponen, pues desnuda el gran miedo que produce la PAZ en sus almas aferradas a las migajas materiales del poder, muchas o pocas, pues creen que allí reside la sustancia de su ser. “Hombres sin sueños”  que nos gobiernan o creen hacerlo con sus tretas y maniqueísmos, olvidan en su ignorancia que no se le puede hacer trampas a la vida, la gran maestra de la existencia.
 ¿Temen acaso estos hombres sin sueños, que el imperativo moral de un pueblo por la PAZ, venza su mezquindad politiquera?
 Qué nos digan, ¿Por qué la PAZ obstaculiza el proceso electoral, si es un  DERECHO Constitucional?
 ¿Dónde se encuentra la razón moral que los asiste? 
 Olvidan que la PAZ no es el capote que se levanta como bandera cuando conviene al momento político para apaciguar tontos.
 Olvidan estos ignorantes que la PAZ no es un contrato político, este sólo es la aplicación material de tal virtud. La PAZ, es la condición interior de las almas libres, de las almas grandes de una nación.
 Diríamos para una historia literaria acaso, que algunos pequeños hombres encaramados al poder y otros envidiosos de tal obsesión, quieren ponerle más palos a las ruedas de la PAZ.
 Olvidan aquellos pequeños hombres, que la Historia es una rueda inexorable que en su giro irreversible arrastra a sus más celosos custodios, a quienes en su ceguera moral ignoran que la inspiración de tal mecanismo no se encuentra en el ruido que produce, sino en las almas laboriosas de los hombres y mujeres que la impulsan.
 La PAZ, como es adentro es afuera, pues quienes la temen huyen de su  miseria interior, de su cobardía para vivir, pues vivir es un desafío de la existencia, un reto para amar la vida y sus criaturas, algo aún pendiente para los colombianos. Quien carece de PAZ interior no puede verla afuera. Decía el maestro, Estanislao Zuleta, al respecto, en versión personal: Lo que denominamos Realidad está teñida con nuestros fantasmas, sueños y frustraciones, no existe el discurso objetivo ni siquiera en la ciencia y digo, menos en Colombia, que la política no alcanza aún tales alturas como vemos.
 Por esto, quien tiene heridas profundas en el alma debe primero sanarlas antes de aconsejar a otros el camino a tomar. Pues la PAZ es una pedagogía personal y social, no trata convenios de época electoral sino de la URGENCIA MORAL de este país, de una exigencia política y de un DERECHO CIUDADANO, plasmado en la Constitución Política de 1991.  
 Para terminar esta breve reflexión, digo que esta es la Palabra de un ciudadano indignado ante la propuesta absurda y el atentado contra la PAZ de aplazar los Diálogos de la Habana.
¡La PAZ siempre primero!
¡La PAZ es la madre de la Democracia auténtica!
¡Por la PAZ somos humanos!
¡La PAZ es el atributo de las almas grandes!

Compartir este post

Repost0
12 octubre 2013 6 12 /10 /octubre /2013 18:25

 

Por José Yamel Riaño, Octubre 10 de 2013

 

JYREs el nombre de la nueva fuerza política surgida de la fusión del PARTIDO VERDE, de Mokus, Lucho y Peñalosa, y EL MOVIMIENTO PROGRESISTA que llevó a la Alcaldía Mayor de Bogotá a Gustavo Petro. Así lo ratificó el congreso de la colectividad Verde y las directivas Progresistas reunidas para tal efecto. Alianza Verde irrumpen en el panorama nacional buscando ganar la Presidencia de la República en el periodo Constitucional 2014-2017.

Sabe la nueva organización política que alcanzar este logro implica construir y consolidar la Alianza Verde en muy corto tiempo, porque los contendores a vencer, como todo indica, serán el actual presidente Juan Manuel Santos Calderón de una parte, y de otra, los seguidores del ex presidente Uribe, ahora “Centro Democrático”.

El reto es inmenso pero está pensado por gentes que saben lo que hacen. Es del tamaño de la oportunidad que la coyuntura ofrece. Por tanto: ¡es ahora; o ahora! dicen los que saben. Para cumplir con el propósito los argumentos no están sustentados en la Teoría de la Ciencia Política, se tiene en cuenta más el sentido común de la gente, el de la opinión pública, cuenta más el sentir del pueblo y la lógica de la historia que otra cosa. Al punto que aquí es necesario especular un poco para que las cuentas nos den y no es fácil. Pero no vamos a esperar a los contradictores que no demoran en descalificarnos de todas las formas posibles.

Tampoco es que estemos descubriendo que el “agua moja”. No: contamos con hechos vueltos realidades, ahí está la “Ola Verde Mokusiana” o la “Bogotá Humana” Petrista, y las lecciones del reciente paro campesino, las movilizaciones estudiantiles. Ahí está la profunda grieta de la inequidad que vivimos y contra la que lucha nuestro pueblo. Acordémonos del voto en blanco en nuestro Valle del Cauca, o de la gobernación del hoy Vicepresidente Angelino Garzón, o la Alcaldía de Jorge Iván Ospina. Y como si esto fuera poco, ahí están las encuestas de hoy, que no puede ser que solo sirvan para cuando el establecimiento las necesite. Pero lo más importante es el “papayazo” que nos ofrece la división Uribista con el Santismo. Mientras ellos pelean, nosotros nos le metemos por el centro. Es la tercería que pregona Navarro. Y como están las cosas, ése es el camino. Y estoy seguro que si lo examinamos éticamente el resultado nos va a decir que es válida esa estrategia, ellos la conocen mejor que nadie pero; “como la ambición rompe el saco”….

A estos hechos debemos sumarles los nuevos acontecimientos, como la conformación de la misma Alianza Verde que sin duda es un paso histórico al interior de las fuerzas alternativas en Colombia. Además, todo indica que habrá acuerdo en la Habana, y al parecer, en este reacomodo de fuerzas, los sectores alternativos tienden a unirse, mientras vemos como los partidos tradicionales, Liberal y Conservador, buscan acomodo porque los nuevos partidos de la derecha les han llenado el espacio.

Hay además entre nosotros, algo que sabemos que existe pero que no vemos y a todos nos cuesta moverla pero que de vez en cuando saca la cabeza, -o la cola- para incidir fuertemente en los resultados electorales, se trata de la “la franja amarilla”, la misma que en su última aparición conformó la Ola Verde o la Bogotá Humana. Es una especie de masa abstencionista que rara vez se moviliza pero cuando lo hace, cambia los resultados.  Pretender movilizarla es muy difícil porque es muy exigente más no imposible.

Digamos que entre los que más nos acercamos a esa franja somos nosotros porque les gustan nuestros valores como el de la honestidad que materializamos en todo nuestro discurso pero especialmente en la defensa de lo público, la inclusión como principio, y todo un acervo de propósitos que hacen de nosotros verdaderos líderes en las propuestas que le sirven a los sectores menos favorecidos, que para el caso son las grandes mayorías. Son visiones que han dejado de ser propuestas de gobierno para convertirse en hechos de gobierno, con Antonio Navarro en la Alcaldía de Pasto o en la gobernación de Nariño, con Angelino y Ospina en nuestro territorio y hoy con la gobernanza que Petro le imprime a la Bogotá Humana.

Para todos nosotros es importante el nombre de la nueva organización y no por capricho sino por contenidos, pues el Progresismo implica cambio, avance, mejoramiento para bien. Algunos hubiésemos querido que la fusión fuera integral, esperábamos que el resultado fuera el Partido Verde Progresista. Sin embargo, ese no puede ser motivo de discordia. También nos gusta el verde porque es la defensa de la naturaleza, que es la defensa a la vida, de hoy y de mañana. De otra parte, la decisión de que fuera “Alianza” y no “Partido” implica que la propuesta organizativa va más allá de la conformación de una institución, y que de lo que se trata es de facilitar la unión de fuerzas sin que estas pierdan su autonomía. 

Por todo lo anterior, la principal propuesta entonces debe ser la construcción de la organización capaz de cumplir con el objetivo. No olvidemos que el objetivo es muy grande, las metas ambiciosas y para eso se necesita la herramienta adecuada, es decir, la organización política de masas, así por ahora sea fundamentalmente electoral, con tal que con ella alcancemos nuestra consigna de ser gobierno para gobernar con el pueblo en lo político, lo económico, lo ambiental y lo social. Es decir,  hacer  realidad los sueños de miles de colombianos y poder seguir soñando.

Compartir este post

Repost0
11 octubre 2013 5 11 /10 /octubre /2013 20:25

Bogotá, 9 de octubre de 2013

 

COMUNICADO DE PRENSA

 

Familiares de desaparecidos denunciarán ante Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) negligencia crónica de Defensor del Pueblo en desapariciones forzadas

 

Hoy, el Defensor del Pueblo canceló por quinta vez una Audiencia solicitada por varias organizaciones de víctimas y organismos de derechos humanos, dada su calidad de Presidente de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas (CNBPD). La cita había sido pedida reiteradamente para exponerle al funcionario la profunda preocupación de la sociedad civil por la ineficacia y el estado “de cuidados intensivos” en que la CNBPD se encuentra, perjudicando los derechos a la verdad y a la justicia de las víctimas y obstaculizando la concreción de una política pública urgente de búsqueda de los desaparecidos y de visibilización ante la sociedad de la gravedad de este crimen atroz.

 

“Este incumplimiento, que nos obliga a denunciar ante las próximas sesiones de la CIDH a finales de octubre, el abandono sistemático de los deberes que la ley le impone al Defensor, demuestra la nula importancia que éste le concede al grave crimen de las desapariciones forzadas y su alarmante negligencia e irresponsabilidad como Presidente de la CNBPD, en un país que sobrepasa las 30.000 víctimas por este delito”, han manifestado hoy los familiares de las asociaciones de víctimas peticionarias.

 

Según las denuncias “Después de 15 meses de haber sido designado como Defensor del Pueblo, nunca ha asistido a las sesiones de la CNBPD para dirigirla y las evaluaciones críticas realizadas con el auspicio de la comunidad internacional con recomendaciones para su mejoramiento han sido desechadas, pues no han sido tomadas seriamente convocando a sus miembros titulares, o adoptando estrategias y políticas públicas para la búsqueda seria de esos miles de víctimas”. En todo este tiempo también ha rehusado sistemáticamente dialogar con las organizaciones de víctimas de personas desparecidas forzadamente.

 

Aunque diversas instancias se han dirigido al Defensor del Pueblo y a la Fiscalía General como entidades del Estado que integran la CNBPD, alertándoles sobre su profunda debilidad, estas han hecho oídos sordos. “El Defensor del Pueblo no debe seguir dejando morir de inanición la Comisión de Búsqueda, debe escuchar el clamor de los familiares y de la sociedad civil y sus propuestas de dotar de autonomía a la CNBPD y un Plan de Acción con estrategias fuertes para investigar el delito y buscar a las víctimas, especialmente en la coyuntura del Proceso de Paz donde la CNBPD está llamada a jugar un rol protagónico para la participación de estas víctimas y la realización de sus derechos.

 

Exhortamos a la Comunidad Internacional, a las autoridades del ejecutivo colombiano, a las autoridades judiciales, a los órganos de control y a las organizaciones de la sociedad civil para que le exijan al Defensor del Pueblo que cumpla sus obligaciones como integrante y presidente de la CNBPD.

 

MESA DE TRABAJO SOBRE DESAPARICIONES FORZADAS DE LA COORDINACION COLOMBIA- EUROPA - ESTADOS UNIDOS

(agrupa a 18 organizaciones de familiares, de víctimas, de acompañamiento psico-social, forense, jurídico y de derechos humanos de Colombia)

 

Contactos para la prensa:

 

Yanette Bautista,

Fundación Nydia Erika Bautista, Cel. 317 437 1756

 

Gloria Gómez, Asfaddes, Cel. 313 346 4669

 

Daniel Alvarez, Familiares Colombia, Cel. 313 430 0929

Compartir este post

Repost0
11 octubre 2013 5 11 /10 /octubre /2013 20:00
HERMANITO1 
 
Fernando Dorado
Popayán, 10 de octubre de 2013
Por primera vez en Colombia – desde hace varias décadas – el tema de la Paz y la Guerra no es el único que va a definir las próximas elecciones.
No es casual que desde el gobierno de López Michelsen (1974-78) el pueblo colombiano haya protagonizado una movilización nacional de protesta como la que estamos viviendo.
 
Para Santos y Uribe, para el conjunto de la oligarquía colombiana, así tengan puntos de vista contrarios, ese es el tema que quisieran tratar con exclusividad. Es un buen distractor y un extraordinario somnífero.
 
Pero las movilizaciones sociales y populares – que se reiniciaron desde septiembre de 2008 (Minga indígena y Paro de los “corteros de caña”) – han puesto sobre el escenario político otros temas que habían permanecido ocultos ante la generalidad de la gente.
 
Los impactos de los TLCs sobre la economía nacional, especialmente sobre los productores agropecuarios, es uno de ellos.
 
La aplicación de políticas neoliberales en el campo colombiano – con todas las consecuencias negativas que ha ocasionado para los campesinos pobres y medios – es el otro tema que las protestas populares han impuesto a la opinión pública.
 
Las exuberantes ganancias que los poderosos grupos plutocráticos “nacionales” y extranjeros – encabezados por el capital financiero – obtienen de la explotación de nuestros recursos y de nuestro trabajo, también han empezado a ser cuestionadas.
 
Santos ofrece la Paz sin modificar la política económica y social. Al contrario deja ver que necesita la “paz” para profundizar su modelo de despojo, des-territorialización y des-poblamiento del campo colombiano. De enriquecimiento de unos pocos. Es la propuesta de la burguesía transnacionalizada.
 
Uribe propone la profundización de la guerra para conseguir los mismos objetivos. Coloca en primer lugar los intereses latifundistas. No tiene otra fórmula.
 
Los insurgentes que están en la mesa de negociaciones de La Habana se ven enfrentados a esa disyuntiva. No desean darle a Santos una paz hecha a la medida de los intereses de las transnacionales. Tampoco quieren mantenerse en la guerra ni darle la oportunidad a Uribe de regresar con su política guerrerista. No la tienen fácil.
 
Ellos aspiran a que el movimiento popular les dé una mano. El contrasentido es que más de tres décadas de conflicto armado degradado le sirvieron a la oligarquía de mampara para destruir – y aniquilar – importantes sectores del movimiento popular. Éste está renaciendo y necesita que la guerra termine para acumular fuerza y poder.
 
Un problema es que las mayorías del pueblo colombiano han perdido la fe en la conquista de la Paz. Nos hemos acostumbrado tanto a la violencia – que poco a poco ha trasmutado en una violencia estructural, delincuencial – que la desmovilización de una parte de los actores de la guerra ya no es motivo de mayor preocupación para el grueso de la población.
 
La causa de la Paz está – hoy en día, en gran medida – desconectada de la lucha por la sobrevivencia. Incluso, en algunas zonas rurales se piensa que la ausencia de la guerrilla puede traer consecuencias negativas para la seguridad de la región. Es paradójico.
 
La aparición con fuerza del “tema social y económico” en la vida de los colombianos, incluso por encima de la consecución de la Paz, es una oportunidad de oro para la izquierda colombiana. No es casual el pequeño giro que han dado los “verdes”. Es la tendencia que marca el devenir de la política en América Latina y en el mundo.
 
La revolución democrática por soberanía nacional y popular, por participación política, por reforma agraria y urbana, por inclusión de los marginados – indígenas, afros, regiones –, es la causa que los colombianos estamos asumiendo colectivamente. Era inevitable.
 
Lo importante es que esa revolución democrática no se quede a medio camino. Que la “burguesía nacional” no la lidere, porque la va a convertir en una pantomima o en un pequeño gesto libertario ante el imperio. Ya empiezan a aceptar una tímida revisión de los TLCs, pero sólo es para impedir el auge revolucionario de la lucha popular.
 
Lo determinante es que esa revolución democrática no sea tampoco encabezada por la “burguesía burocrática”, que ya juega de “mediadora” y “defensora de los DD.HH.”. Ella a lo sumo aspira a revivir algunos mínimos “programas estatistas” para el campo colombiano pero sin cuestionar a fondo el régimen latifundista que se impuso con su concurso.
 
Es la preeminencia de la alianza entre los trabajadores y los campesinos pobres en la revolución democrática la que puede darle un genuino triunfo al pueblo, conquistar verdadera independencia nacional, auténtica soberanía popular, y abrir caminos que superen el capitalismo depredador vigente.
 
Lo que ocurre en los países vecinos ya es parte de las lecciones aprendidas por los pueblos. Si las clases medias – pequeña burguesía – son las que lideran el proceso de cambio, si los trabajadores y los campesinos pobres quedan diluidos en una masa informe que delega en funcionarios la “gestión de la revolución”, las soluciones estructurales que requiere el momento se quedarán a mitad de camino.
 
Por ello la tarea más urgente del momento es fortalecer – en medio de la lucha – la unidad de los trabajadores y los campesinos pobres. Identificar con claridad sus intereses, ayudarlos a organizarse políticamente (con independencia y autonomía), levantar una plataforma de lucha revolucionaria, rescatar el espíritu internacionalista de sus luchas, combatir las posiciones conciliadoras con las fracciones burguesas e impedir que la “lucha por la Paz” termine al servicio de la conciliación de clases.
 
La “guerra civil revolucionaria” que el pueblo colombiano ha desarrollado últimamente con garrotes y “cuetones”, ruanas y ponchos, bloqueos de carreteras y marchas multitudinarias, ha mostrado ser superior a la práctica de una “guerra degradada aislada de las masas”.
 
El llamado por la oligarquía “post-conflicto” deberá ser una etapa superior de la lucha de los trabajadores y campesinos pobres por transformar este régimen de iniquidad, inequidad y mentira hacia un estadio de transformación estructural post-capitalista, que es la única salida que les queda a los pueblos y a los trabajadores.
 
La revolución democrática sólo será transformada en revolución social con el liderazgo de los trabajadores y de los campesinos pobres. Es hora de agrupar ese liderazgo, no de diluirlo.
 
 
 
 

Compartir este post

Repost0
8 octubre 2013 2 08 /10 /octubre /2013 15:31

 "La revolución es algo que se lleva en el alma, no en la boca para vivir de ella".CHE1.jpg

Compartir este post

Repost0
7 octubre 2013 1 07 /10 /octubre /2013 20:47

 

    AAJ-copia-1 

Organización No Gubernamental con estatuto consultivo ante el ECOSOC y

representación permanente ante la ONU de Nueva York y Ginebra

 

 

XVI CONFERENCIA CONTINENTAL

       DE LA ASOCIACIÓN AMERICANA DE JURISTAS (AAJ)

 

SANTIAGO DEL ESTERO, REPÚBLICA ARGENTINA, 25 AL 28 DE SEPTIEMBRE DE 2013

 

Declaración sobre Colombia

El mundo entero acaba de ser testigo del renacimiento coordinado de las luchas sociales colombianas de las últimas décadas, expresadas en el Gran Paro Nacional del sector campesino colombiano, que representa la mayoría de la población y fuente económica de un país mayormente rural y de una economía sustancialmente agropecuaria.

La principal causa de la inconformidad ciudadana, que luego fue respaldada por los educadores, los estudiantes, los transportadores y los trabajadores organizados en las centrales obreras, lo constituye la implementación en el País, de la política neoliberal materializada en el TRATADO DE LIBRE COMERCIO (TLC), celebrado con los Estados Unidos, la Unión Europea y Corea del Sur, y que está poniendo en práctica el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, llevando a la quiebra total al sector agropecuario de todo el País .

La propuesta de un pacto agropecuario presentada por el gobierno, no tuvo acogida y el paro simplemente cambió de modalidad pero sigue vigente.

Llama poderosamente la atención, la brutalidad con que las fuerzas policiales y el Estado Colombiano han tratado la inconformidad social, confirmando las políticas dictaminadas desde la Escuela de las Américas e impuestas por los aparatos de seguridad del Estado, y que han conducido a engrosar la población carcelaria con prisioneros políticos y sociales. Además, incrementan los asesinatos selectivos. Este año han sido asesinados 37 defensores de derechos humanos y líderes comunitarios y muchos otros han sido víctimas de desaparición forzada.-

En este contexto de conmoción nacional, continúa en La Habana el diálogo, en la búsqueda de una paz definitiva para el País, celebrados entre el principal movimiento rebelde, las FARC y el Gobierno de Colombia. Se observa que el Ejecutivo colombiano quiere condicionar tales acuerdos a las próximas elecciones del 2014, a la entrega de armas y a la rendición de los insurgentes.

Por el otro, los representantes de las FARC plantean reformas socio- económicas, inclusión democrática, reforma agraria y una Asamblea Nacional Constituyente.

Recientemente fuimos testigos del patrocinio del actual gobierno en la creación de la Alianza de los Gobiernos del Pacífico, que dada su connotación neoliberal, representa una afrenta a las iniciativas integracionistas del ALBA, la UNASUR, la CELAC y el MERCOSUR.

La AAJ, como amante de la paz, la concordia, el entendimiento y la solución política y pacífica de los conflictos, tiene la esperanza de que se profundice y avance en los citados diálogos. Colombia es un país que vive en conflicto armado desde hace más de sesenta años, que ha causado más de cincuenta mil muertes violentas, desplazamientos, desapariciones forzadas, violaciones de toda índole de los derechos humanos y un notorio terrorismo de Estado. Todo ello incide decisoriamente en la paz del continente y afecta a los países vecinos, promotores de la integración regional, particularmente la República Bolivariana de Venezuela, Ecuador, Bolivia y el resto de América del Sur.

Nuevos y gigantescos conflictos y movilizaciones sociales se avizoran en Colombia, al igual que una campaña presidencial donde resurgen también expresiones del paramilitarismo y las bandas criminales armadas (BACRIM), con candidatos ampliamente reconocidos como siniestros para la paz. Es el caso, del ex presidente denunciado internacionalmente ante Organismos Supranacionales, Álvaro Uribe Vélez, quien dejó una secuela de falsos positivos, muerte y desolación en Colombia.

Ante tal panorama, la AAJ llama, tanto al Estado como a los organismos Internacionales presentes en Colombia, a estar alertas y a garantizar el libre ejercicio y goce de los derechos humanos, de las libertades civiles y políticas, de la propia vida, e integridad física de los luchadores populares y demócratas que allí viven y luchan por un mejor País.

28 de septiembre de 2013

Vanessa Ramos

Presidenta AAJ Continental

(VRamos1565@aol.com)

 

Hernán Rivadeneira J.

Secretario General

(hr21908@gmail.com)

 

Beinusz Szmukler

Presidente del Consejo Consultivo de la AAJ

(beinusz@gmail.com)

Compartir este post

Repost0
29 septiembre 2013 7 29 /09 /septiembre /2013 13:37

cundinamarca

Bogotá, Septiembre 26 de 2013

 

Queridos delegados e invitados al Congreso del Partido Verde.

 

Les agradecemos la invitación a compartir con ustedes algunas reflexiones sobre nuestro país. Lo hacemos en nuestra calidad de ciudadanos, que sin pertenecer a ninguna de las  vertientes partidistas presentes, hemos seguido con entusiasmo y expectativa el proceso de convergencia y alianza que aquí nos convoca.  

 

Por qué la expectativa alrededor de éste Congreso? Cuál es la oportunidad que tienen los delegados aquí presentes? La baja popularidad del Presidente, la disputa política entre otrora primos y alegres compadres, el vaivén de las encuestas hace que crezcan aquellos que responden con insistencia que la gran oportunidad que tenemos consiste en armar una tercería para ganar las elecciones de 2014.Tenemos otra visión. La circunstancia crítica y fundamental que puede cambiar el panorama político colombiano sustancialmente, no es una tercería para las próximas elecciones sino unas mayorías ciudadanas para construir la paz en los próximos 10 años. Nuestra gran oportunidad es que podemos quitarnos al fin el yugo de la violencia y el dominio inmerecido de todos sus protagonistas. Nuestra gran oportunidad es que podemos quitarnos de encima a la guerra y sus protagonistas como la excusa que acalla y aplasta las legítimas demandas ciudadanas y regionales de inclusión, equidad, dignidad y desarrollo para las mayorías. Nuestra gran oportunidad es que podemos transformar las mayorías ciudadanas que protestan en mayorías políticas que transforman.

 

Nuestra gran oportunidad es la paz. Y no aportaremos a la construcción sólida de la paz con una convergencia fabricada para que pase el umbral en los próximos meses, sino con unas mayorías ciudadanas sólidas y sostenidas que transformen a Colombia en los próximos 10 años. En ese marco, y con todo respeto, el gran desafío de las  vertientes y delegados de este Congreso es demostrar que no son un mero y apresurado matrimonio por conveniencia electoral sino una plataforma solida y duradera de  transformación política y social. Eso está por verse.

 

Sólo se llega a lo que se quiere si se parte con realismo de lo que se tiene. Esas mayorías ciudadanas son diversas, son regionales, son campesinas y citadinas, son fundamentalmente nuestras clases medias y populares, son de centro izquierda y también son de centro derecha. Quienes aspiran a representarlas tienen que hacer un esfuerzo genuino por ser como ellas. Deben tener una oferta unida en principios éticos y propósitos fundamentales, pero una diversidad real en perspectivas ideológicas, en cómos y en quiénes. No por amabilidad aparente entre posibles contrincantes sino por comprensión real de la diversidad ciudadana que aspiran a representar. Quienes desde aquí aspiran a representar las actuales mayorías ciudadanas deben aceptar el desafío de sustituir a los intermediarios de viejos bandos, no pueden insistir en alianzas impresentables con quienes han cogobernado con mafias y degradado la política. Los colombianos reclamamos cambio político real no alianzas vergonzantes ni maquillajes aparentes.

 

Pese a los valiosos esfuerzos que como ciudadanos, servidores públicos o representantes electos han hecho los acá presentes, las mayorías ciudadanas a las que me he referido ni están en el seno de esta colectividad política ni están en el seno de ningún otro partido. La realidad palpable es que todas las colectividades políticas están desconectadas de las mayorías ciudadanas. La tarea emocionante que tenemos para los próximos 10 años es reconstruir esa conexión entre política y ciudadanía, entre gobierno y mayorías, entre demandas y soluciones. Ese es el gran desafío del pos conflicto. Ofrecer, al fin!, inclusión, ingreso y desarrollo digno a la Colombia campesina; construir seguridad con justicia, no sólo con fuerza; ofrecer seguridad con justicia pública para todos, no sólo para unos pocos en las zonas urbanas. Nuestro desafío es que el estado llegue, al fin!, con carreteras, con inversión, con  inclusión real. Que las regiones dejen de ser un adorno retórico y sean realmente los ejes de nuestra integración nacional. Que la educación y la salud sean derechos universales para desarrollarnos y convivir no sólo para tratar de sobrevivir. Nuestro desafío es que la apertura comercial sea una oportunidad para desarrollar nuestro potencial no para destruir nuestra naturaleza y producción. En fin, nuestro gran desafío es integrar a la Colombia urbana y la rural, para que dejemos de ser dos Colombias que se miran con recelo y desprecio, y pasemos a ser una sola que se construye con dignidad y respeto.

 

Esa es la magnitud y belleza de nuestro desafío colectivo. Esa es la perspectiva que nos convoca a hacer convergencia. En nuestra calidad de ciudadanos independientes hemos prestado nuestro concurso para ser bisagras de integración política y regional de ésta convergencia verde, y así lo seguiremos haciendo. Más que tomar partido, queremos seguir facilitando encuentros y acuerdos. Vamos a continuar recorriendo las regiones, invitando a muchos a sumarse a una convergencia como la que visionamos.

 

No perdamos la perspectiva. Nuestra gran oportunidad es la paz. Sólo si se acalla el escándalo de la violencia se escucharán y atendrán las demandas ciudadanas. Sólo si la ciudadanía se organiza hará valer sus mayorías. Sólo si esas mayorías crecen elección tras elección en los próximos 10 años lograremos la transformación. No nos hacemos vanas ilusiones, el único aporte real de los armados a la paz es dejar sus armas y renunciar a la violencia. La paz la haremos nosotros, sólo pedimos su desarme. Tampoco nos hagamos falsas expectativas. Sin la desmovilización de las armas y la violencia, nuestra vida y nuestra voz seguirán relegadas.

 

Que nadie se levante de la mesa de la Habana. Que no frustren otra vez la necesidad inaplazable de la paz. Los colombianos no apoyamos la paz por cálculo electoral sino por necesidad vital. Que nuestro compromiso absoluto con la paz no se preste a mal interpretaciones; estamos jugados por la paz no por la mermelada de la Unidad Nacional.

 

Qué bueno que el Partido Verde haya abierto sus puertas a ser espacio de construcción de convergencia. Qué bueno que Progresistas haya aceptado esa invitación y sea parte de  esa construcción. Pero el país que aspiramos a representar necesita mucho más que dos. Necesita miles, ciento de miles de compromisos ciudadanos, de expresiones regionales y de voluntades individuales.  Qué bueno que ya somos más de dos, sólo hace falta el resto del país. Con ese país vamos a seguir adelante.

Muchas gracias!

* Claudia López (Periodista)

Álvaro Jiménez

Eugenio Marulanda

Armando Novoa

Francisco  Leal

Jorge Iván Ospina

Alberto Navarro

Jorge Eduardo Arbeláez

Jorge Iván Gómez

Juan de Dios Graciano

Juan Felipe Palau

MoritzAkerman

Siguen firmas..

Compartir este post

Repost0
18 septiembre 2013 3 18 /09 /septiembre /2013 18:58
 
web_colp_ext_0095_big_c_2.jpg
 
 
 
Bogotá Colombia, septiembre 15 de 2013.
 
Cárcel Nacional La Picota, Patio 11.
 
Compañeros y Compañeras.
 
Sería difícil responder a todas las manifestaciones de solidaridad que he recibido en estos días tan duros para mí, para mi familia y las organizaciones sociales y políticas a las cuales pertenezco.
 
Con un poco de tiempo y cuando disponga de papel, iré respondiendo las cartas, las notas y todas las manifestaciones de afecto y solidaridad que he recibido. Debo confesar, que todas ellas, me han conmovido hasta las lágrimas; afuera el ajetreo, las responsabilidades, que unos y otros asumimos para sacar adelante las tareas, nos hacen olvidar o dejar de lado nuestra parte humana, el afecto, el compañerismo o por lo menos, eso me pasa a mí; pero cuando asoman las dificultades y se siente como en mi caso, todo el afecto y el cariño que muchos y muchas sienten por uno, necesariamente se llega a la conclusión, que los años de sacrificio, valieron la pena.
 
Hoy, a pesar de las circunstancias, no me siento ni derrotado, ni relevado de mis responsabilidades como luchador social y político del movimiento popular en Colombia, en América y el mundo; todo lo contrario, hoy tengo una responsabilidad que se suma a las que he tenido y es la de luchar ahora por los presos políticos y todos los encarcelados de este país, siendo uno de ellos.
 
Desde ésta, mi nueva trinchera de lucha, trabajaré día y noche, por los campesinos, los indígenas, las negritudes, los trabajadores de todos los sectores populares, aún en medio de los condiciones en que me encuentro, situación a la que he llegado, no por corrupto, no por traidor a mi clase y a mi pueblo, sino todo lo contrario, por obrar conforme a mis principios y convicciones.
 
Desde aquí seguiré trabajando y algún día saldré para vincularme de nuevo a la protesta, al paro, a la huelga, a la movilización social; herramienta poderosa con la que se forjan los cambios de una sociedad. Soy un convencido de eso, la lucha social y política en todas sus manifestaciones, logrará más temprano que tarde, poner fin a la horrible noche y alumbrará, para los desposeídos, para los desterrados, para los prisioneros, la luz de la justicia, de la igualdad y la paz; seremos una nación soberana, democrática y con justicia social. Los apátridas que nos han gobernado no pasarán; la unidad de los demócratas y los patriotas, que somos la mayoría, pondrá fin al reinado de la traición, la desigualdad y la injusticia.
 
El momento político, nos exige grandeza, desprendimiento, por alcanzar la unidad. Hemos dado pasos muy importantes en esa dirección, el paro agrario y popular, la reciente reunión agraria y popular que convocó a la gran Cumbre en el mes de octubre, así lo indica, vamos por buen camino, debemos seguir por él.
 
Agradezco a todas y a todos, a las organizaciones campesinas, indígenas, de negritudes, a la CUT, a las organizaciones internacionales, a los amigos y amigas, a quienes de una u otra manera, han mostrado su indignación por mi detención y han expresado su solidaridad, reciban un gran abrazo y aquí estoy como uno más de ustedes, luchando por un mejor país, por un país para los pobres.
 
Atentamente
Huber de Jesus Ballesteros
Preso Político.
 
 
 

Compartir este post

Repost0
11 septiembre 2013 3 11 /09 /septiembre /2013 07:55

3rosas

"Ante estos hechos sólo me cabe decir a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo". Tienen la fuerza, podrán avasallarnos pero no se detienen los procesos sociales, ni con el crímen, ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos...

“ Superarán otros hombres  este momento gris y amargo donde la traición pretenda imponerse, sigan ustedes sabiendo que mucho más temprano que tarde de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor. Viva Chile, Viva el Pueblo, Vivan los Trabajadores” 

 

 

40 años después de la Felonía de los militares Golpistas, la historia de la lucha de los Pueblos de América Latina sigue viva, así como sigue vivo el ejemplo de Salvador Allende. En el Chile de ayer, como en la Colombia de hoy se viola la constitución y se siguen negando  los derechos humanos. Los ejércitos han perdido toda legitimidad al haber perdido su esencia constitucional, nacional y legal, entregándose a valores espurios, de casta oligárquica e intereses extraños.

A 40 años del Golpe de Estado, seguimos recordando el legado de dignidad, fortaleza y coherencia de Salvador Allende.

Llegará la hora de los pueblos: mujeres y hombres caminaremos juntos, sabemos que  otro mundo es posible, con paz, con bienestar para todos y todas, lo construiremos con nuestras manos, nuestras voces,  nuestra fuerza, nuestra lucha, nuestra UNIDAD.

 

M-1

 

VIVA COLOMBIA INDIGNADA

“REBELDIA, REBELDIA, REBELDIA”

 

 

 

Compartir este post

Repost0
9 septiembre 2013 1 09 /09 /septiembre /2013 19:54
 
HERMANITO1
 
 
Aquí está documentada la criminal accion del gobierno de Colombia que entrega la soberanía nacional, llenando de misería a la Nación.
 
Esta es la antipatria, aquí está reflejada la oligarquía y uno de los métodos utilizados para que "Monsanto" y otras multinacionales se enriquezcan  con el trabajo de millones de Colombianos y Colombianas.
 
 

Compartir este post

Repost0
9 septiembre 2013 1 09 /09 /septiembre /2013 19:06
HERMANITO1
LECCIONES DEL PARO NACIONAL AGRARIO:
HORA DE LA AUDACIA REVOLUCIONARIA
Fernando Dorado
Popayán, 8 de septiembre de 2013
 colombia
 
El paro nacional agrario y popular ha entrado definitivamente en su etapa de desenlace. El gobierno ha aceptado en Popayán organizar otra mesa de negociación con representación de  los campesinos movilizados especialmente de los departamentos del Suroccidente Colombiano (Putumayo, Caquetá, Huila, Tolima, Cauca y Nariño) aunque allí estarán incluidas otras regiones donde se mantienen combativas movilizaciones que están coordinadas por la Mesa de Interlocución Agraria MIA como el Meta, Guaviare, Santander y Antioquia.
Todavía es temprano para hacer un balance de los resultados de esta grandiosa, magnífica, potente, beligerante e histórica lucha en la que confluyeron dos sectores diferentes de los campesinos colombianos (por un lado, productores agropecuarios especializados en cultivos permanentes y transitorios, y por el otro, campesinos colonos de zonas periféricas), sin desconocer la participación de mineros tradicionales y transportistas. En la mesa de Tunja está en desarrollo la negociación y en la mesa de Popayán recién se inician los contactos entre gobierno y la dirigencia campesina.
Sin embargo podemos hacer un balance de la participación y de la posición que asumieron las clases y sectores de clase comprometidos en esta confrontación, e igualmente del proceder de las correspondientes expresiones políticas en esta coyuntura de avance revolucionario de nuestro pueblo. El paro agrario puso a prueba a todas las fuerzas, clases y sectores de clase, y mostró las cualidades así como las falencias de las fuerzas revolucionarias, de los conciliadores y de los enemigos del pueblo.
Primero exploremos la actitud de las clases dominantes. Los terratenientes y empresarios del campo incluyendo algunos antiguos campesinos ricos, representados por Álvaro Uribe y José Félix Lafaurie (Centro Democrático, un sector del partido de la U y un sector de los conservadores), que habían apoyado decididamente el paro cafetero de febrero-marzo de 2013, en ésta ocasión apoyan de palabra el paro agrario pero paralelamente llaman la atención sobre el peligro de "cerrar la economía".
Cuando la lucha se planteó por subsidios, los grandes productores de café estuvieron del lado de la protesta y colaboraron sobre todo económicamente para sostener el movimiento. Pero ahora, cuando el movimiento agrario asume la lucha contra los Tratados de Libre Comercio TLCs o su renegociación, aparentan apoyar el paro para no perder votos pero en la práctica muestran todo su carácter entreguista y pro-estadounidense, y dan la orden de no participar activamente. Ello influyó en la participación del resto de caficultores como ya lo habíamos referido en el artículo “La fuerza e impacto del paro nacional agrario”.(1)
Ello se explica por cuanto los EE.UU. son su principal aliado contra el "terrorismo" de las FARC, que al lado del bolivarianismo latinoamericano ellos consideran su principal enemigo. (2)  Además, sabían que de triunfar el paro, la izquierda (Polo-MOIR) por un lado, y por el otro, Marcha Patriótica, serían los sectores políticos que cosecharían frutos con mayor consistencia.
Esta es una importante lección – sobre todo – para las fuerzas de Izquierda que como el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario MOIR, se han hecho falsas ilusiones sobre el papel revolucionario de la “burguesía nacional” en esta etapa de nuestras luchas. Es importante anotar que la actual dirigencia de ese partido ha revisado y tergiversado las ideas sobre esta materia de su principal dirigente y fundador Francisco Mosquera (quien murió en 1994), cuando afirmaba que…
“Ayer hablábamos sobre la necesidad de la alianza con la burguesía nacional, y de ésta como posible aliada del proletariado en la revolución nacional y democrática, así no tuviera una manifestación muy clara, su carácter fuera vacilante y representara el ala derecha del frente patriótico. Hoy hacemos hincapié en que el frente no se puede guiar por los postulados programáticos reformistas de la burguesía nacional, así luchemos por conseguir un acuerdo con ella; pero un acuerdo revolucionario. Ayer luchábamos contra el sectarismo de quienes rechazaban todo compromiso, y nos tocó comenzar por probar la existencia misma de una burguesía que tenía contradicciones insalvables con el imperialismo y sus intermediarios. Hoy hay que insistir en que esa burguesía a veces le teme más al pueblo que al imperialismo, en que no podemos ceder ante sus tendencias derechistas, ni fomentar sus vacilaciones, ni permitirle la engañifa de que se pueden curar las actuales dolencias de la sociedad sin extirpar el origen de las mismas.” (3)
Ese abandono de las ideas de Francisco Mosquera es lo que ha llevado a la actual dirigencia moirista a otorgarle prelación a la asociación con la “burguesía nacional”, negándose a establecer una alianza con los campesinos pobres y el semi-proletariado, que en Colombia luchan por la tierra, contra la concentración de la propiedad latifundista y por la defensa del territorio y la producción campesina mestiza, indígena y afrodescendiente.
Este paro agrario ha colocado en el escenario político la lucha contra los TLCs, que es la profundización del neo-colonialismo que desde principios del siglo XX ha implementado el imperio estadounidense, pero que en el siglo XXI representa un nuevo tipo de dominación y explotación, mucho más efectiva y concentrada, por obra de los grandes conglomerados capitalistas transnacionales que han subordinado bajo sus intereses financieros en intrincadas y complejas formas, no sólo a los grandes capitalistas que ya constituyen una “burguesía transnacionalizada” (tipo Luis Carlos Sarmiento Angulo, Ardila Lulle, Argos y el Sindicato antioqueño, y muchos más grupos financieros) sino que absorben y supeditan bajo su control hasta a los pequeños y medianos productores rurales y urbanos.
Esa línea política errada que rechaza la alianza con los campesinos pobres y le otorga la dirección política de los movimientos reivindicativos a la “burguesía nacional” tiene su mayor expresión en este paro agrario en el acuerdo concertado entre los cafeteros del Huila y el gobierno nacional firmado en Neiva, que en síntesis consiguió ampliar el pago del PIC (Protección al Ingreso Cafetero) para el año 2014, la condonación de deudas bancarias hasta por un  monto de $20 millones de pesos, y algunas promesas sobre fertilizantes e insumos, pero que no contempla para nada la reivindicación planteada con las demás “dignidades” sobre la revisión de los TLCs. Tal acuerdo fue conseguido por la sacrificada lucha de cafeteros pequeños y medianos del Huila, que son la mayoría de los caficultores de ese departamento, pero sin el concurso activo de los grandes productores del tradicional eje cafetero que seguramente serán los principales beneficiarios de ese acuerdo.
Se puede afirmar que en este convenio se vuelve a imponer la visión economista de los grandes productores de café (“burguesía nacional”) y que los problemas de fondo de la caficultura colombiana, que tienen que ver con la aplicación de las políticas neoliberales, no se tuvieron en cuenta y ni siquiera aparecen entre los temas no acordados de la respectiva acta.(4)
En la práctica la lucha de las “dignidades” no se planteó en ningún momento la tarea de enfrentar la política de convertir a los campesinos y pequeños productores agrarios en “socios” subordinados a grandes empresas agro-industriales, que es la nueva modalidad de Cooperativas de Trabajo Asociado implementada por Indupalma en el Magdalena Medio y el departamento del Cesar por el nuevo ministro de Agricultura Rubén Darío Lizarralde, que es una forma de camuflar la proletarización de los campesinos y sobre-explotarlos de una manera que recuerda la relación que existía entre el antiguo terrateniente y el campesino aparcero (aparcería de nuevo tipo).
La potencialidad mostrada por el conjunto del movimiento campesino en este paro nacional agrario y popular, que se manifestó principalmente en cabeza de los pequeños productores (campesinos pobres y jornaleros del campo) obligará a revisar la actual política del MOIR y rescatar planteamientos de “Pacho” Mosquera como el siguiente:
“La gran propiedad territorial en Colombia es uno de los factores que más ha contribuido al encarecimiento de las cosas. La burguesía suspira por una modernización del campo sin tocar el régimen de explotación terrateniente, ni la dominación colonial, verdaderas trabas determinantes del estancamiento de la producción nacional y, desde luego, de la producción agraria. Ninguno de estos problemas son tocados por las soluciones reformistas de la burguesía.”
“¿Qué planteamos nosotros frente a este problema? La confiscación de la tierra de los grandes terratenientes y su repartición entre los campesinos que la trabajan. Es decir, planteamos una solución revolucionaria. Atacamos uno de los soportes del imperialismo, el poder y la riqueza de una clase intermediaria, que juega un papel clave en la expoliación de las clases populares en el país.”(5)   
Es evidente que la política actual del MOIR, de otorgarle la dirección política del movimiento a la “burguesía nacional”, no contribuyó a la unificación y centralización de las fuerzas comprometidas en el paro, y es la principal responsable de que no se hubiera avanzado más en poner contra las cuerdas a la “burguesía transnacionalizada” que es la que dirige y controla al gobierno de Santos. Sin embargo la lucha de clases se va a profundizar en el inmediato futuro. Los pequeños y medianos productores de café, papa, ganadería de doble propósito (leche y carne), cacao, arroz, hortalizas, frutales y otros productos, van a continuar sufriendo el impacto del modelo neoliberal depredador de la economía campesina, y van a protagonizar nuevas luchas que tendrán que involucrar a la población de las ciudades, como se presentó en ésta ocasión con la solidaridad protagonizada por miles de citadinos, que hasta ahora es un anuncio de lo que va a ser una verdadera alianza revolucionaria de las clases subordinadas de nuestro país.
En otros artículos trataremos sobre el comportamiento de la burguesía transnacionalizada, que defiende a ultranza el modelo neoliberal imperante y que como lo manifiesta el nombramiento como Ministro de Agricultura del gerente de Indupalma, no está dispuesta a reversar su política neoliberal sino a profundizarla, incluso apoyándose supuestamente en los acuerdos de La Habana con la guerrilla. También trataremos la actitud de la burguesía burocrática que ante la debilidad de la posición gubernamental consiguió nuevos espacios en la alianza oligárquica, que se concretan en el nombramiento de dos nuevos ministros dentro del gabinete de Santos, el de justicia Alfonso Gómez Méndez y el de Minas y Energía Amilkar Acosta, ambos de la línea política de Ernesto Samper, que van a ser utilizados para hacer apariencia de “estatismo” y de un supuesto “compromiso social”.
También analizaremos el comportamiento de las clases populares. Detallaremos la actitud asumida por los trabajadores del Estado (trabajadores de la salud, educación, sector petrolero) representados por las centrales sindicales, la actuación de los transportistas, de los pequeños y medianos mineros y los mineros tradicionales, la posición de las comunidades indígenas, especialmente las del Cauca (CRIC), la reacción de los jóvenes de clases medias y estudiantes que fueron la fuerza central de los “cacerolazos”, y la actitud expectante del resto de la población trabajadora (proletariado tradicional, “precariados” y trabajadores informales como los moto-taxistas y vendedores ambulantes). 
Adelantándonos a las conclusiones podemos decir que es urgente – en medio del trabajo cotidiano – abrir un debate sobre la orientación general del movimiento popular y las amplias posibilidades que existen de levantar una plataforma de lucha (6)  que unifique a los sectores populares, colocándonos a la altura de los importantes avances revolucionarios mostrados por nuestro pueblo. La sumatoria mecánica de pliegos de exigencias sectoriales debe ser revisada y superada por el movimiento popular.
No sobra decir que el gobierno espera la participación de los sectores y organizaciones movilizadas en el “pacto nacional por el sector agropecuario y el desarrollo rural” que va a instalar el próximo 12 de septiembre en Bogotá. Considero que es importante asistir para dañarles la fiesta. Allí se pueden denunciar las trabas y las contradicciones que el gobierno presentó en las mesas de negociación. En ese escenario se debe llevar la propuesta de realizar una consulta popular sobre la necesidad de revisar los Tratados de Libre Comercio en materia agrícola y de propiedad intelectual (semillas).
Es hora de la audacia revolucionaria de las masas populares. La oligarquía en su conjunto está a la defensiva. Es el momento de colocar sobre la palestra política las iniciativas que se jugaron en este paro y que obtuvieron un amplio despliegue informativo y un apoyo creciente de amplios sectores de la sociedad. El gran encuentro de organizaciones sociales y populares debe ser convocado de inmediato y deben hacerse los mayores esfuerzos por construir la unidad, o por lo menos, conseguir la mayor coordinación entre los diferentes sectores populares.      
 
 (1) Dorado, Fernando. “La fuerza e impacto del Paro Nacional Agrario”:
(2) La teoría de que las FARC es el principal enemigo del pueblo colombiano fue elaborada por el mismo Francisco Mosquera cuando planteaba que el principal enemigo de los pueblos del mundo era el “Social-imperialismo Soviético” y que las FARC eran una herramienta de ese imperio. Ésta teoría fue mejorada por ex-militantes del MOIR  que se convirtieron posteriormente en los ideólogos de Álvaro Uribe Vélez.
(3)  Mosquera, Francisco. “Lecciones de táctica y de lucha interna”.
(4) Ver el acta firmada por las Dignidades Papera y Lechera en Tunja, y por Dignidad Cafetera en Neiva: https://www.facebook.com/MiCaficultura/timeline
(5 )Mosquera, Francisco. Óp. cit.
(6) Hemos presentado los siguientes puntos como parte de esa plataforma de lucha: Nacionalización de los recursos naturales, especialmente los minero-energéticos; Renegociación inmediata de los Tratados de Libre Comercio; Moratoria y renegociación de la deuda pública (interna y externa); Política agraria democrática centrada en apoyo a la economía campesina; Reforma estructural de la Ley 100 de salud; Educación primaria, secundaria, y universitaria gratuita, de calidad y pagada por el Estado.
 
 

Compartir este post

Repost0

Presentación

  • : El blog de Oiga Hermano, hermana
  • : La historia de Colombia ha sido la del desencuentro entre compatriotas, la del saqueo de las riquezas y la usurpación del poder por parte de la oligarquía. Esto nos ha llevado a vivir en medio de la violencia y la carencia de bienestar para las mayorías... Nos proponemos cambiar profundamente esta realidad. Destacados hombres y mujeres del M-19, junto a vigorosos movimientos sociales han luchado y siguen luchando por conseguir una sociedad justa, democrática y en Paz.
  • Contacto

LA PROMESA QUE SERÁ CUMPLIDA

M-1        

NUESTRO CORAZÓN NO DEJA DE LATIR POR COLOMBIA      

 

CONVOCATORIAS

 

 

MEMORIA

“El olvido no es victoria

sobre el mal ni sobre nada

y si es la forma velada

de burlarse de la historia,

para eso está la memoria

que se abre de par en par

en busca de algún lugar

que devuelva lo perdido…”

Mario Benedetti

SIEMPRE PRESENTES

"Nosotros morimos tres veces, la primera en nuestra carne, la segunda en el corazón de aquellos que han sobrevivido, y la tercera en la memoria, la cual es la última tumba."

Rosa Epinayu

 

 

 

Páginas

Simon Bolivar

   
           
bolivar